Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Arte,cultura y espectáculos Act. 17 ene 2017

La Argentina del siglo XIX vista desde los jardines de la Fundación BBVA Francés

Fotografía de Sir Horace Rumbold Argentina Fundación BBVA Francés

Con una importante convocatoria de público se presentó en la Fundación del BBVA Francés el libro ‘El gran río de plata: apuntes de una estadía en Buenos Aires en 1880 y 1881’, escrito por Sir Horace Rumbold, ministro inglés de la época que residió en la casona porteña que hoy es sede de la Fundación.

El libro fue editado por primera vez en Inglaterra en 1887 y luego traducido al español por Teresa Caro de Ballester, quien además es miembro de la familia Atucha, antigua propietaria de la casona ubicada en 11 de Septiembre 1990, donde actualmente funciona la Fundación del banco.

Rumbold se convirtió en un cronista de la época al escribir su primer libro con la intención de dejar constancia de sus experiencias en la Argentina y, al mismo tiempo, incluir datos que pudieran servir de guía para cualquier británico que quisiera viajar al país.

Teresa Caro relató la anécdota que hizo posible que se encontrara con la obra. Recordó que mientras estudiaba en Estados Unidos, un amigo arquitecto le regaló un ejemplar de segunda mano del libro de Rumbold ya que ella regresaba a Buenos Aires y le pareció oportuno por el título y el contenido, entregárselo como recuerdo.

Cuando lo abrió, por azar encontró en una de sus páginas el grabado de una villa en Belgrano y, en ese momento, reconoció que se trataba de la casa de su madre, donde ella había pasado su infancia junto a sus primos, tíos y abuelos. Después de leerlo supo que Rumbold le había alquilado la casa, mientras duró su estadía en Buenos Aires para alejarse del calor y el polvo de la ciudad, a Adela Saraza de Atucha, la bisabuela de Caro.

El jardín, un oasis de ambiente apacible

Según testimonios el Ministro inglés, solía sentarse a la tarde a leer en la galería de la entrada de la casa, que en ese entonces quedaba frente a las barrancas del Río de La Plata. Aunque su mayor fascinación era el jardín, un oasis de ambiente apacible, rodeado de acacias, árboles frutales y arbustos.

El arquitecto Juan Ballester, esposo de Caro, fue quien la animó a traducir el libro al español y, años más tarde, Monseñor Eugenio Gusta le dijo que sería interesante dar a conocer este trabajo y que podía contar para publicarlo con la Editorial Sur, perteneciente a la Fundación que creó en 1962 Victoria Ocampo.

En el evento de presentación del Libro, también estuvieron presentes Gonzalo Verdomar Weiss, director de Relaciones Institucionales de BBVA Francés, institución que actualmente es la propietaria de la casa; Javier Negri, presidente de la Fundación SUR y Laura de Estrada de Aguirre, quien realizó una reseña de los principales aspectos socio-culturales de Buenos Aires a finales de siglo XIX.

«En ningún país como en éste las mujeres de la clase alta son tan superiores a los hombres en todos los aspectos

Aguirre se refirió a las impresiones de Rumbold sobre el inconfundible aroma a sangre que llegaba de los mataderos y que cubría la capital con un olor nauseabundo, la dificultad y lentitud con la que se viajaba en los distintos medios de transporte, lo fastidioso que le resultaba la alta cuota de familiaridad y el excesivo contacto físico entre las personas, aún con aquellas con las que no tenía demasiada confianza.

Con respecto a las mujeres, mencionó que el embajador aseguró que “En ningún país como en éste las mujeres de la clase alta son tan superiores a los hombres en todos los aspectos”.

Mientras caía la tarde y ante la escucha atenta de la audiencia, la atmósfera se tornó mágica. Estrada concluyó su exposición con una reflexión de Rumbold acerca de cómo vislumbraba el futuro de la Argentina, lo que resultó inspirador y nostálgico: “El destino nacional de éste país puede ser brillante. Se trata de un una tierra de recursos y posibilidades infinitas, arruinarlas sería el triunfo de la perversidad humana”.

“El destino nacional de éste país puede ser brillante. Se trata de un una tierra de recursos y posibilidades infinitas, arruinarlas sería el triunfo de la perversidad humana

Breve perfil de Horace Rumboldt

Horace Rumbold nació en Calcuta, India, en 1829. Su padre servía bajo el conde Moira, Gobernador General de Bengal. A los tres años, luego de la muerte de sus padres, Horace fue enviado a Europa al cuidado de su tía, la duquesa de Polignac. Vivió en París y se educó de forma privada.

A los 20 años, en 1849, Lord Palmerston lo introdujo en el servicio diplomático. Su primer destino fue Attaché, en Torino, que era entonces la capital del reino de Cerdeña. Tuvo una larga sucesión de puestos que lo llevaron a París, Frankfurt, Stuttgart, Viena, Berlín, Chile, Suiza, entre otros.

En 1880 llegó a la Argentina como ministro plenipotenciario de Gran Bretaña. ‘El gran río de plata’ fue su primer libro publicado. Después escribió ‘Recuerdos de un diplomático’, ‘Más recuerdos’, ‘Recuerdos finales’ y ‘La corte austriaca’.

En cuanto a su personalidad, era un conversador brillante y ocurrente. Adepto al piano y al canto. Conocedor de la poesía y de la literatura romántica de Inglaterra, Francia, Alemania e Italia.

Durante la presentación del libro en la Fudnación BBVA Frances, Teresa Caro de Ballester, Laura de Estrada de Aguirre y Javier Negri, presidente de Fundación Sur.

Otras historias interesantes