Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Exposiciones 18 jun 2018

El Museo del Prado redescubre a Lorenzo Lotto, el retratista más moderno del Renacimiento

Francisco González y José Pedro Pérez-Llorca, presidentes de BBVA y del patronato del Museo del  Prado, han inaugurado hoy la primera gran exposición monográfica dedicada a los retratos de Lorenzo Lotto. Coorganizada con la National Gallery de Londres, la muestra cuenta con el patrocinio exclusivo de la Fundación BBVA.

Lorenzo Lotto fue uno de los artistas más fascinantes del Renacimiento. La variedad de sus retratos y la preocupación por representar los estados de ánimo de sus personajes le convirtieron en el primer retratista moderno. Sin embargo, no había recibido el reconocimiento que su obra merece hasta hace unos pocos años .

 “Lotto es uno de los pintores más singulares de todo el Renacimiento y uno de los retratistas más importantes de toda la historia occidental. Es posible que Tiziano fuera mejor retratista que Lotto, pero una exposición de Tiziano es más aburrida porque la variedad de recursos que utiliza Lotto es enorme”, afirma Miguel Falomir, director del Museo del Prado y comisario de la muestra junto con Enrico Dal Pozzolo, de la Universidad de Verona.

Vídeo de la exposición 'Lorenzo Lotto. Retratos', organizada por el Museo del Prado y la National Gallery

La exposición, que estará en la pinacoteca madrileña del 19 de junio al 30 de septiembre, incluye 38 pinturas, diez dibujos y una estampa, que permiten contemplar cómo el artista italiano se aparta de las corrientes imperantes en la época para centrarse en la psicología de sus personajes y utiliza los objetos para representar las aficiones y aspiraciones de los retratados. La muestra incluye también una quincena de esculturas y objetos similares a los representados en los retratos, como un rosario del siglo XVII, un anillo de oro del XVI o una camisa de encaje y lino de la misma época.

Entre las novedades que introdujo Lotto figura el retrato matrimonial, que reunía a los cónyuges en una misma obra, acompañados de objetos y elementos susceptibles de una lectura simbólica. Hasta entonces, en la pintura italiana el matrimonio se representaba en dos cuadros (uno para el hombre y otro para la mujer).

Ejemplo de esta nueva forma de retratar el matrimonio, explica Falomir, es ‘Micer Marsilio Cassotti y su esposa Faustina’, un cuadro, propiedad del Hermitage de San Petersburgo (Rusia), donde la pareja está representada en compañía de un cupido socarrón que mira al marido, y con un yugo a la espalda.

Lorenzo Lotto. Micer Marsilio Cassotti y su esposa Faustina, 1523 (Museo del Prado)

Lorenzo Lotto. Micer Marsilio Cassotti y su esposa Faustina, 1523 (Museo del Prado)

“También trabajó con un nuevo formato horizontal –hasta el momento los retratos eran verticales– que le permitió incluir objetos que reflejaban las inquietudes del personaje, con lo que cuenta también su vida (…) Nos ayuda así a entrar en la dimensión social y material de la realidad del momento”, añade Falomir.

Criptorretratos

Otra de las especialidades de Lotto fueron los criptorretratos. Esta técnica consistía en presentar a los retratados con los atributos de los personajes con los que se identificaban, ya fuera una deidad clásica como Venus, una heroína o un santo de su especial devoción. Particularmente abundantes fueron los retratos de dominicos con los atributos de santos de su orden. Es muy probable que los encargaran sus comunidades como “espejos de virtud” para sus miembros.

La exposición se cierra con el testamento ológrafo del pintor italiano, sellado con la “grulla levantando el vuelo”, que representa, en opinión de Falomir, “el ansía del alma espiritual de elevarse al mundo de las ideas”.

Otras historias interesantes