Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cómo elaborar un curriculum vitae brillante

Evitar palabras muy utilizadas o añadir logros no académicos puede hacer que tu currículum destaque por encima del resto de los candidatos. Lo que se busca en un trabajador hoy en día no es lo mismo que lo que se buscaba hace unos años. Además, las nuevas tecnologías y lo que se considera un logro profesional son factores que van cambiando con el tiempo.

Es posible que tengamos un buen currículum, bien redactado y pensado. Que no tenga faltas de ortografía. Que hayamos destacado los puntos en los que somos buenos. Pero aún así no conseguimos llamar la atención del responsable de contratarnos, que puede tener sobre la mesa decenas de currículums tan válidos como el nuestro. A veces no necesitamos un buen currículum, sino uno brillante.

Evitar las palabras más oídas

Todos los años hay palabras que se utilizan mucho, se abusa de ellas. Se ponen de moda. El problema es que al que empieza la moda le resulta bien, pero el uso generalizado de las mismas lo que consigue es cansar a la persona que tiene que leer los currículums. Como eso no es lo que queremos, es mejor utilizar sinónimos u otras expresiones para decir lo mismo.

Por ejemplo, Linkedin publicó las palabras más utilizadas en los historiales, utilizando la que probablemente es la base de datos de currículums más grande del mundo:

  • Estratégico
  • Creativo
  • Efectivo
  • Paciente
  • Experto
  • Organizacional
  • Impulsado
  • Innovador
  • Analítico

¿Está tu cv lleno de estas palabras? Es posible que entonces haya miles de currículums que utilizan las mismas palabras y que son tu competencia, ¿estás seguro de querer seguir usándolas? En cambio, es mejor que utilices palabras de acción: finalización, venta, reducción de costes, incremento, etc. Las palabras que hablan de resultados suenan mucho mejor a un potencial empleador.

Logros no laborales o académicos

Este es un aspecto conflictivo, pero una tendencia que algunas empresas están considerando es valorar logros que no son laborables ni académicos, pero que contribuyen a destacar habilidades intangibles del candidato.

Desde hace años se utiliza este sistema de incorporar a los currículums  talentos que se pueden demostrar. Por ejemplo, supongamos que somos expertos de la programación en un lenguaje determinado.  Una forma de sacarle partido  sería tener un blog o participar en foros de debate sobre ese lenguaje.

Otras experiencias menos tangibles,  pero que mostrarían otras capacidades, podrían ser: haber presidido un club de deportes, haber sido experto en inversión en bolsa en la universidad, o haber batido los récords de venta de camisetas para el viaje de fin de estudios.

Actualmente se habla incluso de que los logros en juegos online como World of Warcraft pueden ser una forma interesante para  que los buscadores de empleo aprovechen sus destrezas para destacar sobre otros candidatos. No obstante, incluir estas habilidades en el currículum sigue generando disparidad de opiniones.

Ante la duda, lo mejor es seguir los consejos de toda la vida para las solicitudes de trabajo: por una parte, averiguar qué es lo que se va a valorar mejor y, por otra,  si incluir o no ciertas cualidades será útil para la organización a la que queremos incorporarnos. En este sentido, muchas empresas incluyen en su web información sobre el perfil deseado para el puesto.

Nuevos formatos

Los nuevos formatos de currículums son cada vez más relevantes en el mercado laboral. No se trata sólo de expresar las cosas en un papel; una forma de destacar es presentar algo diferente del resto. Algunas plataformas online ya ofrecen al candidato la posibilidad de colgar un vídeo currículum adjunto a su solicitud, algo que ya valoran positivamente las empresas. Sin embargo, hacer un vídeo currículum necesita su tiempo y su trabajo, y no es una opción recomendada para todo el mundo ni para todas las profesiones.

También se valoran los currículums originales, por ejemplo muy adecuados para diseñadores gráficos, ya que les permiten destacar su creatividad y estilo. Otros ofrecen portafolios o ‘books’  y enlaces los mismos, ya sea en webs creadas a tal efecto o en plataformas especializadas como devianart.

No es sólo el CV: la entrevista es fundamental

Un problema con el que veces se encuentran los entrevistadores  es que el candidato no sabe presentarse. No sabe explicar lo que puede aportar ni tampoco destacar sus puntos fuertes para hacer entender a su interlocutor por qué debe contratarle. Los primeros minutos de la entrevista son vitales para dar una buena impresión y seguir en el proceso de selección.

Si tuvieras dos minutos para explicar a una persona por qué tiene que contratarnos ¿qué le dirías? A esto se le llama ‘elevator pitch’ o discurso de ascensor. La idea consiste en ser capaces de explicarle al interlocutor, en muy poco tiempo,  aquello en lo que creemos poder aportar.

El ‘elevator pitch’ es algo que utilizan mucho las empresas que buscan inversión, pero también es útil emplearlo en una entrevista de trabajo. Supongamos que nos preguntan ¿háblame de ti? ¿Acaso no es bueno saber responder en dos minutos? No se trata sólo del currículum, sino de que, una vez visto el papel, les guste lo primero que oigan salir de nuestros labios.

Otras historias interesantes