Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Ahorro 10 jun 2016

Guía de compras en las rebajas: cómo optimizar el dinero sin perder la cabeza

Se celebran dos veces al año y ya son un clásico en España: las rebajas. Desde enero -a marzo- y desde julio -a septiembre-, todas las tiendas y centros comerciales ponen a disposición del público los descuentos de invierno para intentar dar salida al stock de ropa y productos.

Tras la campaña de Navidad y en pleno verano. Es imposible vencer a la tentación de acercarse a algún centro comercial a ver si se pesca alguna ganga. El problema viene cuando la búsqueda de ese ‘chollo’ se va de las manos y se acaba saliendo de las tiendas cargado de bolsas.

Por ello, es importante tener una preparación antes de salir de rebajas y tener muy claro qué se necesita de verdad y qué no, porque si no se puede correr el riesgo de gastar muchísimo más de lo que se puede con la excusa de los descuentos.
Para evitarlo, aquí va una guía de compras en rebajas con la intención de dar una serie de consejos que eviten pérdidas de cabeza –y en tu cuenta corriente- entre tanto descuento.

1. Planear las compras –y cumplir el plan-

Es imprescindible salir de casa con una idea fija de qué es lo que se va a comprar. Por ello, los días previos hay que elaborar una lista de lo que verdaderamente te hace falta y desechar lo accesorio. Si no se necesita de verdad, mejor aguantar un poco más hasta que se vuelva imprescindible, porque si se para a pensar hay muchas cosas que sería ideal tener, por lo que la lista sería interminable. Coger la lista y no perderla de vista en la jornada de rebajas, aferrarse a ella y tener en todo momento conciencia de que se lleva escrito lo realmente necesario. Si se logra cumplir, la satisfacción está asegurada.

2. Fija un presupuesto

Si además de elaborar la lista se hace un presupuesto, el resultado será mucho mejor, pues ya habrá una cantidad fija que respetar y se evitará así sorpresas innecesarias más adelante cuando se compruebe que se han gastado lo ahorros. El hecho de tener una cifra fijada hace que haya un esfuerzo por cumplirla, pues si se pasa esa cifra los remordimientos serán mayores que si se contaba con un presupuesto.

3. Mira bien los precios

Las rebajas favorecen el descontrol, las prisas y la sobrexcitación de los consumidores. El hecho de que todo esté descolocado en la tienda ayuda a generar ese clima de que el tiempo apremia y que hay que pelearse con el resto de clientes para lograr la mejor ganga. Pero eso no es así ni de lejos. Los descuentos duran dos meses, así que hay que tener paciencia y calma, tomarse el tiempo necesario, las cosas no se van a agotar en cuestión de segundos. Revisar bien las etiquetas que indican los descuentos para ver si realmente merece la pena invertir en esa prenda de ropa o artículo comparando precios y ofertas. Todo por el bien del bolsillo.

4. Las apps, tus aliadas

En un momento en que hay aplicaciones móvil para casi todo, es importante hacerse con un buen buscador de rebajas para estos días, ya que será un buen aliado. Asimismo, incluso elegir alguna app financiera para que ayude con el presupuesto y los gastos y esté todo controlado en el smartphone.

5. Compra online

Las marcas ponen las mismas rebajas en sus establecimientos físicos y online, así que también se puede visitar las webs para hacer las compras de rebajas este año. ¿La razón? A parte de evitar colas, tiendas abarrotadas, etcétera, será más fácil ejercer un autocontrol, pues el clima que reina en la tienda física invita a coger más de lo que se necesita, a dar más vueltas y, en definitiva, a gastar mas. En el sitio online se puede ir a lo necesario y se compra en un santiamén.

6. Mejor en solitario

Una tarde de rebajas es la mejor excusa para reunirse con tus amigos/as y ponerse al día de vuestros asuntos, así como echar unas risas. No obstante, si el objetivo es no perder la cabeza con las rebajas, conviene ir solo a hacer estas compras. El motivo es sencillo: cuando se va en grupo a ver los descuentos, se está más propenso a caer en la tentación. Ver que los demás compran cosas –y además pueden incitar a imitar sus actos-, hace difícil una negación. La actitud del grupo refuerza cualquier comportamiento, así que con amigos será más complicado escuchar a la conciencia ahorradora.

7. Aprovechar para hacer esa compra que se lleva todo el año esperando…

A pesar de que es recomendable no tirar la casa por la ventana, sí es cierto que es conveniente aprovechar la época de rebajas para hacerse con aquello que se desea o necesita desde hace tiempo y que por su elevado precio se ha ido aplazando. Probablemente ya se cuente con parte del dinero ahorrado, así que no hay que reprimirse, sobre todo si se trata de algo a lo que se va a dar mucho uso o se trata de electrodomésticos, aparatos tecnológicos, etc.

8. … y para comprar regalos de cumpleaños

Igualmente, aprovechar los descuentos para comprar los regalos de cumpleaños que se tengan durante el año, ya que se podrá ahorrar o hacer un buen regalo a la mitad de precio.

9. Guardar todas las etiquetas y recibos

Es muy común que nada más llegar a casa se corten todas las etiquetas y se tiren los recibos de las compras. Un error que no se debe cometer nunca, tampoco en rebajas. Aunque se haya comprobado que la talla de la prenda es la que queremos y se ajusta al cuerpo, nada impide que pasados unos días se cambie de opinión y ya no se esté satisfecho con la compra. Guardar todos tus tickets de compra durante el mes que están vigentes es importante, así no se malgasta el dinero.

Otras historias interesantes