Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Inversiones 19 mar 2020

“El sector ‘fintech’ va a seguir creciendo e innovando, cada vez más rápido”

Propel Venture Partners, la firma independiente de capital riesgo respaldada por BBVA, celebra este año su cuarto aniversario de actividad. En esta entrevista, Jay Reinemann, socio de la entidad, repasa el recorrido de Propel en estos años y explica cuáles son sus siguientes retos. “El sector ‘fintech’ va a seguir creciendo e innovando, cada vez más rápido”, afirma el socio de Propel, quien añade que “estamos en un momento maravilloso para trabajar en este sector”.

El fondo de Propel Venture Partners se constituyó en 2016 con un capital de 250 millones de dólares (unos 224 millones de euros). Desde entonces, y desde su sede en San Francisco (EE. UU.), este fondo ha ayudado a BBVA a navegar a través del sector ‘fintech’ y a mantenerse informado sobre las tendencias y tecnologías más pujantes en el sector de los servicios financieros a través de sus análisis e inversiones.

Jay Reinemann, socio en Propel, ha estado inmerso en el sector de servicios financieros a lo largo de su carrera, en gran parte como inversor. En esta entrevista, Reinemann explica qué cambios ha observado en el panorama ‘fintech’ durante estos cuatro años de actividad de Propel y cómo ha influido este cambio de perspectiva en la entidad y su estrategia de inversión.

Jay Reinemann, socio de Propel.

P: Tras cuatro años de actividad, ¿cómo le van las cosas a Propel Venture Partners y qué cambios se están viendo en el mundo del capital riesgo orientado a tecnologías financieras en Silicon Valley?

R: La respuesta breve es que todo va viento en popa.

La respuesta un poco más larga es que, sí, las cosas están cambiando en el mundo del capital riesgo. De hecho, esto es especialmente cierto en el sector ‘fintech’, que es en el que se mueve Propel. Sin embargo, no se trata de algo negativo, sino de una oportunidad para adaptarnos y evolucionar en nuestra manera de funcionar.

Además, estos cambios realmente no nos han pillado de sorpresa. El cometido de Propel –el motivo por el que nació– es invertir en ‘startups’ y tomarle el pulso a la revolución de los servicios financieros que está impulsando la tecnología. Y por su propia naturaleza, este tipo de disrupción también es muy propensa a, llegado cierto punto, revolucionarse a sí misma, y esto es un poco lo que estamos viendo ahora.

P: ¿A qué te refieres? ¿En qué consiste esta disrupción y cómo está alterando el sector ‘fintech’?

R: El primer cambio que estamos viendo, quizás, tiene que ver con los lugares desde los que viene esta innovación.

En América, las áreas de la Bahía de San Francisco y Nueva York, son las que siguen dominando el panorama ‘startup’ en el ámbito de la tecnología financiera. Pero últimamente en América Latina también están apareciendo una serie de propuestas muy interesantes, que están teniendo mucho éxito, como XP Investimentos, que salió a bolsa en diciembre con una valoración de 20.000 millones de dólares (unos 18.000 millones de euros) o Nubank, un ‘neobanco’ que todavía no cotiza en bolsa, pero que ya está valorado en 10.000 millones de dólares (unos 9.000 millones de euros). Ya hay grandes fondos de capital internacionales, como Softbank y General Atlantic, que consideran esta región una de las más prometedoras en cuanto a crecimiento. Además, mientras que hasta ahora el mercado latinoamericano estaba dominado por São Paulo, empieza a haber otras ciudades dentro de Brasil que también apuestan por potenciar sus centros de innovación ‘fintech’. Y fuera de Brasil también: en ciudades como México DF y Bogotá, donde BBVA cuenta con una fuerte presencia. En Estados Unidos, por su parte, estamos comenzando a ver cómo algunas ciudades como Atlanta y Toronto están desarrollando ecosistemas ‘fintech’ muy dinámicos.

Desde Europa también están surgiendo algunos productos muy atractivos. Londres sigue siendo el centro por excelencia y Berlín también está bien posicionado, pero empieza a haber nuevas ciudades, como Lituania y Malta, donde estamos comenzando a ver los resultados de iniciativas impulsadas por los gobiernos para fomentar la competencia en el sector. En cuanto a Asia y el Pacífico, Singapur, Hong Kong y Pekín siguen creando empresas muy potentes, pero ahora también empezamos a ver que ciudades como Bangalore, Bombai y Jakarta comienzan a seguir su estela.

Y, por todo esto, estamos viviendo un cambio radical en cuanto al destino geográfico de los fondos del capital riesgo. A finales del tercer trimestre en 2019, se equiparó por primera vez el número de operaciones de capital riesgo en los EE. UU. y Asia. De hecho, en número de operaciones, Asia superó a Europa durante los tres primeros trimestres del año, con 152 frente a 90 en Europa. Sin embargo, en lo que a volumen de inversión total se refieren, las ‘fintechs’ europeas superaron, por poco, a las asiáticas.

“Estamos viviendo un cambio radical en cuanto al destino geográfico de los fondos del capital riesgo”

P: ¿Qué significa esto para Propel? 

R: Para nosotros, esto simplemente significa que tenemos que ampliar nuestra visión del sector tanto como podamos.

También estamos siendo testigos de otra serie de cambios a nivel tecnológico. Por ejemplo, en el campo de la inteligencia artificial. La tecnología ya lleva muchos años incorporada al sector, en forma de algoritmos de ‘trading’ y los asistentes virtuales. Pero desde hace unos dos años, el nivel de financiación que atraen las nuevas empresas de tecnología financiera con propuestas que incorporan inteligencia artificial ha incrementado drásticamente, a medida que la tecnología se va aplicando a nuevos ámbitos de los negocios. Por ejemplo, en materia de cumplimiento regulatorio, ofrece un potencial tremendo para ayudar en la gestión de riesgos y el cumplimiento normativo. Y por supuesto, seguimos viendo empresas que apuestan por la inteligencia artificial para desarrollar servicios de asesoramiento financiero personalizado y mejores experiencias de usuario, y de hecho invertimos en algunas de ellas.

Es el motivo por el que hemos invertido, por ejemplo, en Hippo. Esta firma ha desarrollado un modelo de negocio que aprovecha la presencia de dispositivos inteligentes en los hogares para, utilizando la IA en combinación con imágenes aéreas de cada propiedad, ofrecer seguros de hogar en los EE. UU. Esta tecnología les permite tasar individualmente las propiedades y ofrecer pólizas personalizadas, que con frecuencia son un 25% más baratas que las del mercado. Según la propia empresa, el año pasado durante la ola de incendios que azotó California, gracias a sus tecnologías de seguimiento, pudieron avisar a aquellos clientes cuyas casas estaban amenazadas a medida que evolucionaba la situación para que pudieran evacuarlas. También comenzaron a tramitar de manera automática las reclamaciones de cerca de un 80% de los afectados por los incendios, antes incluso de que los propios residentes hubieran comenzado a hacerlo. Con este nivel de implicación para mejorar la salud financiera de sus clientes no es de extrañar que les vaya bien. De hecho, en su última ronda de financiación, han alcanzado el estatus de unicornio [una empresa valorada en más de 1.000 millones de dólares, unos 898 millones de euros].

Cartera completa de empresas en las que ha Propel ha invertido.

P: Hablando de vuestra cartera, ¿cómo está funcionando y qué espera Propel de cara al futuro?

R: Nuestra cartera está experimentando un crecimiento muy sólido. El año pasado nos concentramos sobre todo en mantener nuestras posiciones en las empresas en las que habíamos invertimos. Creemos en nuestras empresas y sus fundadores y queríamos dejar patente ese apoyo.

Aunque no divulgamos números específicos, sí que puedo decir que el rendimiento financiero ha superado nuestras expectativas. Aunque a las empresas por lo general les suele llevar cosa de 10 años madurar hasta convertirse en referentes en sus sectores, en nuestra corta historia ya contamos con cuatro en nuestra cartera que han alcanzado el nivel de unicornio, incluida una que ya ha salido a bolsa, DocuSign. También hemos visto otras firmas de capital riesgo fantásticas que han seguido nuestra estela tras las inversiones iniciales, como General Atlantic, Bond Capital, Ribbit, Founders Fund, Tiger Global y Felicis. Por otro lado, las empresas de nuestra cartera han creado más de 10.000 puestos de trabajo ‘fintech’.

De cara al futuro, nuestra labor va a seguir siendo otear el horizonte para detectar oportunidades de inversión en empresas con potencial para cambiar a mejor el mundo de los servicios financieros. Como fondo, quizás también tengamos que adaptarnos.

A veces, para ayudar a las empresas en las que invertimos y asegurarnos de que podemos seguir invirtiendo en otras ‘startups’ de gran potencial –especialmente en vista del tremendo crecimiento que estamos viendo en el sector, tal y como expliqué antes–, hace falta algo más que dinero. La experiencia que aporta tanto nuestro equipo de Propel como el de nuestro socio estratégico BBVA, es igual de importante. Y conseguir forjar más alianzas en el sector puede suponer un elemento diferencial clave para nosotros como inversores de capital riesgo.

Pero por ahora, nuestro trabajo es seguir gestionando una cartera de 29 empresas y buscando la siguiente gran oportunidad. Lo realmente fascinante es que el ecosistema y los contactos que hemos cultivado, tanto desde Propel como a través de BBVA, nos permiten seguir muy bien conectados en el sector ‘fintech’ global. Un buen ejemplo de esto sería la inversión que realizamos el año pasado en ChargeAfter, la empresa ganadora del concurso BBVA Open Talent 2018 en la categoría de servicios para consumidores. ChargeAfter pone a disposición de sus usuarios una red integrada de entidades de crédito a través de una única interfaz, permitiéndoles solicitar financiación inmediata, independientemente de su calidad crediticia, directamente y en el momento de ir a pagar por las compras que realicen en establecimientos adscritos a la red de la ‘startup’. De nuevo tenemos una empresa que aprovecha la tecnología para desarrollar una nueva línea de negocio en servicios financieros y, de paso, revolucionar su segmento.

“En nuestra corta historia ya contamos con cuatro empresas en nuestra cartera que han alcanzado el nivel de unicornio,”

P: Última pregunta. Ya hace cuatro años desde que se creó Propel, ¿seguís tan entusiasmados como cuando comenzasteis?

R: Sí, desde luego… yo diría que más, la verdad. Estamos en un sector que, realmente, sigue siendo muy reciente. Aunque la tecnología financiera comenzó a dar sus primeros pasos a mediados de los 90, no comenzó a despegar realmente hasta después de 2008. Y desde luego vemos que el sector ‘fintech’ va a seguir creciendo e innovando, cada vez más rápido, impulsado por varios factores como la ubicuidad actual de los ‘smartphones’ y los dispositivos conectados, que permiten a más gente acceder a servicios bancarios a través de medios tecnológicos, y gracias también al auge de las tecnologías de ‘cloud computing’ y, por supuesto, la actividad de los fondos de inversión.

Si combinas esto con el potencial de la inteligencia artificial, la carrera por su desarrollo que están librando Oriente y Occidente, otros elementos como la banca abierta y las APIs, y la intervención positiva de las autoridades normativas en determinadas áreas –por nombrar algunos de los factores de mayor peso–; la conclusión es que el sector financiero tan solo está en el comienzo del viaje en el que le han embarcado las empresas ‘fintech’. Es un momento maravilloso para trabajar en este sector.

Propel Venture Partners se creó después de que BBVA cerrase su anterior fondo de capital riesgo, BBVA Ventures, y de que transfiriera su cartera de inversiones a la administración de Propel Venture Partners.

Otras historias interesantes