Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Ahorro 17 oct 2018

La importancia de fomentar el hábito del ahorro en los niños

Ahorrar es una cuestión de hábito y fomentarlo desde una edad temprana ayudará a los niños a entablar una relación amigable con el dinero, que les servirá de base cuando se conviertan en población económicamente activa. Es el primer paso para ser personas financieramente responsables.

En una sociedad en la que desde distintos puntos se estimula el consumo tal vez resulte difícil predicar con el ejemplo, pero no es imposible inculcar a los hijos el hábito del ahorro. Ahorrar significa guardar una parte del dinero, o, en otras palabras, evitar un gasto que no sea necesario de dinero, tiempo o esfuerzo.

De acuerdo con la Encuesta Intercensal 2015 del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi) en México residen 39.2 millones de niñas, niños y adolescentes de 0 a 17 años, lo que representa el 32.8% de la población total.

Los especialistas consideran que enseñar a los niños el hábito del ahorro debe de ser un tema lúdico, que se puede hacer en familia y en las instituciones educativas. De hecho, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia o Unicef (por sus siglas en inglés) ha trabajado de cerca con diversas organizaciones para fomentar la educación social y financiera en los infantes.

Palabras sencillas y conceptos claros

Si se entiende que el dinero no se da en árboles y que se obtiene a través del trabajo y del esfuerzo, el “domingo” o mesada puede tener otro significado cuando se les otorga a los hijos no como una obligación de los padres sino como recompensa a ciertos objetivos muy sencillos que sean alcanzables de acuerdo con la edad.

El dinero sirve también para gastar. Ponerse objetivos de ahorro es muy importante. Un niño que inicia la educación básica puede empezar a comprender este concepto. Darles dinero semanal y una alcancía pueden ser un formidable recurso para que comiencen a entender el valor del dinero. Saber que pueden gastar, pero que deben ahorrar una parte del dinero que tienen asignado para toda la semana.

Alcanzar objetivos o metas. El ahorro enseñará a los pequeños a tener objetivos de compra —un juguete, un libro, un regalo para un familiar, etcétera— y así obtener como recompensa la satisfacción de haberlo logrado. De esta manera el concepto se materializa cuando se obtiene algo con base en el ahorro.

Armarse con el valor de la paciencia. Inculcar este valor no es fácil y cualquier rabieta puede poner a los padres ‘en jaque’ ya que los niños cada vez tienen menos tolerancia a la espera. Quieren todo en el momento y la frustración no se hace esperar, pero poco a poco los niños aprenden cuando tienen el poder de tomar decisiones. Algunas veces comprarán algo por el total de su ahorro, otras gastarán una parte, o bien aprenderán a guardarlo y seguir ahorrando para comprar otra cosa de mayor valor.

En la escuela de padres no existe nada escrito, pero inculcar este hábito debe ser tan importante como enseñarles a ‘cepillarse los dientes’, para que cuando crezcan puedan tener una buena salud financiera.

BBVA Bancomer ofrece a sus clientes y no clientes talleres de educación financiera. Como padres de familia es recomendable acercarse a ellos, ya que de manera sencilla y práctica se puede aprender (en línea, o de manera presencial) a ser financieramente responsables, pero, sobre todo, hacerse de herramientas útiles para enseñar a los hijos predicando con el ejemplo.

Otras historias interesantes