Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Análisis económico 15 dic 2015

La economía española se abre a la inversión de las empresas mexicanas

Roberta Lajous, embajadora de México en España, asegura que esta década será la de la “internacionalización y consolidación” de las empresas mexicanas en España, debido a una “gran relación política” entre ambas naciones y al “afán competitivo” de las compañías

La embajadora de México en España, Roberta Lajous participó el pasado 11 de diciembre en un evento en La Casa de América de Madrid titulado Las inversiones mexicanas en España. La invitada aseveró estar “convencida” de que ésta es la década de la internacionalización de las empresas mexicanas en España por dos razones: “Hay un contexto de una extraordinaria relación política a todos los niveles, sellada por la visita de Estado del presidente Enrique Peña Nieto a Madrid, así como por la visita de los Reyes de España a México el año pasado, y  de igual forma, en esta etapa de globalización en la que vivimos, las empresas mexicanas necesitan crecer para ser competitivas en el mundo”.

México decide invertir en España

Desde 2010 hasta la fecha, el empresariado mexicano ha invertido cerca de 4.500 millones en España, una cifra altísima en comparación con otras regiones, y una inversión histórica de 20.000 millones de euros. Tras la incursión de Cemex en los años 90, sociedades mexicanas de todos los sectores y tamaños han llegado a suelo español”, añadió Lajous.

Junto a la diplomática, el director de proyectos ICEX-Invest in Spain, Jaime Montalvo, aseguró que México y España son socios comerciales de “primer orden” porque las relaciones económico-bilaterales “no han dejado de crecer”.

Montalvo aseveró que México es el “primer inversor” de América Latina en España y el segundo “extracomunitario” después de Estados Unidos. “El país azteca engloba el 6% de toda la inversión extranjera que ha recibido España en los últimos cinco años”.

El director de proyectos del ICEX abundó en algunos datos: en números del año pasado, en España había 84 empresas mexicanas con establecimiento permanente de muy distinta índole; desde el importante peso del sector de productos minerales no metálicos (Cemex) a la alimentación, actividades auxiliares, financieras o inmobiliarias.

“Esto ha dado empleo a más de 6.000 personas y las cifras se van incrementando notablemente con compañías como Sigma o Gruma (sector alimentario) o ADO (sector transporte que adquirió la conocida Avanza) además de inversiones de personas físicas o grupos familiares que también tuvieron peso importante en la parcela de servicios e industria”, apuntó Montalvo.

También, el ejecutivo del ICEX señaló que estos movimientos en el mercado se deben a que España ha “recuperado la competitividad y atractivo” para los inversores extranjeros. En su opinión, la confianza de las empresas no solo “regresa de nuevo”, sino que se “quedará durante un largo periodo de tiempo”.

Respecto a México, sostuvo que su economía ha desarrollado una “gran capacidad industrial y de exportación” y de “operaciones y financiaciones” en el exterior. “España es el primer cliente, el tercer suministrador y el segundo inversor en México dentro de los países de la Unión Europea”.

Con anterioridad, el director general de Casa América, Santiago Miralles,  comentó que España empezó a “abrirse” a América Latina hace 20 años llevando allí empresas e inversiones y superando la “retórica tradicional” de las relaciones”.

“En los últimos años observamos un fenómeno nuevo que es la llegada de capitales americanos a España. De este modo, se ha equilibrado esta relación económica y encontramos una nueva dimensión de nuestras posibilidades. Dentro de esta llegada de capitales el país estrella es México“, afirmó.

La economía española: una puerta de entrada a la Unión Europea

Para Miralles, tiene “vital importancia” el papel de México, ya que ha pasado en 10 años de ser el decimoquinto inversor en España a ser el quinto. Destacó que se distingue por traer una inversión de “gran nivel y calidad”.

En este sentido, indicó que España atrae a su “socio y amigo país” porque además de ofrecer muchas posibilidades para los mexicanos en base a la cultura, idioma y costumbres, España es la “puerta de entrada” a la Unión Europea: un mercado con más de 500 millones de consumidores.

Otras historias interesantes