Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Empleo 16 jun 2021

El lastre de la pandemia para el empleo de las mujeres en América Latina

desempleo_mujer_latina_trabajo-tasa-desigualdad-diversidad-empleo-factores

El terremoto socioeconómico que ha provocado la pandemia del COVID-19 se extiende al compás de la crisis sanitaria. América Latina y el Caribe también lo sufren. El desempleo, sobre todo entre las mujeres, ha aumentado en la región. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que 13 millones de mujeres perdieron su trabajo en 2020.

Las tiendas, los restaurantes y los hoteles, espacios donde las mujeres se emplean más que los hombres, han permanecido cerrados gran parte del año pasado en países como México, Colombia o Ecuador. Esto ha supuesto que el desempleo aumentara en mayor medida entre las mujeres. Un drama laboral que tiene su propio número: 13 millones de mujeres perdieron su empleo desde marzo de 2020 en la región, según datos de la Organización Internacional del Trabajo.

“Es la primera crisis reciente en que las mujeres se ven más afectadas en lo laboral que los hombres”, recalca Camila Forero, senior manager legal de WeWork para Colombia y Perú. “Esto es porque la mayoría de las medidas para detener la pandemia han impactado en sectores en los que las mujeres tienen más presencia laboral. La crisis inmobiliaria y financiera de 2008 afectó laboralmente más a los hombres”.

La pandemia ha frenado una buena dinámica de incorporación de la mujer al mundo laboral en América Latina: en 2017 por primera vez más de la mitad (50,2%) de las mujeres disponían de un trabajo, para un total de 117 millones. Un número muy importante, pero aún bajo comparado con el 74,4% de sus pares hombres, según datos de la Organización Internacional del Trabajo.

“Antes de la pandemia se venía haciendo un buen trabajo de inclusión. Las mujeres estaban cobrando relevancia para las empresas, sobre todo multinacionales. Según los estudios, no solo es éticamente correcto que hombres y mujeres tengan la misma participación laboral, sino que también da sentido económico a las empresas. Íbamos por el buen camino”, menciona Forero sobre las políticas laborales y de igualdad que se daban en el mundo laboral anterior a marzo de 2020. “Este foco se ha perdido con la pandemia. Las empresas dejaron de pensar en eso y se volcaron en mirar cómo sobrevivir. Y la afectación fue superior en las mujeres porque tocó sectores en los que están más empleadas”, recalca

desempleo_mujer_latina-america-trabajo-igualdad-diversidad-ofertas

Lo saben bien las mujeres en situación de vulnerabilidad a las que atiende la Fundación Microfinanzas BBVA (FMBBVA) en la región. La organización trabaja en cinco países con 1,5 millones de mujeres, que representan casi el 60% del total de personas a las que apoya, y las ayuda con servicios financieros y formación para el desarrollo de sus pequeños negocios. Entre 2018 y 2019 la Fundación, a través de sus entidades, desembolsó 595 millones de dólares para atender tres cuestiones básicas de las mujeres y progresar en la equidad de género: la independencia económica, la autoestima y el sentimiento de pertenencia e integración social. Sus iniciativas también han ayudado a las mujeres a preocuparse por su salud, con la posibilidad de adquirir seguros específicos.

Sus emprendimientos, como indicó la FMBBVA, se vieron especialmente afectados por la COVID-19. A finales de 2020, el 35% de las mujeres estaba en situación de pobreza, un aumento de cinco puntos porcentuales con respecto al año anterior. Aun así, demostraron su resiliencia y su capacidad para reinventarse, y ya en noviembre el 80% pudo reiniciar su actividad.

Los próximos años son clave para la región. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) de las Naciones Unidas apuntó un descenso del 9,1% del PIB de 2020 en América Latina y el Caribe. También se han visto afectados los avances sociales y económicos de la ciudadanía, entre ellos las políticas de igualdad, con un retroceso a los niveles de hace 10 años. “La recuperación económica de la región, tanto las políticas públicas como privadas, debe tener un enfoque de género. Hay que entender que la pandemia hizo perder el empleo a muchas mujeres, pero que es necesario incorporarlas de nuevo al mundo laboral”, indica Forero.

desempleo_mujer_latina_igualdad

Lecciones de la pandemia en empleabilidad

La pandemia del COVID-19 también ha traído lecciones laborales que pueden marcar un antes y un después para hombres y mujeres. Inés Temple, presidenta de la empresa de outplacement LHH para Perú y Chile y autora del libro ‘Yo S.L.’, cree que la resiliencia y los aprendizajes han sido muy valiosos. “El COVID-19 ha acelerado la transformación digital: en meses ha pasado lo que debía pasar en años. Ha despertado la creatividad y la capacidad de comunicarnos. Nos ha enfrentado cara a cara situaciones difíciles: que ningún trabajo es seguro para siempre y que debemos actualizar nuestros perfiles laborales”.

Camila Forero cree que la pandemia también ha cambiado la manera en que hombres y mujeres se relacionan en el ambiente doméstico y asumen las labores del hogar. “El teletrabajo ha sido positivo porque ha hecho que hombres y mujeres comprendan que las labores de la casa deben ser compartidas y ha hecho que las empresas también lo entiendan”. Según su punto de vista, el teletrabajo y la flexibilidad laboral van a ser cruciales para que las mujeres que quieran y puedan seguir trabajando cuando tengan hijos, en lugar de tener que decidir entre seguir con su carrera profesional o cuidar a los pequeños.

El futuro cercano, según Temple, es una oportunidad para América Latina. “La región ofrece empleo y trabajo a aquellos que dan servicios de calidad”, indica. Y añade que uno de los asuntos urgentes que deben tratarse es la alta tasa de informalidad. Se trata de empleos que no tienen contrato legal y no aportan a las arcas de la seguridad social.

Otras historias interesantes