Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Fintech 03 jul 2018

'Startups' unicornio, ¿son buenas o malas para el 'fintech'?

El pasado mes, Revolut se convirtió en una de las cinco ‘fintech’ europeas en alcanzar el estado de unicornio, tras una ronda de financiación Serie C de 250 millones de dólares. ¿Qué implicaciones tiene esta etiqueta para el sector ‘fintech’ del continente?

En la actualidad hay más de 237 ‘startups’ unicornio en todo el mundo, y las firmas ‘fintech’ representan el 11% de este grupo exclusivo, según la base de datos de CB Insights, que analiza los resultados de empresas de capital riesgo y nuevas firmas.

Para que una ‘startup’ se considere unicornio, debe ser de propiedad privada y estar valorada en más de 1.000 millones de dólares. No es sorprendente que pocas ‘startups’ alcancen semejantes niveles, y de ahí que las que lo logren adopten el seudónimo de estas criaturas místicas.

El creciente éxito de los llamados ‘neobancos’ como Revoult o Atom Bank refleja la gran capacidad de innovación presente en el sector ‘fintech’ europeo. Y el hecho de que haya un unicornio pone de manifiesto el enorme potencial del continente para generar historias de éxito similares.

No obstante, históricamente, Europa siempre ha ido a la zaga de EE.UU. en lo que respecta a la financiación para ‘fintechs’. El principal motivo es que la industria de capital riesgo en Europa no está tan bien arraigada como en los EE.UU. Los fondos son más pequeños, lo que implica que hay menos capital disponible para invertir. Pero a medida que el tamaño de las rondas europeas de financiación de ‘fintech’ crece, ¿podría ser esto una señal de que están cambiando las tornas?

Es posible, pero independientemente de si esto es representativo de un aumento en la cantidad de fondos disponibles y oportunidades de crecimiento, un gran número de observadores está empezando a preguntarse si el camino hacia la tierra de los unicornios es un viaje que otras ‘startups fintech’ deberían emprender.

Evidentemente los beneficios de lograr el estado de unicornio parecen obvios para la mayoría. El propio nombre otorga instantáneamente un barniz adicional de credibilidad a la firma, al suponer un reconocimiento de que la empresa tiene un modelo globalmente viable y escalable. Esto a su vez genera un impulso y mejora la sensación en los equipos de la empresa.

Asimismo, puede suponer un impulso para la acogida de la empresa entre los consumidores, el público objetivo y las grupos de interés. Además, para muchas ‘startups’, el estatus de unicornio puede ayudar a llegar a los consumidores a nivel global.

La cara oscura de los unicornios

Sin embargo, y a pesar de los beneficios, lograr el estado de unicornio no es garantía de éxito en el futuro. En 2017, siete ‘startups’ perdieron sus “cuernos”, según informes de Recode, debido a valoraciones más bajas en rondas de financiación posteriores.

Ha habido un aumento notable en el número de ”rondas a la baja” debido a valoraciones inferiores a la ronda previa. En 2016, el New York Times informó que Foursquare había recaudado 45 millones de dólares, recortando su valoración anterior de 650 millones de dólares a la mitad. Una ‘startup’ que en su día apuntaba a desbancar a Facebook y que ya no disfruta de la popularidad que tuvo hace algunos años.

Si bien el sector ‘fintech’ ha sido más resistente que otros en lo que respecta a las rondas a la baja, ciertamente no es inmune a ellas. En 2016, la plataforma de préstamos LendingClub echó a su consejero delegado, reveló que estaba bajo investigación federal y perdió varios de sus inversores en el espacio de unos pocos meses. De acuerdo con el análisis de TechCrunch, el precio de sus acciones había caído en más de un 50% en diciembre de 2016 debido a este período de turbulencias sobre su reputación. Este es un ejemplo más dentro de un pequeño número de casos similares, pero las historias de este tipo han hecho que muchos en la industria están comenzando a ver la etiqueta de unicornio con más bombo que sustancia.

A pesar de que las valoraciones de miles de millones de dólares casi garantizan una cobertura positiva en la prensa y, por lo tanto, la creación de un perfil reconocido de la marca, la otra cara de este nivel de atención también conlleva un mayor nivel de escrutinio. Cada vez que un miembro principal del equipo se marcha o hay un fallo en una nueva función, es más probable que los titulares sean críticos y, en definitiva, de poca ayuda.

En general, convertirse en unicornio es esencialmente una etiqueta para señalar a las firmas ‘fintech’ de rápido crecimiento. Pero las fortaleza del negocio subyacente y sus propuestas en el mercado son más importantes. Los equipos directivos no necesitan presión adicional, necesitan productos que funcionen y una cartera sólida de clientes. Necesitan financiación, pero es importante que el capital se considere como el comienzo de una nueva fase de crecimiento, no como el resultado en sí. Las finanzas solo funcionan junto con todos los demás aspectos de un negocio saludable, incluida la cooperación del equipo directivo y una sólida estrategia de comercialización.

Otras historias interesantes