Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Exposiciones 09 jul 2020

La contradicción y coincidencia de la realidad desde seis perspectivas distintas

Desde lo profundo de una cueva en la región mixe de Oaxaca, México, hasta un despreocupado sueño en el interior de un automóvil en una de las ciudades más grandes del mundo, Erik Tlaseca, artista visual y beneficiario del Programa BBVA – MACG, explora el significado de lo que es habitar un cuerpo.

Tlaseca presenta en la exposición ‘Parasitage. RUIDOS NEGROS’, del Programa BBVA – Museo de Arte Carrillo Gil (MACG), su video ‘Algún día llegará la noche’. Mediante la investigación, el trabajo de campo y una simbiosis realizada con los artesanos tejedores de palma de la zona mixe, el artista se benefició de la magia y sensibilidad ancestral de San Pedro Jocotipac con lo que elaboró tres pieles completas hechas de palma. Para Erik Tlaseca, cada piel representa una visión del cuerpo y de la realidad, que se contradice con la siguiente. No obstante, entre todas ellas se presentan coincidencias.

Con el uso de materiales cotidianos como el silicón o la licra, Tlaseca integra los tres cuerpos complementarios de su obra. El pausado y despreocupado andar de cada cuerpo, acompañado en ocasiones por varias pieles, representa un cuestionamiento básico en las actitudes del ser humano frente a la vida. Un mismo ser, una misma entidad que se manifiesta en diferentes formas ante una misma realidad, invitando al espectador a reflexionar sobre la coherencia o duplicidad de la conducta humana. El artista mantiene en toda su creación, una relación del cuerpo con la tecnología, en particular con la luz que brota de los dispositivos móviles, actualmente presentes en todo momento y lugar.

Diez artistas y sus obras integran la exposición ‘Parasitage’. RUIDOS NEGROS’, en la que, con distintos acercamientos, trasladan al espectador al presente. En un recorrido virtual, bajo la narrativa del curador invitado Michel Blancsubé, se aprecian los trabajos de la sexta edición del Programa BBVA – MACG.

Otras historias interesantes