Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Bancos centrales 08 mar 2019

Mario Draghi responde en todos los frentes

Todos los ojos estaban puestos en la posibilidad de que el Banco Central Europeo (BCE) cambiara sus previsiones sobre las futuras subidas de tipos o anunciara nuevas medidas de liquidez. Y Mario Draghi no defraudó: tuvo respuesta para ambas cuestiones. En primer lugar, mantendrá los tipos en los niveles actuales al menos hasta el final de 2019 y anunció una nueva serie de subastas de liquidez a largo plazo. Así lo destaca BBVA Research en su informe ECB Watch.

Desde hace años, el BCE mantiene el discurso de que está preparado para ajustar todos los instrumentos de política monetaria a su alcance para asegurar la convergencia de la inflación hacia el objetivo del banco central. Ayer, el organismo europeo lo hizo de nuevo. Su presidente, Mario Draghi, hizo hincapié en que las medidas aprobadas en su reunión de marzo refuerzan su política “acomodaticia” y que fueron tomadas por unanimidad.

Sin embargo, tal como señala BBVA Research, en esta ocasión hubo debate entre miembros del Consejo de Gobierno del BCE que pedían retrasar la subida de tipos hasta marzo de 2020 y quienes se preocuparon por las consecuencias que esta decisión pueda tener en los bancos.

Estas son las dos medidas anunciadas en detalle. Por un lado, el BCE retrasa sus expectativas de subidas de tipos, desde verano de 2019 hasta al menos finales de año. Así, el tipo de interés aplicable a las operaciones principales de financiación y los tipos de interés aplicables a la facilidad marginal de crédito y la facilidad de depósito se mantendrán sin variación en el 0,00 %, el 0,25 % y el -0,40 %, respectivamente.

Por otro lado, el BCE anunció una nueva serie de operaciones trimestrales de financiación dirigidas a los bancos, a plazo más largo con objetivo específico. Estas subastas de liquidez, conocidas como TLTRO-III (por sus siglas en inglés), se llevarán a cabo entre septiembre de 2019 y marzo de 2021, todas con vencimiento a dos años. El programa consta de siete operaciones.

mario-draghi-bce-ecb-watch-bbva-research

Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo.

Perspectivas económicas a la baja

En cuanto a las previsiones económicas, Draghi reconoció que la desaceleración de la demanda internacional, junto con algunos factores específicos de cada país, han provocado un crecimiento más débil al esperado desde mediados de 2018, un hecho que parece extenderse hasta este año. Como resultado, el BCE ha rebajado sus previsiones de crecimiento económico en 6 puntos básicos, hasta el 1,1% en 2019. Sin embargo, ha moderado esta revisión para 2020, sólo en un punto básico, hasta el 1,6%. La previsión para 2021 se mantiene sin cambios en el 1,5%.

La probabilidad de una recesión y del desanclaje de las expectativas de inflación sigue siendo muy baja

No obstante, como apunta el informe de BBVA Research, Draghi destacó que el balance de riesgos continúa inclinado a la baja, dado que las decisiones del BCE tomadas en esta reunión no pueden resolver los obstáculos globales que afectan a la zona euro, como el Brexit, el proteccionismo, mercado emergente vulnerabilidades o la desaceleración en China y los EE. UU. Sin embargo, Draghi recalcó que “la probabilidad de una recesión y del desanclaje de las expectativas de inflación sigue siendo muy baja”.

El ECB Watch concluye que, en general, el mensaje del BCE ha sido más moderado de lo esperado. Así, valora positivamente la reacción del BCE a las peores perspectivas económicas para Europa con esta combinación de medidas. “Aunque faltan muchos detalles, proporciona más liquidez de la esperada”, destaca.

Otras historias interesantes