Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Comercio 11 feb 2015

Invertir en oro, una buena opción en tiempos de crisis

Esta crisis financiera mundial ha dejado en claro que el dinero es un bien tan volátil que puede desvalorizarse de un plumazo. Nada se deprecia más rápido que un billete y esa costumbre que tenemos de querer tocar el papel para sentir que es nuestro se diluye a diario.

Pero también este descalabro económico que sacude como tempestad al mundo no es más que un claro ejemplo de que en la actualidad, la inagotable fuente de las inversiones puede ser la salvación para algunos, como la ruina para muchos. La necesidad de conseguir ganancias rápidas y con poco riesgo es uno de esos errores que nos costará caro asumir.

Lo cierto es que el mundo de las finanzas ve a diario caer las bolsas, sufrir los resultados negativos de los fondos de inversión, el estado de terapia intensiva del sector inmobiliario y el cada vez más evidente descenso en el precio del dinero, que se traslada a la caída en las rentabilidades de los ahorros de los pequeños inversores.

Sin embargo existe una alternativa, tan vieja como rentable, el oro. Este metal precioso es en cada uno de los momentos difíciles de la economía el refugio universal de los inversores. Y esta tendencia no escapa las grandes fortunas, el oro es la salida transitoria que asegura no perder el valor de nuestra inversión, mientras soportamos este tsunami.

Los expertos sostienen que el precio del oro subirá “significativamente” a corto plazo, en gran medida por la demanda de inversión, pero comenzará su cuesta descendente a largo plazo. Sin embargo, a diferencia de los que está ocurriendo con las monedas más importantes, incluso el franco suizo, o la libra, el oro continúa entre los preferidos por los inversores.

La tendencia para los próximos dos años es que siga incrementándose la cantidad de inversores en este metal precioso y se esperan precios más altos sostenidos del oro en dólares en el 2009 y el 2010.

El oro como inversión en si misma y en épocas de relativa tranquilidad económica ha perdido importancia entre los inversores, ya que antes de esta crisis y en especial en los últimos años, por cada onza de oro extraída, no ha habido suficiente demanda física para ese producto. El estallido de las finanzas internacionales permitió que el oro suba, por el refugio clásico de inversión.

¿Por qué comprar oro?

– En épocas de inestabilidad económica, es una de las pocas inversiones que no depende de decisiones gubernamentales.
No se devalúa tan fácilmente como si ocurre con el dinero. Es una inversión universal.
– Está completamente al margen de un proceso inflacionario.
– No es una inversión que requiera grandes desembolsos, se puede comprar a medida que juntamos dinero.
– Es una buena forma de ahorrar con vistas a la jubilación.

¿Dónde y bajo que condiciones podemos comprar oro?

– Es fundamental comprar este metal en joyerías, ya que los bancos no le hacen en España.
– Pero los más importante es asegurarnos la pureza del oro (999 es la máxima) y, si estamos interesados en adquirir un lingote, deberá tener un cuño reconocido internacionalmente.
– Otra de las claves radica en solicitar al vendedor que nos confeccione una factura (es la única forma de conocer la procedencia del oro).
– Exigir que los lingotes lleven un certificado de la empresa que los fabrica, con el peso, la marca, la ley, el número de identificación y la fecha de fabricación.

¿Como puedo comprar oro?

– Una de las formas más comunes a través de lingotes de 100, 500 o 1000 gramos. Cuanto menor sea el peso, el precio es más alto.
– Muchas personas adquieren este metal comprando joyas. En este tipo de operaciones el precio es más alto.

Otra forma puede ser por medio de monedas. Aquí encontramos una gran variedad de productos, pero siempre debemos recurrir a vendedores especialistas. Cuidado en este aspecto, porque debemos pagar por la cantidad de oro fino que contiene la moneda, no por su peso bruto (la onza troy son 31,10 gramos de oro fino).

Foto covilha

Otras historias interesantes