Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Coronavirus 11 may 2020

BBVA reabre 250 oficinas en España, hasta alcanzar el 55% de la red comercial abierta al público

Entre esta semana y la pasada, BBVA reabrirá 250 oficinas adicionales en España, coincidiendo con el comienzo de la desescalada en el país. Asimismo, BBVA ha iniciado el retorno gradual de empleados que desempeñan funciones críticas para el negocio, guiado por la prudencia, y velando por la salud de la plantilla y los clientes. En los próximos días, se reincorporarán a sus puestos de forma presencial 200 empleados y personal externo de servicios centrales y 1.300 empleados de la red comercial en España.

Entre esta semana y la pasada, BBVA reabre 250 oficinas en España. Estas nuevas aperturas se suman a las cerca de 800 oficinas que el banco mantenía abiertas de media cada día, de las 1.175 que tenía abiertas en total entre sucursales que abrían todos los días y sucursales que abrían en días alternos. De esta manera, a finales de esta semana ya abrirán a diario 1.425 oficinas, lo que supone el 55% de la red comercial en España (2.593 oficinas). De esta forma, se reincorporan alrededor de 1.300 empleados, con lo que 3.300 empleados de la red de oficinas en España estarán trabajando de forma presencial, un 21% del total de la plantilla de red.

Asimismo, en España, alrededor de 200 empleados de servicios centrales en funciones críticas, así como algunos proveedores externos regresarán a sus oficinas durante esta semana. Estas 200 personas incluyen a parte del equipo de mercados globales en la sala de tesorería de CIB (Corporate & Investment Banking) y empleados de infraestructura y operaciones en el área de Ingeniería, entre otros. Por ahora, el 98% de los empleados de servicios centrales de BBVA en España continuará su trabajo en remoto. 

Un plan de retorno con cinco principios

La entidad ha diseñado un plan de retorno gradual de sus empleados a las oficinas, basado en cinco principios:

En primer lugar, la prudencia. Todos los empleados que regresen del trabajo remoto deberán estar seguros. En este sentido, regresarán gradualmente a los centros de trabajo sólo aquellos empleados que no hayan dado positivo, no tengan síntomas, no estén en cuarentena ni formen parte de un grupo vulnerable. BBVA llevará a cabo una estrategia que incluye pruebas serológicas y de detección del virus PCR, que se aplicarán en base a criterios médicos.

El segundo principio es la vuelta gradual. El regreso de los empleados a sus oficinas, ya sean a los servicios centrales o las sucursales, será progresivo y dinámico, teniendo en cuenta los datos más recientes disponibles sobre la evolución de la pandemia, y sin fechas concretas preestablecidas. BBVA también tendrá en cuenta, en la medida de lo posible, las circunstancias personales de sus empleados en su vuelta a los centros de trabajo.

Tercero: se fomentarán los turnos de trabajo en los equipos, en la medida que sea conveniente, para garantizar la seguridad de los empleados y la continuidad del negocio en caso de que ocurra un rebrote. En los servicios centrales, las primeras reincorporaciones las realizarán los empleados que, por la naturaleza de su trabajo, necesiten equipamiento o medios solo disponibles en el centro de trabajo. BBVA continuará facilitando el trabajo en remoto para el resto de funciones. En la red de oficinas, los empleados se irán incorporando según las necesidades de los clientes, que serán monitorizadas de manera dinámica.

En cuarto lugar, las medidas de higiene y seguridad. La entidad hará seguimiento de protocolos sanitarios de identificación temprana de positivos. Entre las medidas tomadas, por ejemplo, el acceso a las principales sedes corporativas contará con sistemas de detección de temperatura. Además, se inhabilitará el acceso con huella a los edificios -para evitar contagios- y no se permitirán visitas externas.

Además, BBVA ha definido una serie de protocolos para garantizar que todos los empleados, tanto en oficinas centrales como en sucursales, estén seguros, y minimizar el riesgo de contagio. Estas guías incluyen un acceso controlado a los lugares de trabajo, el establecimiento de una distancia mínima entre los puestos de trabajo, limitación a cuatro los asistentes en las salas de reuniones y el uso obligatorio de desinfectante para manos, así como pañuelos y mascarillas, que BBVA proporciona a sus empleados. La entidad también instalará mamparas protectoras en puestos de recepción – algo que ya se está implementando en las sucursales – y atención al público.

En quinto lugar, se han definido protocolos de identificación temprana. Para reducir la propagación del virus entre los empleados es importante conocer los contactos de aquellos que han dado positivo. La tecnología móvil puede facilitar esto a través de aplicaciones. En este sentido, BBVA ha desarrollado una aplicación que identificará los contactos cercanos de los empleados para uso único y exclusivo del servicio médico. La entidad ha desarrollado una aplicación que rastreará contactos cercanos mientras los empleados estén en su sitio de trabajo. BBVA prevé lanzar un piloto la próxima semana en España, y después trabajar para ofrecer la aplicación a todos los empleados que regresen a instalaciones de alta densidad.

Por último, y también con el fin de reducir posibles contagios, se fomentará la jornada continua y se flexibilizarán los horarios de entrada y salida, para evitar congestión en los accesos y en el transporte. En esta misma línea, los viajes laborales continúan restringidos, salvo que sean imprescindibles. Además, BBVA continuará fomentando la formación a sus empleados de forma virtual.

Otras historias interesantes