Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Inversiones 26 oct 2017

Mujeres, tecnología e inversión: una apuesta de futuro

En tecnología, la presencia de mujeres tanto emprendedoras como inversoras es todavía muy desigual. Sin embargo, cada vez hay más iniciativas que ven el binomio mujer-tecnología como una oportunidad.

“El 60% de los licenciados universitarios del mundo son mujeres, que además, suelen tener mejores notas que los hombres. Las mujeres también son las que toman el 80% de las decisiones de compra en el mundo. En cambio, sólo el 15% llega a puestos directivos y el 16% emprende su propio negocio”. Cifras no le faltan a Elena Gómez del Pozuelo, emprendedora en serie, ‘business angel’ y CEO de BebeDeParis.com.

“Hay estudios”, prosigue la CEO, “que aseguran que cuando el consejo de administración de una empresa está compuesto por hombres y mujeres, y hablo de mujeres en plural, aumenta un 18% su rentabilidad”.

“La diversidad es rentable. Nuestras empresas tienen que ser más innovadoras. Y para ello, van a tener que ser más diversas”, concuerda María Eugenia Girón, ‘angel investor’ y presidenta de la Fundación para la Diversidad en España.

Ambas participaron en el panel ‘Who runs the world? Women investing in tech’ del South Summit 2017, junto con Clémence Campillo, COO y CMO en Seed & Click; Emma Fau, fundadora de EU Capital; Vanessa Colomar, socia en Invoke Capital; Andrea Martinelli, consejera de inversión y desarrollo de negocio en SM Genomics y Pharmacelera; Sylvie Lemaire, desarrolladora de negocios y liderazgo en Bretagne Commerce International; y Anne-Valérie Bach, socia en Serena Capital.

mujeres_tecnologia_south-summit-2017-BBVA

De izquierda a derecha: Clémence Campillo, Emma Fau, Vanessa Colomar, María Eugenia Girón, Andrea Martinelli, Sylvie Lemaire, Anne-Valérie Bach y Elena Gómez del Pozuelo.

Una mesa redonda en la que salió a relucir cómo la brecha de género se refleja también en la inversión: “Según un informe de la Asociación Española de Business Angels (AEBAN), en 2015 la proporción de mujeres ‘business angels’ en España era del 8%. En 2016 sólo ha aumentado hasta el 9%”, comenta Andrea Martinelli. Un porcentaje muy inferior al 14% de Reino Unido o el 20% de EE. UU. en 2015.

Martinelli sabe de lo que habla. Empezó a invertir en empresas en 2012 y forma parte de SWAN —Spanish Women Angel Network—, la primera red de ‘business angels’ para mujeres en España. “Es necesario que haya más mujeres inversoras, más equilibrio, más diversidad”, insiste. Ella pone su grano de arena como mentora en el programa del IESE WA4E —Women Angels for Entrepreneurs— y está trabajando en la creación de Impulse4women, un proyecto que persigue que emprendedoras, mujeres dedicadas al capital riesgo y ‘business angels’ colaboren entre sí.

¿Qué es el ‘FemTech’?

Son semillas del denominado ‘FemTech’, un término que surgió en torno a las ‘startups’ tecnológicas que desarrollan productos de salud centrados en la mujer y que, por extensión, empieza ya a forjarse como un fenómeno más amplio que engloba otras iniciativas que unen mujer y tecnología.

Rising Tide Europe lucha también en este frente. Se trata de un fondo de inversión europeo con dos particularidades: invierte en ‘startups’ europeas y todas las que lo componen son mujeres.

María Eugenia Girón es la representante española en su comité de inversiones: “El número de inversoras en Europa es muy pequeño. Por eso, quisimos hacer algo para que esto cambiase”, indica la empresaria, que también hace ‘angel investing’ a través de la plataforma suiza Go Beyond. “En el primer fondo que montamos hubo 100 mujeres europeas coinvirtiendo en ocho startups. Ahora ya vamos por el segundo, con el que llevamos tres inversiones y lo formamos otras 100 mujeres de 26 países”.

Panel ‘Who runs the world? Women investing in tech’ (South Summit 2017).

Pero, además de invertir, Rising Tide “es un mecanismo para compartir experiencias, aprender, hacer ‘networking‘ e inspirar a otras mujeres que quieran probar esta forma de participar en el mundo de la empresa y los negocios”, añade Girón.

Cuestión de perspectiva

En su opinión, el hecho de ser mujeres no es un factor diferencial a la hora de invertir. Sin embargo, “es cierto que para valorar proyectos orientados a mujeres, la perspectiva femenina ayuda. Cuando vemos que algún equipo de las startups en las que invertimos no incluye a ninguna mujer, nos preguntamos, ¿cómo es posible?”

Las mujeres tienen mucho que aportar, dice también Gómez del Pozuelo, porque conocen muy bien a los clientes, entre los que están ellas mismas. “Si al menos la mitad de las decisiones de compra las toman las mujeres, ¿cómo pueden no estar en los consejos de las compañías?”.

La falta de mujeres inversoras puede traducirse en un obstáculo para que proyectos liderados por mujeres u orientados a un público femenino consigan financiación, porque los inversores —habitualmente hombres— pueden no entender o no empatizar con sus proyectos, explica Girón.

Gómez del Pozuelo lo ha experimentado en carne propia: “Cuando estábamos buscando financiación para Womenalia”, una red de mujeres profesionales, de la que es presidenta, “fuimos a ver a un ‘venture capital’. El consejo, formado por cinco hombres, analizó la posibilidad de invertir, y nos dijo: ¿para qué está Womenalia, si ya existe LinkedIn? No lo entendían porque ellos no han tenido la necesidad que cubre esta iniciativa”.

Por último, el éxito y la visibilidad de emprendedoras es fundamental para cerrar este círculo virtuoso: “En la medida en la que haya más modelos de referencia de mujeres emprendedoras con éxito, inspirará a otras”, concluye Gómez Girón.

* Si te interesan los temas de talento y empleo, síguenos en LinkedIn para obtener más información sobre temas similares. 

Otras historias interesantes