Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Balance 18 jul 2016

Como Nick Leeson provocó la quiebra del Banco Baring

El Banco Baring se creó en el siglo XVIII por la familia del mismo nombre, empezó dedicándose a los negocios de tejidos pero alcanzó tanta repercusión que llegó a financiar las guerras contra Napoleón y tenía como cliente a la mismísima Reina de Inglaterra. Sin embargo quebró en 1995 por culpa del joven Nick Leeson.

Leeson había trabajado en Morgan Stanley antes de irse a Singapur a trabajar para Baring en el famoso mercado de futuros asiático. En poco tiempo se convirtió en el operador de futuros más famoso de ese mercado, ganando mucho dinero para él y para el Banco.

Los problemas empezaron cuando, para cubrir un error de una empleada de la entidad y evitar su despido, Leeson falseó la contabilidad en unos pocos miles de libras. Lo que en principio fue una pequeña artimaña se convirtió en costumbre cuando, debido a la presión de trabajar en ese mercado, los errores se sucedieron. Estos errores y las diferencias contables sólo se podían “arreglar” realizando más operaciones para intentar recuperar esas pérdidas, lo que aumentaba el riesgo.

Antes de la hecatombe, Leeson copaba el 40% de las operaciones de ese mercado, lo que constituía un grave erroe de control del Banco ya que nadie tenía autorización para operar con tanto volumen. Leeson mantenía una estrategia para operar que funcionaba muy bien cuando no hay una tendencia definida y el mercado se movía en un rango de cotizaciones muy estrecho.

Cuando se produjo el terremoto de Kobe en Japón, y el mercado entró en una clara tendencia bajista, fue el fin. La exposición del Banco era tan grande que ese desplome le llevó a perder más de 1.000 millones de dólares y terminó quebrando.

El asumir cada vez más riesgos para tapar los errores; la falta de control del Banco, que se fió de su operador estrella y no supervisó convenientemente su trabajo, y un desastre natural, acabaron con una entidad que había sobrevivido a guerras, crisis y todo tipo de abatares pero que no pudo resistir el paso de Nick Leeson.

Imagen | Allie_Caulfield

Otras historias interesantes