Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Seguros 03 may 2017

¿Por qué varían los precios de los seguros?

Contratar un seguro por un precio y que este varíe a lo largo del tiempo es algo habitual. Por ese motivo, antes de comprometerse, hay que leer bien el contrato y consultar con la compañía los motivos que pueden hacer cambiar la tarifa.

Las causas por las que varía el precio de un seguro son variadas, pero deben tener siempre un factor en común: el cliente tiene que estar siempre informado. De esta forma, podrá controlar el gasto o plantearse opciones con antelación para rebajar el precio.

Estas son las claves que conviene saber antes de firmar.

Ojo con el Índice de Precios de Consumo (IPC)

Todos los seguros se suscriben por una cuota que puede variar en función del IPC. Normalmente son subidas discretas, pero hay que tenerlas en cuenta cuando se tiene un presupuesto ajustado. Si pasado el tiempo, la diferencia empieza a ser considerable, quizá sea el momento de cambiar de aseguradora o revisar las coberturas que se tienen contratadas. Los comparadores de seguros online son una buena ayuda para ver cómo está el mercado y decidirse por una opción o por otra.

Condiciones del contrato

La compañía aseguradora puede variar la póliza, sin aviso previo, cuando está estipulado en el contrato. Hay que revisar este documento antes de firmarlo y mirar bien las condiciones en las que la empresa puede cambiar el precio. Algunas de ellas pueden ser:

  • La propia naturaleza del bien: hay casos en los que las primas pueden ir aumentando, aunque no haya habido partes por siniestros. Esto sucede habitualmente con los bienes que se deprecian debido a su propia naturaleza. Un buen ejemplo es el de los seguros de las viviendas, que pueden encarecerse ya que las casas se van deteriorando con el uso que se hace de ellas y el paso de los años.
  • El perfil del asegurado: este factor es habitual, por ejemplo, en los precios de los seguros de coches, que suben según el historial del conductor y el número de siniestros que haya tenido.
  • El estado físico y la edad del cliente: es un tipo de información determinante en los costes de los seguros de salud y marca los precios que debe pagar cada persona.
  • Las variaciones de precios en el mercado: los seguros adaptarán los precios para mantener intactas todas sus coberturas y seguir proveyendo los servicios contratados.

Subidas no previstas

Puede ocurrir que la compañía haga una variación del precio que no haya sido acordada con el asegurado. En este caso, siempre deberá comunicar la nueva tarifa al cliente con dos meses de antelación a la finalización del contrato. Si la persona no acepta la subida de la prima, la compañía puede negarse a prorrogarlo.

Por otro lado, el cliente tiene derecho a anular su relación con la empresa cuando quiera. Lo que debe tener en cuenta es que, si lo hace antes de que venza el contrato, la aseguradora no tiene la obligación de devolver la parte proporcional de la prima no consumida.

Una buena noticia

No todo son subidas de precio, hay ocasiones en las que las primas también bajan. Es el caso de los seguros de automóvil en los que normalmente hay reducciones cuando se acumulan años de experiencia en la carretera o se eliminan conductores adicionales. En el resto de los seguros, las compañías suelen hacer descuentos para los nuevos clientes, renegociaciones de precios para los antiguos y bajadas en los costes porque el mercado se abarate.

En el Centro para la Educación y Capacidades Financieras encontrarás toda la información relevante sobre educación financiera en el mundo.

Otras historias interesantes