Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

¿Qué es el tapering y cómo afecta a los mercados financieros?

El ‘tapering’ es la retirada progresiva de los estímulos económicos planteados por la Fed en la economía de los Estados Unidos. La Reserva Federal propone la reducción de la compra de bonos de deuda pública de una manera progresiva para evitar un gran impacto.

En los últimos meses ha sonado con fuerza una palabra desconocida para la mayoría, aunque no tanto en los mercados financieros. Se trata del ‘tapering’, que no es más que la retirada progresiva de los estímulos económicos planteados por la Fed en Estados Unidos, la primera economía del mundo. Pero, ¿cómo se lleva a cabo y, sobre todo, cómo está afectando esta medida a los mercados?

La palabra ‘tapering’ en inglés no se refiere sólo a este fenómeno. La traducción literal en español es reducido, pero de una manera progresiva. Pero si lo aplicamos a los mercados financieros, es, como decíamos antes, la reducción en la compra de bonos de deuda pública en la economía norteamericana, pero de una manera escalonada para evitar un efecto muy negativo.

Por qué los ‘estímulos’

Durante esta última recesión económica, Estados Unidos decidió sacar toda la ‘artillería’ financiera para insuflar el mayor oxígeno posible. Esas armas tienen como objetivo fundamental la liquidez y facilitar el crédito a empresas y familias. ¿Cómo? La Fed (un organismo similar, aunque con mayores competencias, que el Banco de España) adquiere bonos de deuda pública (y privada) para que fluya el dinero.

A principios de 2013, la OCDE estimaba que la Reserva Federal compraba el 60% de la deuda que emitía el Estado federal. En concreto, cada mes compraba en torno a 45.000 millones de dólares de deuda pública, pero en torno a 40.000 millones de deuda privada.

Durante este año, la economía ha ido mejorando de manera ostensible. En el tercer trimestre crecía por encima del 3,6%, aunque seguía habiendo ciertas reticencias en torno al consumo en la demanda interna (crecía en torno a un 1,4%, por debajo de las previsiones).

Al margen de ese crecimiento algo más débil de lo esperado de la demanda interna, uno de los datos que más preocupa a los organismos norteamericanos es el del mercado laboral. Y en este frente, los estímulos también han dado sus resultados: el desempleo se redujo tres décimas hasta el 7% en noviembre, con la creación de 203.000 empleos, siendo el nivel más bajo de los últimos cinco años.

Por qué el tapering

Dados estos resultados en la economía, en los últimos meses del año se habían intensificado las voces que hablaban de una retirada progresiva de estos estímulos. Se trataba de ese ‘tapering’. Sin embargo, en julio, el presidente de la Fed, Ben Bernanke, descartaba cerrar el ‘grifo’.

Pero, todo cambió el pasado mes de diciembre. El organismo anunció que comenzará la retirada de este tercer programa de estímulos. Así, la compra mensual se reducirá de 85.000 a 75.000 millones de dólares. No es, por tanto, una caída brusca que acarré consecuencias negativas para este incipiente crecimiento económico.

¿Y el futuro?

Pero, realmente, hasta que no se conozcan nuevos datos no sabremos cómo puede afectar a la marcha de la primera economía del mundo. Lo que sí podemos ver es la reacción de los mercados financieros que cerraron el año con gran optimismo. De hecho, el índice S&P 500 cerró su mejor año desde 1997 (+29%) y el Dow Jones marcó su máximo histórico al superar la barrera de los 16.500 puntos (la mayor subida desde 1995).

Este ‘tapering’ no ha hecho más que comenzar. La reducción progresiva seguirá su curso en los próximos meses y veremos hasta qué punto el crecimiento de la economía norteamericana es fuerte.

Otras historias interesantes