Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Adultos 22 jun 2016

Neil Young y The Who reinan en el Mad Cool Festival

La primera edición del festival madrileño Mad Cool Festival resultó ser todo un éxito gracias a unos conciertos únicos. Por encima de todos ellos destacaron las actuaciones de The Who y Neil Young, dos momentos míticos para mantener en el recuerdo. El festival, patrocinado por blueBBVA, ya ha anunciado que volverá el próximo año. Así lo vivimos.

Jueves

Con el caos que suele acompañar el primer día de cualquier festival, abrió sus puertas Mad Cool Festival. En el terreno musical no tardó en demostrar un buen estado de forma. El cantante británico Tom Odell llegó a uno de los escenarios interiores con su piano para sorprender con canciones que sonaban mejor cuanto menos épicas eran. Llegó a congregar a una gran cantidad de público.

La actitud es quizás lo que más destaca de The Kills. Sus canciones rock y ruidosas sonaron espléndidas dentro de la Caja Mágica. Alison Mosshart y Jamie Hince estaban acompañados de un grupo completo para dar más complejidad a su música, aunque siguen utilizando cajas de ritmo y sonidos pregrabados para dar forma a canciones tan celebradas como URA Fever o Black Ballon.

La noche del jueves tenía unos claros protagonistas: The Who. Al numeroso público que abarrotó el escenario principal se le veía emocionado mientras sonaban canciones míticas de una leyenda del rock. Ver a Roger Daltrey hacer en vivo su peculiar helicóptero tocando clásicos como Baba O’Riley y a Pete Townsend entregarse completamente ante un concierto que revivió sus mejores canciones. Un buen inicio para un festival que iría mejorando día a día.

Fotografía de Neil Young Mad Cool

Viernes

El concierto del dúo sueco Kings of Convenience fue de esos especiales que se recuerdan. Puede que tocar en un festival no sea el lugar más adecuado para la delicada música que hacen Erlend Øye y Eirik Glambek, pero supieron cómo hacer que el abarrotado escenario 4, uno de los interiores, disfrutara con sus canciones.

Después era el turno en el escenario grande de Jane’s Addiction tocando íntegramente Ritual de lo Habitual y compitiendo en directo con el partido de la Eurocopa de la selección española. A pesar de eso (y de la pantalla que retransmitía en directo el fútbol), congregaron a un público amplio.

A partir de de ese momento, comenzaba la noche más electrónica de todo el festival con un trío de ases: Caribou, The Prodigy y Die Antwoord. En uno de los escenarios cubiertos, Dan Snaith y los suyos hicieron bailar con su sinuosa y orgánica electrónica. Presentaban un disco fantástico, el maravilloso Our Love, pero también hubo tiempo para tocar éxitos pasados como Odessa o Sun. Imprescindibles.

No fue tan celebrada la actuación de The Prodigy, que sonaron demasiado antiguos. Su música se quedó anclada en una fórmula que no tiene nada de actual. La batalla la ganaron claramente Die Antwoord, con un espectáculo divertido y unos sonidos que suenan actuales.

Fotografía de carpa blueBBVA Mad Cool Festival

Sábado

Probablemente no haya un grupo que encaje menos con el resto del cartel del festival que los neoyorkinos DIIV. El grupo indie liderado por Zachary Cole presentó su segundo trabajo, un disco que mira al shoegaze de frente, aunque no llega a tener canciones tan rotundas como How Long Have You Known? que, por supuesto, sonó en Mad Cool Festival.

Neil Young salió al escenario, se sentó al piano y empezó su esperadísimo concierto con After the Gold Rush. Un inicio emocionante que dejó claro que lo que quedaba por escuchar del maestro Young iba a ser grande. Tan grande como Heart of Gold que sonó a continuación tan sólo con la guitarra, la voz y la armónica de Young. No fue hasta la cuarta canción cuando salió el grupo que le acompaña en esta gira, Promise of the Real. Un concierto que se alargó durante 2 horas y en el que sonaron clásicos indiscutibles como From Hank to Hendrix o Rockin’ in the Free World.

La noche seguía en la carpa de blueBBVA con la actuación de dos jovencísimos djs, Electric Feels que animaron el ambiente durante los tres días del festival con una selección de canciones muy acertada.

Seguía después el espectáculo de Flume, por primera vez en Madrid tras actuar la noche anterior en el Sónar de Barcelona. Con un juego de luces espectacular, las canciones de electrónica y pop del joven productor brillaron en el festival.

El caso de Two Door Cinema Club es bastante peculiar. Un grupo que se dedica a hacer un indie rock efectivo que tiene mucho que ver de los primeros Arctic Monkeys o Franz Ferdinand y con patrones muy similares en cada canción, pero sabe cómo mantener atento y divertido a su público en el mayor escenario de un festival. Eso sí, ni siquiera sus seguidores saben distinguir cuándo ha sonado o no su canción más conocida, que dejaron para el final, What You Know.

El grupo que cerró el festival también sabe muy bien cómo entretener a su público. Capital Cities, versión de Bee Gees incluida, pusieron el broche de oro con su éxito Safe and Sound.

En definitiva, un cartel variado y amplio que promete seguir creciendo el próximo año. Guarda la fecha.

Otras historias interesantes