Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Exposiciones 24 jul 2018

La Hispanic Society of America, el legado de un visionario

‘Los Tesoros de la Hispanic Society of America’ llegan al Museo del Palacio de Bellas Artes. Por primera vez, se presentan en México más de 200 piezas de esta gran colección, gracias al apoyo de BBVA Bancomer y su Fundación, así como de Fomento Cultural Kaluz A.C.

A propósito de esta exposición, que se podrá visitar entre el 29 de junio y el 23 de septiembre, el doctor en Historia del Arte Luis Javier Cuesta Hernández compartió en una conferencia detalles de la vida del fundador de la sociedad y su pasión por el arte y la literatura.

La Hispanic Society of America fue fundada en 1904 por el filántropo Archer Milton Huntington (1870-1955), hijo único de Arabella Duval Huntington (1850-1924) y del magnate Collis Potter Huntington (1821-1900). A los 12 años de edad, Archer realizó su primer viaje a Europa, donde visitó los museos del Louvre, en París, y la National Gallery, en Londres, que le despertaron un profundo apego por el arte y los museos. Sin embargo, se piensa que el amor por lo hispano le llegó por medio de la lectura del libro “The Zincali”, de 1841, escrito por George Borrow, y que explica la historia de los gitanos españoles y sus intentos por mantener la homogeneidad a pesar de las persecuciones.

Huntington comenzó su instrucción formal en español a los 14 años de edad. En 1887, a los 17 años realizó su segundo viaje a Europa acompañado de sus padres. El joven volvió a tener la oportunidad para explorar y dedicar tiempo a los museos y al conocimiento del arte.  En 1889 viaja a México junto con sus progenitores y asiste a una cena formal con el presidente Porfirio Díaz, en el Castillo de Chapultepec, lo cual le representó una vivencia directa con la cultura hispana.

El amor por lo hispano le llegó por medio de la lectura del libro “The Zincali”

Para 1890 inicia formalmente el proyecto de crear un museo hispánico; esto, después de que declinó dirigir los astilleros de Newport News que su padre le ofrecía. Inició la catalogación de su biblioteca de más de 2,000 libros. Estudió árabe como parte de sus estudios hispánicos y adquirió conocimientos quirúrgicos en caso de que sufriera un accidente en sus travesías. En junio de 1892 realiza su primer viaje independiente con fines culturales y de recopilación de arte, los cuales quedaron detallados en ‘Un Cuaderno de apuntes en el norte de España’ (Nueva York, 1898).

Un cuaderno de apuntes en el norte de España

'Un cuaderno de apuntes en el norte de España', libro de Archer Milton Huntington

En 1897, su padre le concede una propiedad en Baychester, lugar que sería sede de su biblioteca. Poco después le obsequia tres pinturas españolas, incluyendo el magnífico retrato de ‘El duque de Alba’ (1549), de Antonio Moro. En 1898 realiza un viaje al sur de España, centrándose en libros y arqueología. Conoce en Sevilla la biblioteca del marqués de Jerez de los Caballeros, que era entonces la mejor colección de literatura antigua española existente fuera de la Biblioteca Nacional de Madrid. En 1902 adquiriría dicha colección que contaba con más de 10,000 mil manuscritos y libros raros.

En 1904 establece ‘The Hispanic Society of America‘ y en los terrenos del Alto Manhattan, en la calle de Broadway, queda construido un año después el museo. Sin embargo, la inauguración demoró dos años más por la cuidadosa organización de las colecciones, las cuales supervisó directamente Huntington. Antes de la inauguración en 1908 adquiere el famoso Retrato de la Duquesa de Alba’ (1797), de Francisco de Goya, y ‘Retrato de una niña’ (1638-44), de Diego de Velázquez.  Posteriormente, compra el retrato de Velázquez, ‘Gaspar de Guzmán, conde-duque de Olivares (1625-26), que se presentó en la Hispanic Society en memoria de su padre, Collis P. Huntington.

El año de la inauguración viaja nuevamente a Europa donde descubre las pinturas de Joaquín Sorolla, que le cautivaron al punto que inició la organización para una exhibición, que se llevó a cabo al año siguiente en la Hispanic Society of America, la cual atrajo a casi 160,000 visitantes. En 1910 Huntington le propone a Sorolla la creación de un mural que represente la vida contemporánea en España y Portugal, el cual fue pintado en óleo de tres metros y medio de altura por setenta metros de longitud, y demoró cinco años en su creación.

Mural de Joaquin Sorolla en la Hispanic Society of America.

Una política personal de Huntington era comprar a los principales distribuidores de arte y en ocasiones en subastas en París, Londres y Nueva York, esto con la finalidad de asegurar la compra de manera legal.

El inicio de la Primera Guerra Mundial detuvo la búsqueda activa de Huntington para la Hispanic Society, quien posiblemente al constatar que quedaban muchos años en el trabajo de investigación y catalogación del material acumulado, decidió no expandirlo. Adicionalmente, el equipo profesional de trabajo con el que contaba la sociedad se fue especializando y se convirtieron en expertos en el tema.

La colección de la sociedad se fue incrementando a través de compras y regalos, aunque Huntington ya no efectuó adquisiciones relevantes. Archer Milton Huntington falleció en el año 1955 y su mayor legado es la propia Hispanic Society of America. La colección cuenta con más de 18,000 obras, incluidas pinturas, dibujos, esculturas, artes decorativas y diversos objetos.

Otras historias interesantes