Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Guía de supervivencia para un festival de música

El verano llega y con él las ganas de disfrutar las noches de música y amigos al aire libre. ‘Rock’, ‘rap’ o ‘indie’, no importa el tipo de música, siempre es una buena elección disfrutar de las vacaciones en un festival, más aún si no hay que pensar mucho en el bolsillo. Pero, ¿cómo sobrevivir a un festival de música?

A veces, un festival parece más un campo de batalla que una fiesta. Empujones, gastos, saltos, vasos que vuelan como helicópteros, más gastos… Es un hecho, asistir a un festival es de las experiencias más gratificantes y engorrosas a la vez. Pese a todo, existe una gran variedad geográfica y de estilo para poder planificar unas auténticas vacaciones musicales.

Junio parece ser un mes lleno de contrastes. El ‘Love The Tuentis Festival’ se celebra los días 29 y 30 bajo el lema ‘los 2000 fueron muy fuertes’. Y lo fueron. En su cartel cuentan con cantantes como Álex Ubago, Pignoise, Cascada, King África o Las Ketchup. Como alternativa, del 28 al 30 se celebra uno de los festivales más esperados del mundo del rock, el ‘Download Festival’. Este año, leyendas internacionales como Scorpions y Slipknot se convierten en cabezas de cartel arropando a grupos de renombre como la banda de punk canadiense ‘Sum 41’.

El ‘BBK’ ya es un clásico de julio. De estilo indie y cercano a la actualidad, este festival se celebra del 11 al 13 con artistas como el grupo estadounidense The Strokes o el último y gran descubrimiento español, Rosalía. Esos mismos días se celebra el ‘Mad Cool’, cuna de lo ‘mainstream’. Vampire Weekend, Iggy Pop o The Cure destacan en el cartel. El ‘Fib’ sonará del 18 al 21 en Benicàssim y el ‘Arenal Sound’ del 30 al 4 de agosto en Burriana.

Y agosto trae calor y una pila de festivales. Para los amantes de la música electrónica el ‘Dreambeach’ es un sueño hecho realidad. Del 7 al 11 de agosto, el festival celebra su séptima edición por todo lo alto. Algo más modesto y con una variedad musical que oscila entre el reggae, rap, punk y canciones de autor, el ‘Rabo lagartija’ ha reunido a Rozalén, La Pegatina, Talco, Dubioza Kolektiv y Los de marras entre otros. Sin duda, un festival pequeño que juega a lo grande.

Está claro que asistir a un festival supone desgastes físicos y económicos pero, teniendo claro a qué festival se va a asistir, existen trucos a tener en cuenta para vivir al máximo de la experiencia festivalera sin necesidad de caer en la ruina.

concierto-manos-jovenes-fiesta-festival-bbva

1. La mejor compañera de viaje: la maleta

Hacer la maleta es casi como jugar al tetris. Normalmente se meten más cosas de las necesarias y al final se echan en falta las cosas que no creíste que utilizarías. La ropa fresca y ligera es estrictamente necesaria pero no puede faltar alguna sudadera para la noche. Unas zapatillas de montaña (cuanto más ligeras, mejor), una toalla de microfibra que no ocupe mucho espacio y unas chanclas para la ducha son imprescindibles.

Entre otras cosas básicas, la bolsa de aseo tiene que llevar champú y gel pero de tamaño mini. Suelen ser más caros así que, como opción, se puede comprar unos botes pequeños y rellenables.

También es imprescindible llevar un pequeño botiquín, algún tipo de medicamento para el dolor de cabeza, un protector de estómago o unas tiritas no vienen nada mal. Sin embargo, es totalmente necesario llevar cualquier tipo de pomada contra las picaduras, un abanico para el calor y un pulverizador de agua para soportar el calor.

En cuanto a la maleta en sí, es preferible llevar mochilas grandes y cómodas a llevar una con ruedas (pasearla por el camping se convertiría en toda una Odisea). Además, aunque muchos no se lo crean, el truco de hacer la ropa un rulo funciona y se ahorra mucho más espacio.

2. Hay que cuidar el bolsillo

Para sobrevivir económicamente a un festival, lo primero que hay que tener en cuenta es el coste de la entrada. Suelen subir de precio conforme se va acercando la fecha así que, cuanto antes se compre, más barato saldrá.

Es imprescindible tener controlado el gasto común entre amigos y para ello, existen aplicaciones como Tricount que lleva la cuenta de quién le debe dinero a quién. Una vez terminado el festival, solo habría que poner fin a esas deudas y la opción más sencilla es Bizum. La ‘app’ de BBVA (Android e iPhone) facilita esta opción y, con solo conocer el número de teléfono de la persona a la que se le debe dinero, se puede transferir de la forma más cómoda y rápida posible.

3. Alimentarse lo mejor posible es vital

Para estos casos, es esencial llevar una lista de la compra y, entre los refrescos y las bebidas alcohólicas, no puede faltar el agua. El sol, los saltos, los gritos… la hidratación es estrictamente necesaria después de todo ese desgaste.

En cuanto al dinero, 20-30 euros cada uno para hacer la compra sería lo ideal ya que, si la comida se lleva de casa (porque el transporte lo permite), se conseguiría ahorrar dinero y tiempo. Ante estas directrices… ¿Qué hay que comprar? Latas en conserva, comida preparada de casa (como una tortilla para consumir los primeros días), fruta, galletas o cereales para el desayuno.  En la compra no cabe nada que no aguante las altas temperaturas del verano y, para que todo esté en perfectas condiciones, es imprescindible llevar nevera. Por supuesto, hay que contar con el gasto diario de hielos en el propio festival.

mapa-viaje-coche-festival-jovenes-concudir-aventura-bbva

Compartir gastos en un viaje es la forma forma de desplazarse.

4. Un largo camino con recompensa

Hoy en día hay mil maneras de llegar a un destino así que es cuestión de comprar precios. Al igual que las entradas, si la idea es ir al festival en tren, este va subiendo de precio conforme se acerca la fecha y por ello hay que prevenirlo con tiempo. Si el grupo es de cuatro personas, siempre existe la opción más barata, que es coger una mesa juntos. Por otra parte, los autobuses suelen mantener los precios pero, como cabe esperar, las plazas son más limitadas todavía por lo que la antelación a los acontecimientos sigue siendo el punto clave para el ahorro.

Además, los festivales suelen contar con sus propios autobuses que salen desde distintos puntos de la península. Aun así, una de las opciones más utilizadas es la de ir en BlaBlaCar, el viaje suele costar lo que se gaste en gasolina y puede ser una buena idea para conocer gente que se dirige al mismo sitio. Por último, si el viaje en coche es con amigos… ¡no olvides meter los gastos de gasolina en Tricount!

5. Establecer el campamento base

Llegados al último paso del camino, establecer un buen campamento base es fundamental. Por supuesto, si es a la vera de un árbol mejor ya que, aunque nos guste mucho el sol, la sombra de vez en cuando también se agradece. Si no hay sombra natural, con cuerda, alguna tela de jardinería que ejerza de toldo y maña, también se puede crear sombra.  Aun así, establecer el campamento depende mucho de la tienda de campaña que se lleve.

Sin duda, las tiendas desplegables son la mejor opción. En primer lugar, porque son económicas (su precio ronda los 40-50 euros) y una gran inversión si se les da uso ; segundo, porque son super cómodas para transportarlas y, en tercer lugar, porque uno de los momentos más divertidos del festival es lanzarla al aire y que caiga hecha. Aun así, no hay que olvidar las piquetas y el martillo para fijarla en el suelo (sea o no desplegable).

Una vez fijado el campamento, solo faltaría organizar el interior de la tienda, servirse algo de beber y comer, y esperar a que empiece el concierto.

Otras historias interesantes