Las tarjetas de crédito se han convertido en un objeto de uso cotidiano. Todo el mundo lleva una en el bolsillo y está acostumbrado a utilizarla para realizar compras y fraccionar pagos. Sin embargo, estos plásticos llevan asociados otro tipo de ventajas, a veces completamente desconocidas para el titular.

Su uso es cada vez más generalizado, hasta el punto de que el 84% de los consumidores no sale de casa sin su tarjeta prácticamente nunca, según las conclusiones del Sondeo de Opinión del Consumidor, elaborado por la consultora Advanced para Visa en España. Los españoles las usan, mayoritariamente para comprar en comercios. No es de extrañar, teniendo en cuenta lo fácil que lo pone la tecnología con funcionalidades como el pago sin contacto, por el móvil o la aparición de las tarjetas virtuales para las compras por internet.

Igual te interesa…

Recurso BBVA Banca tarjetas

Sin embargo, las tarjetas de crédito no solo sirven para aplazar los pagos de las compras. Algunas modalidades de tarjetas llevan asociados algunos beneficios. Estos son los menos conocidos:

Poco a poco

Lo mejor, antes de realizar la operación, es informarse de la tasa que aplicará el banco y comprobar que no desestabilice el presupuesto. Las tarjetas de crédito ofrecen, además del pago del importe íntegro de la compra en los primeros días del mes, la opción de fraccionar los pagos. Es decir, que se puede devolver el coste de lo que se haya adquirido en cuotas mensuales. Esta opción resulta cómoda si se ha tenido un gasto importante que no se puede afrontar al momento, pero ¡cuidado! la modalidad de pago fraccionado incluye el pago de intereses que pueden ser elevados. Cuando se utiliza el crédito de una tarjeta, es como si el banco le hiciera un pequeño préstamo que hay que devolver. Se debe hacer un uso de esta financiación de modo responsable para poder hacer frente a las cuotas.

Para viajeros

Se acercan las vacaciones de verano y muchas personas tienen en sus carteras, sin saberlo, a una gran aliada para planificarlas. Las tarjetas de crédito suelen llevar a asociados descuentos y ventajas para que no falte de nada en los viajes y, además, ahorrar. La oferta es variada: ofertas en grandes cadenas de hoteles y restaurantes, descuentos en gasolineras y alquiler de vehículos, bajadas de precios en los billetes de tren y avión… Revisar las condiciones de la tarjeta de crédito y estar al tanto de sus ofertas, a través de la web del banco o de la información que envíe a los clientes, vale la pena si se quiere viajar a buen precio.

¿Conoces las ventajas de la tarjeta Repsol BBVA?

Siempre seguros

Las tarjetas de crédito suelen llevar asociados una serie de seguros con distintas coberturas que pueden resultar muy interesantes. Estas son algunos de los más comunes:

Igual te interesa…

firma valores letra cheque pagaré recurso

  • Seguros de viajes: si se cancela o se retrasa un vuelo, la tarjeta puede incluir bonificaciones y reembolsos que alivien el disgusto. Además, suelen cubrir posibles desperfectos o extravíos de equipaje.
  • Seguros por accidente: hay tarjetas de crédito que cubren los gastos de emergencias, traslados u hospitalización en caso de accidente durante un viaje. Es importante comprobarlo antes de contratar otro seguro para no pagar el doble por el mismo servicio.
  • Seguros de protección al consumidor: algunos plásticos solucionan los posibles problemas que se puedan tener con una compra determinada: gastos en devoluciones, ampliación de garantía de un producto, etc. Este suele ser uno de los seguros menos conocidos y más útiles para proteger al consumidor si tiene algún percance.
  • Seguros de vida o fallecimiento: las tarjetas que incluyen este tipo de seguro llegan a cubrir el saldo de la tarjeta de la persona fallecida o compensar económicamente a sus familiares.
  • Seguros antifraude y antirrobo: el seguro asociado puede ofrecer cobertura en caso de robo, extravío o algún tipo de fraude (clonación de la tarjeta, uso de terceros no autorizados, etc.) e incluso responsabilizarse de los cargos hasta 72 horas antes de la notificación al banco del robo o fraude.

En definitiva, la tarjeta de crédito es un medio cómodo de pago si se utiliza con prudencia y además, puede ser un importante instrumento para ahorrar. Solo hace falta mirar detenidamente sus condiciones y ver qué ofrece en cada caso, seguro que se encuentran sorpresas agradables.

En el Centro para la Educación y Capacidades Financieras encontrarás toda la información relevante sobre educación financiera en el mundo.

Comunicación corporativa