Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Universidad Act. 02 nov 2021

El impacto de la pandemia en el futuro de la educación universitaria

UNAM

La educación superior se enfrenta a diferentes desafíos para responder a las necesidades que se presentan en el ámbito social, profesional, académico y curricular. La pandemia presentó un importante reto para los centros de estudio, pero también impulsó la innovación del sector que abre nuevas puertas al futuro universitario.

En el marco del encuentro virtual 'Diálogos México España', organizado por la Fundación BBVA México y celebrado el pasado 27 de octubre, se llevó a cabo un panel sobre Educación. En él participaron David Garza, rector del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM); Enrique Graue, rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y Juan Romo, rector de la Universidad Carlos III de Madrid (uc3m), quienes, con la moderación del periodista Leonardo Kourchenko, ilustraron las dificultades que ha presentado la pandemia en la educación, cómo las resolvieron y cómo promovieron la transformación de los modelos universitarios.

Lo urgente, atender a todos desde casa

Back view of Asian business woman talking to her

El principal impacto de la pandemia fue llevar las clases a la casa del estudiante. Al respecto, Graue explicó que la comunidad de la UNAM se compone de 365 mil estudiantes y de ellos únicamente el 8% se encontraba matriculados en la universidad abierta y a distancia. Esto destacó el esfuerzo de la universidad por incorporar en muy poco tiempo a los más de 330 mil estudiantes restantes a las clases en línea. También, la migración de los más de 36 mil docentes al nuevo modelo implicó un reto y una adaptación en el uso de las nuevas herramientas para continuar las clases.

En cuanto a la investigación, la universidad cuenta con los servicios nacionales que forman parte de la seguridad nacional. Entre ellos se encuentran el Servicio Sismológico Nacional, Servicio Mareográfico, Solarimétrico o el Magnético, que continuaron dando servicio a pesar de las dificultades y restricciones que implicaba el confinamiento.

En la Universidad Carlos III el impacto fue brutal, de acuerdo a lo comentado por Romo. La transición docente y administrativa se efectuó en una semana, sin embargo, la pérdida muy temprana de cuatro profesores al inicio de la pandemia y la incertidumbre de lo que pasaría en el futuro inmediato planteaban un escenario complicado.  Durante 2020 toda la educación fue en línea y para el 2021 se inició con un modelo híbrido con grupos reducidos. Además, todos los exámenes fueron presenciales, manteniendo todas las clases en línea.

El ITESM ya contaba con experiencia de 30 años de educación a distancia y mantenía al 20% de su plantilla docente para ese fin. No obstante, la crisis sanitaria fue también un reto enorme llevar a los 90 mil estudiantes y al 100% de los maestros al nuevo modelo. Garza explicó que fue necesario mover algunos aspectos pedagógicos, ya que no era suficiente llevar las clases a los hogares, sino que se tenía que llevar la universidad a sus casas. Esto se realizó con actividades de mentores,  grupos estudiantiles e incluso algunas de carácter deportivo para que se realizarán a distancia.

La transformación de las universidades

transformación digital-tendencias-banca-innovación

La pandemia obligó a las universidades a modificar su modelo presencial y llevarlo al modo en línea. Esto impulsó las transformaciones que se encontraban en etapas tempranas o que se habían demorado en implementar. En el caso de la Universidad Carlos III ya habían iniciado una política de dobles grados o doble titulación (como Derecho y Economía). También las alianzas con otras universidades se vieron fortalecidas facilitando así al universitario conocer diferentes universidades y países en el transcurso de sus estudios. Lo que se aprendió en la pandemia es que esta modalidad puede aplicarse en el tipo presencial y en línea. “Los estudiantes pueden tener clase de tres universidades distintas, de tres países de la red en el mismo día y además viajar”, preciso Romo.

Garza señaló que en un futuro se evolucionará de la universidad a la multidiversidad, en donde se desarrollarán e interactuarán las diferentes modalidades que se experimentaron durante la pandemia Modelos online, sincrónicos, asincrónicos, híbridos y multimodales, además del presencial, y enriquecer así el modelo educativo.

"Es necesario preparar a los estudiantes con habilidades universales, culturales, humanas y de adaptación"

La visión de la máxima casa de estudios de México coincide con la del ITESM y la universidad Carlos III. Adicionalmente, Graue estableció que es una realidad que las licenciaturas que tienen componentes teórico–prácticos, experimentales o artísticos que requieren de la parte presencial fueron afectadas por la falta de estos espacios.

Todos los rectores coincidieron que el modelo presencial no dejará de existir. La importancia de la experiencia social, de vivir en la universidad, de platicar con los amigos, de poder conversar con los profesores en los pasillos y de enamorarse de algún compañero o compañera no se puede perder.

De izquierda a derecha y de arriba hacia abajo. Leonardo Kourchenko, moderador; Juan Romo, rector de la Universidad Carlos III de Madrid; David Garza, rector del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey y Enrique Graue, rector de la Universidad Nacional Autónoma de México

La universidad como desarrolladora de competencias

El desarrollo de las habilidades y competencias necesarias para que el alumno sea una persona competitiva en el campo profesional es prioritario. Sin embargo, es necesario preparar a los estudiantes con habilidades universales, culturales, humanas y de adaptación para las necesidades futuras. “Los estudiantes, cuando se gradúen, van a trabajar en empresas que hoy no existen, o bien trabajarán en funciones que hoy no existen dentro de las empresas. Van a usar tecnologías que no han sido inventadas y deberán resolver problemas que a día de hoy aún no han sido identificados como tales”. Es la reflexión que compartió Garza.

Para atender esta necesidad se debe de ir más allá de las aulas. Se necesitan experiencias y retos en los cuales los estudiantes identifiquen los conocimientos y habilidades que deben desarrollar. Para lograrlo e imprescindible formar al profesorado y contar con profesionales que acudan a las universidades a transmitir sus experiencias. El docente actual transita de ser un transmisor de conocimiento a un rol de acompañamiento en el desarrollo de habilidades.

El impacto de la pandemia en el ámbito académico ayudó a eliminar barreras y obstáculos que se presentaban para el desarrollo de nuevos modelos educativos. De esta manera, actualmente se están gestando modelos internacionales con mayor flexibilidad que permitirán a las próximas generaciones un mayor acceso a diferentes universidades. También a nuevos modelos educativos que facilitarán y harán más accesible el desarrollo universitario impactando a más personas, contribuyendo así al progreso del ser humano.

Otras historias interesantes