Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Asuntos sociales Act. 31 oct 2018

Embajadores BBVA: Nikita Davis, ¡piensa siempre en positivo!

nikita-davis-embajador-bbva

Nikita Davis trabaja como programador informático en BBVA Compass. Está ciego desde los ocho años y lleva la alegría a la oficina y a sus compañeros cada día.

Construye ordenadores y trabaja como analista programador jefe en la oficina de BBVA Compass en Birmingham. Además, Nikita Davis tiene una tienda en su sótano donde arma equipos de sobremesa y portátiles, y todo el mundo sabe que arregla los ordenadores de sus amigos y compañeros de trabajo. Durante un tiempo, hasta llegó a tener su propia empresa donde componía y vendía equipos informáticos.

Lo que hace a Davis único es que lo hace todo por medio del tacto. "Estoy completamente ciego", dice Davis, "no percibo luz en absoluto".

Embajadores BBVA: Nikita Davis, ¡piensa siempre en positivo!

Davis empezó a perder la visión cuando tenía unos ocho años. Los médicos se dieron cuenta de que las retinas se le estaban desprendiendo y las numerosas cirugías que le hicieron para que conservara la vista fueron infructuosas. Llegado ese momento, empezó a asistir al Instituto de Alabama para Sordos y Ciegos. Cuando estaba en el último año fue a una feria de empleo que cambió el curso de su vida.

Estoy completamente ciego. No percibo luz en absoluto"

“Iba a ser abogado”, dice Davis, “pero en la feria había un orientador que estaba hablando de cómo los ordenadores serían importantísimos en el futuro. Así que decidí venir a la Universidad de Alabama en Birmingham y estudiar informática”.

El orden y la precisión de la programación le resultaban atractivos. “Soy un pensador lógico”, dice. “Me encantan las matemáticas y resolver problemas”. Después de obtener su título, comenzó a trabajar en el South Trust Bank, que con el tiempo se integró en Wachovia, que a su vez se integró en Wells Fargo. Después de trabajar para tres empresas, Davis se incorporó a BBVA Compass en 2012.

Uno de los mayores retos a los se enfrentó Davis al principio fue la falta de tecnología que permitiera a las personas con discapacidad visual trabajar en la mayoría de las oficinas, especialmente en las áreas relacionadas con la programación informática.

“Cuando empecé en South Trust tuvieron que proporcionarme un ordenador especial que costó 12.000 $ en aquel entonces”, dice Davis. “Las cosas han evolucionado y ahora todo lo que necesito es un portátil y un software lector de pantallas”, un programa que escanea la información de la pantalla y la convierte en voz. “Es muchísimo más flexible”, dice Davis “y por tanto, soy mucho más independiente”.

No aceptar un 'no'

Davis no considera que su condición sea un contratiempo, y atribuye esa actitud positiva a sus padres. “Ellos siempre me animaron a tener una actitud positiva ante todo”, jamás me dejaban sentir lástima por mí mismo ni aceptaban un ‘no’.

"En BBVA Compass intentan crear el mejor entorno para trabajar

Ese espíritu positivo se refleja en su trabajo. “Me gusta el ambiente que se respira en nuestro equipo”, dice. “Me gusta cómo BBVA Compass se preocupa por los empleados. Realmente intentan crear el mejor entorno para trabajar”.

Otras historias interesantes