Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Tecnología 14 mar 2017

La Industria 4.0 es mucho más que el internet de las cosas

Fuera de los focos mediáticos y de las modas, la industria avanza en su digitalización. Se habla mucho de la importancia de conectar todas sus máquinas, el internet de las cosas, pero las transformaciones serán profundas y de todo tipo.

Cuando se hace referencia a la revolución digital es frecuente centrarse en sus aspectos más llamativos y cotidianos: las redes sociales, marcas como Apple, el milagro de que Google parezca saber siempre lo que queremos, los coches que se conducen solos… Sin embargo, fuera de los focos también se están produciendo enormes transformaciones, probablemente de mayor calado: es en el sector industrial donde la digitalización puede tener un mayor impacto económico.

La llamada Industria 4.0 fue la protagonista de una reciente jornada organizada por el Instituto de Economía Digital de la escuela de negocios ESIC. El evento ayudó a desmontar alguna ideas preconcebidas sobre este concepto, que David Pozo, director técnico de Siemens España, definió como la sustitución de la fuerza cognitiva humana por la de las máquinas.

Pozo recalcó que la Industria 4.0 “es mucho más que una cuestión de internet de las cosas, de conectividad, como se suele pensar. La automatización de los procesos de ingeniería que se utilizan es clave”. La revolución digital afecta de muchas maneras a la industria, y Pozo puso el ejemplo de la empresa vasca Wavegarden, una ingeniería que se dedica al desarrollo, diseño, fabricación e instalación de sistemas de generación de olas y lagunas para el surf, como ya ha hecho en instalaciones en el País Vasco, Gales y Estados Unidos. Usando los datos que recopila de los surfistas, Wavegarden ya está optimizando el diseño de su máquina para ganar robustez y obtener olas que se ajusten al nivel de cada uno de los deportistas.

La realidad virtual y la aumentada también están empezando a tener una gran incidencia en la producción industrial. Pablo Aguirrezábal, investigador senior en Tecnalia Research & Innovation y profesor en ESIC, ha recopilado algunos de estos usos en un reciente informe. La realidad virtual es especialmente útil para formar personal sin necesidad de parar las máquinas o incluso las líneas de producción, y también para hacer simulaciones del diseño de nuevos productos y planificar virtualmente su ubicación.

Al tiempo que cambian las tecnologías, también deben adaptarse las estrategias y mentalidades empresariales, siendo más flexibles y dinámicas. Juan Gascón, director de Innovación de AMETIC, la asociación de empresas de electrónica, TIC y telecomunicaciones, puso un ejemplo gráfico: “Si una empresa española agroalimentaria crea un invernadero inteligente con el que logra mejores verduras y hortalizas, lo que tiene que hacer no es centrarse en las verduras y hortalizas, sino en vender por todo el mundo esa tecnología”.

El cambio de paradigma ya está aquí, y no se limita a casos aislados: “El foco industrial ya ha pasado del hardware al software”, explicó Pozo. “Antes, la amortización de una máquina podía ser muy importante para una industria, ahora es muy fácil cambiar el hardware con un nuevo software. Y desde el punto de vista comercial, la facturación ha cambiado: antes se vendían máquinas, ahora se venden productos y servicios”.

Luis Martín, consejero delegado de la consultora digital Barrabés, aseguraba en una entrevista para el Centro de Innovación de BBVA que “el ritmo con el que la industria se está digitalizando es brutal: no mecanizando ni automatizando, sino digitalizando. Eso significa que se pueden controlar los procesos de extremo a extremo, con información, poder y capacidad de decisión para el usuario final en cada momento. Aumentan las posibilidades de escalabilidad, y también la complejidad”. Las ‘ciber-fábricas’ pueden resultar todavía demasiado complicadas y ajenas, pero van a mejorar nuestra vida. Hace dos siglos, nuestros antepasados ya vivieron una situación parecida con la primera revolución industrial.

*Si te ha resultado interesante este artículo y quieres saber más sobre transformación digital e innovación, síguenos en LinkedIn y visita la página web de BBVA Careers para unirte a nosotros.

Otras historias interesantes