Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Educación financiera 29 ago 2018

El miedo y el desconocimiento frenan a los europeos a la hora de invertir

Los europeos confían en su mayoría en los productos de ahorro y temen invertir su dinero. Esta es una de las principales conclusiones del Primer Barómetro Europeo de la Inversión en Rentas de JP Morgan Asset Management de 2018, en la que han participado ciudadanos de España, Italia, Gran Bretaña, Bélgica, Alemania y Austria.

A pesar de que los encuestados han experimentado los efectos de la bajada de los tipos de interés en sus productos de ahorro, lo que ha mermado su rentabilidad, la mayoría siguen evitando los productos de inversión. Según JP Morgan Asset Management, este rechazo puede poner en riesgo su futuro financiero a largo plazo. Aunque más de la mitad de los encuestados se estén planteando un horizonte de inversión a medio o largo plazo, cuando se les preguntó cómo planeaban invertir en los próximos 12 meses, la mayor parte de ellos no lo sabían (43%) o bien tenían previsto seguir invirtiendo en liquidez y quedarse con sus cuentas bancarias (36%).

Perfil conservador

Ante la pregunta de a qué se debe esta tendencia, los europeos confiesan que es porque temen asumir riesgos y posibles pérdidas de capital y además, no conocen lo suficiente cómo funciona el sector de la inversión. El 23% de los participantes afirmó que no sabe nada sobre este tema y el 22% que no invierten por miedo a las fluctuaciones del mercado y las posibles pérdidas.

La aversión al riesgo es mayoritaria entre los encuestados ya que las opiniones hablan en su generalidad de preservar el capital antes que aumentar la rentabilidad (40%) y de la prudencia como rasgo de carácter a la hora de invertir (30%) lo que define un perfil conservador en la mayoría de los encuestados. Respecto al desconocimiento, casi la mitad de los participantes (el 43%) no sabían que determinados productos, como los bonos o las acciones, pudieran ser una fuente de rentabilidad periódica y el 68% no estaba al tanto de cómo puede ayudarles en su ahorro un fondo de inversión diversificado.

Renunciar a rentabilizar el ahorro es un riesgo ya que la inflación merma el poder adquisitivo de los individuos. Solo en un año, en el que la persona no haya obtenido retorno de su ahorro, se habrá empobrecido a un nivel equivalente a la tasa de inflación. Invertir de una forma planificada y con un buen asesoramiento puede ser una buena manera de lograr más seguridad financiera a largo plazo. ¿Cómo conseguirlo?

Diversificar

Si se apuesta por un sola opción y esta sale mal, se perdería parte del capital o el total, por lo que lo más recomendable es crear una cartera de inversiones diversificada en la que el dinero se reparta en varios activos.

Minimizar el riesgo 

Dada la aversión al riesgo a la hora de invertir de los europeos, esta cartera diversificada debería estar compuesta, en su mayoría, por activos de bajo riesgo y un porcentaje más bajo de renta variable. Los activos más conservadores permiten darle al inversor la tranquilidad y estabilidad que necesita y los más volátiles, elevan la rentabilidad con un nivel de riesgo controlado.

No hacerlo de golpe 

Es preferible ir invirtiendo poco a poco, de forma escalonada, que no de una sola vez y a un único precio. De esta forma, el inversor se beneficia de los distintos precios que ofrezca el mercado en los momentos en los que opere.   

Para ayudar a sus clientes, BBVA ha puesto en marcha BBVA Invest, un novedoso modelo de asesoramiento y contratación de fondos de inversión, disponible en el móvil, la web y la red de oficinas de la entidad financiera. Este sistema permite obtener el máximo rendimiento de la cartera de inversión, según las necesidades de cada persona y siempre con un riesgo controlado.

Otras historias interesantes