Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Inteligencia Artificial

El ‘machine learning’ tiene cada vez más aplicaciones empresariales que benefician a consumidores y ciudadanos, como ayudarles a gestionar su salud financiera, agilizar sus trámites digitales y hacer más fluida su experiencia ‘online’ en múltiples plataformas. De este auge ha surgido la directriz básica de la explicabilidad: es decir, la IA no es misteriosa ni mágica, ni debe parecerlo. Para los algoritmos más complejos, los científicos de datos desarrollan herramientas que ayudan a comprender cómo toman sus decisiones.

La superinteligencia artificial es un concepto teórico que implica la existencia de una IA con capacidades de procesamiento superiores a las del cerebro humano e incluso de razonamiento. Este avance podría ser una realidad en el futuro, y los expertos se debaten entre la fascinación por sus capacidades y las dudas sobre cómo evaluar sus riesgos para evitar que sea incontrolable.

Tras años a la vanguardia en proyectos e investigación basada en inteligencia artificial (IA), BBVA da un paso decidido en el uso de la IA generativa en sus principales mercados. Por un lado, ha priorizado alrededor de 100 proyectos que se desarrollarán con distintas herramientas de esta nueva tecnología. Y, por otro, ha firmado un acuerdo estratégico con OpenAI, el creador de ChatGPT, para empezar a desplegar esta herramienta entre sus empleados. El objetivo es explorar, de forma segura y responsable, la IA generativa para acelerar procesos, mejorar la productividad y fomentar la innovación gracias a las nuevas capacidades para la creación de texto, imágenes o tratar información, entre sus múltiples funcionalidades.

Pese a la caída de la inversión y el complejo contexto macroeconómico, el ecosistema emprendedor español ha aumentado su valor en casi un 5% en 2023, según datos de South Summit. En esta tendencia destacan dos grandes motores de crecimiento: la ampliación del ecosistema, con cada vez más actores, y el aumento de la valoración de empresas enfocadas a la IA, reflejo del interés inversor creciente en esta disrupción tecnológica.

El concepto de ‘prompt’ hace referencia a las instrucciones que se escriben para hacer una consulta a un ‘chatbot’ como ChatGPT o crear una imagen con una IA generativa de imágenes. Lo que muchos usuarios no saben es que a través del ‘prompt’ le están dando una orden a un ‘transformer’. Pero en este caso no se trata de uno de esos robots que pueden adoptar la forma de un avión o un guepardo mecánico, sino de una herramienta más versátil y potente con la que debemos aprender a hablar para que nos ofrezca los mejores resultados.

El 63% de los programadores incorporó herramientas de inteligencia artificial (IA) a su rutina laboral en 2023. La optimización de procesos repetitivos, la detección temprana de errores y la sugerencia de código alternativo son algunos de los usos que han convertido a esta tecnología en el compañero de trabajo ideal para estos profesionales, que pueden centrarse en las tareas más creativas y complejas.

Pese a sus beneficios, la inteligencia artificial (IA) también se enfrenta a desafíos, como la perpetuación de sesgos. Startups como la española Acuilae y la chilena Theodora están desarrollando tecnología para tratar de combatirlos. La concienciación de los creadores de algoritmos, de la sociedad y la regulación también serán fundamentales para avanzar hacia una IA más responsable.

BBVA quiere detectar y formar al mejor talento interno en el uso de los grandes modelos de lenguaje (LLM) que están detrás del éxito de herramientas como ChatGPT, para impulsar la exploración de proyectos basados en inteligencia artificial generativa. Con este objetivo convocó un DataRally, una competición en la que casi 440 empleados y empleadas han probado sus capacidades para interactuar con uno de estos modelos. Tras la positiva acogida que ha tenido entre los participantes, el banco valora llevar la dinámica del DataRally a los cursos de IA generativa que va a implantar en su programa de formación interna Data University.

BBVA está sentando las bases para afrontar el gran reto que supone la aplicación de la inteligencia artificial (IA) generativa en los servicios financieros. Durante las jornadas internas DataFest, el banco relató cómo ya está desarrollando grandes proyectos con proveedores externos y, en paralelo, ha seleccionado diversos casos de uso que se empezarán a desplegar a lo largo de 2024.

La radiografía realizada por el 'Mapa del Emprendimiento 2023' refleja que en España la madurez de las startups sigue en ascenso y la media supera los 3 años de edad. Además, un 58% alcanza el ‘exit’, aunque la mayoría no patenta sus innovaciones. La inteligencia artificial ya es la tecnología más utilizada por las compañías de alto crecimiento, mientras que la perspectiva sostenible se alza como motor de emprendimiento.

En el corazón de la inteligencia artificial se encuentra el 'deep learning', el conjunto de algoritmos que intentan imitar el aprendizaje humano y lograr resolver problemas de forma autónoma. Esta tecnología revolucionaria ya se utiliza en numerosas aplicaciones: desde las sugerencias personalizadas de Netflix hasta las conversaciones de 'chatbots' como ChatGPT o la detección de fraudes financieros.

Los ‘chatbots’ llevan años automatizando tareas cotidianas de atención al cliente, reduciendo tanto la carga de trabajo del personal como los tiempos y costes empresariales. La irrupción de ChatGPT amplía el horizonte de aplicación de esta tecnología y su potencial para agilizar y maximizar procesos, permitiendo diseñar correos electrónicos o arreglar código informático. Su popularidad ha animado a conocidas aplicaciones a lanzar herramientas similares de inteligencia artificial, pero las ventajas que ofrece para ciertas tareas de comunicación y análisis conlleva limitaciones en el entorno empresarial.

BBVA acude a South Summit con el despliegue de su gran oferta financiera para apoyar a los emprendedores con proyectos innovadores. “Queremos acompañar a sus empresas y que nos vean como un socio para impulsar su crecimiento y expansión”, recalcó Roberto Albaladejo, responsable de BBVA Spark. Al mismo tiempo, BBVA ofrece a los visitantes del evento, de la mano de la startup Legendaryum, una experiencia que mezcla generación de contenido a través de IA, metaverso y NFTs.

El interés alrededor de los últimos desarrollos en materia de Inteligencia Artificial, como el uso de ChatGPT o la automatización de ciertos procesos, aumenta día a día. Para darle respuesta, Europa prepara un Reglamento sobre Inteligencia Artificial que está a punto de cristalizar. El nuevo marco jurídico aborda cuestiones éticas y retos de aplicación en varios sectores centrándose en aspectos clave como la calidad de los datos, la transparencia y la supervisión humana. Pero aún tiene algunas cuestiones que debe resolver.

A medida que las industrias y servicios se digitalizan, los riesgos de ciberseguridad se multiplican. Los ciberataques aumentaron un 38% en 2022 frente a 2021 a nivel global, y se calcula que supondrán un coste de 8 billones de dólares este año. En manos de empresas de ciberseguridad innovadoras, tecnologías como la biometría, la inteligencia artificial o el 'big data' se posicionan como el valor diferencial para hacer frente al fraude 'online'.

El banco ofrece a sus científicos e ingenieros de datos un amplio ecosistema de formación continua, tanto propia como en alianza con universidades e instituciones educativas internacionales de alto nivel, para que puedan aplicar los últimos avances en inteligencia artificial, ‘machine learning’ y analítica avanzada al desarrollo de productos financieros de vanguardia. Además, también ofrece formación a otros perfiles profesionales para que puedan utilizar la analítica de datos para resolver los retos de negocio en sus áreas. En solo 5 años, Campus BBVA ha formado a través de Data University a más de 50.000 empleados, entre ellos 900 científicos de datos.