Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

El empleo del futuro

Miguel Cardoso, de BBVA Research, afirma que desde los albores de la primera Revolución Industrial, el cambio tecnológico ha producido una mezcla entre entusiasmo y preocupación en la población. Entusiasmo por la mejora en el bienestar que normalmente viene con el progreso tecnológico, pero, preocupación ante la posibilidad de perder el puesto de trabajo, la precarización del empleo o, simplemente, la concentración de la riqueza.

¿Cuál es el riesgo de automatización del empleo en España?

En un trabajo reciente se ha tratado de determinar cuáles son las características del puesto de trabajo de una persona que lo hacen más automatizable. Y se ha podido determinar que alrededor de un 36% de las ocupaciones en España están en riesgo de ser automatizadas. Este es un nivel relativamente similar al que se observa en Finlandia, pero por debajo de lo que se observa, por ejemplo, en Alemania o Estados Unidos. Esto ocurre como consecuencia, sobre todo, de la mayor participación del sector servicios en la economía española y, por lo tanto, la menor presencia de actividades rutinarias que pueden ser automatizables.

¿Qué características disminuyen el riesgo de automatización?

Se ha podido observar que las características que disminuyen el riesgo de automatización de un puesto de trabajo son factores como el grado de formación, el nivel de responsabilidad, la participación en acciones formativas o, por ejemplo, si la empresa accede a nuevas formas de trabajo.

¿Qué se puede hacer para afrontar este reto?

Para reducir todos los efectos negativos que supone la automatización, es necesario que la sociedad en su conjunto (empresas, familias, sector público) gobierne el cambio a través de la implementación de medidas que ayuden a adecuar la oferta y la demanda de trabajo, que mejoren la eficiencia en el funcionamiento del mercado de trabajo y que se implementen las políticas redistributivas adecuadas. De tal manera, se puede impulsar la adaptación a estos nuevos cambios, siempre que los costes que vengan acompañados en términos sociales sean reducidos.

Otras historias interesantes