Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Opinión Act. 27 abril 2020

Nuestro nuevo día a día

Carlos Torres Vila, presidente de BBVA, comparte en el blog interno ‘The Pulse’ su nuevo “día a día” en medio del confinamiento por el COVID-19. “Os animo a todos a que adaptéis vuestras rutinas para asegurar el necesario equilibrio”, escribe.

Hola a todos, espero que estéis bien.

Parece mentira pero ya llevamos semanas confinados, la mayoría de nosotros sin poder salir de casa prácticamente para nada. Aunque poco a poco nos hemos adaptado a esta situación con nuevas rutinas, seguro que todos echamos mucho de menos la “normalidad” anterior.

En mi caso, tengo la suerte de poder trabajar desde casa. Muchas cosas no han cambiado, sigo teniendo muchas “reuniones” internas y externas. Pero se echa mucho de menos la cercanía, los encuentros y conversaciones informales, y también las visitas a los equipos de los distintos países en los que operamos. En su lugar se suceden las “teleconferencias”, una detrás de otra. A muchos os pasará igual, el número de conexiones Webex y Hangout en BBVA se ha multiplicado por ocho, y no deja de crecer. Aunque resultan efectivas y funcionan muy bien, no hay como la agilidad de las reuniones presenciales, el contacto humano que tanto necesitamos.

Muchas de mis “reuniones” tienen que ver con la pandemia: el seguimiento cercano de la salud de nuestros compañeros, los indicadores de salud pública, y otros que forman parte de nuestro plan de continuidad. También con la evolución de los mercados, y de las métricas de negocio, sobre todo las relacionadas con el diseño y despliegue de los planes de ayuda a nuestros clientes: diferimiento de pagos, provisión de liquidez y financiación, utilización de los programas de garantía puestos en marcha por las autoridades.

Como sabéis bien, el apoyo decidido a nuestros clientes y a la sociedad en estos momentos de dificultad es una de las prioridades de BBVA.

Aparte de hablar frecuentemente con inversores y con clientes, en las circunstancias actuales dedico más tiempo a tener contacto continuo con las autoridades. Tras una primera fase volcada en conseguir equipamiento sanitario para salvar vidas, hablamos ahora mucho de cómo mitigar los efectos sociales y económicos del confinamiento, y de cómo podemos acelerar el levantamiento de las restricciones sin poner en riesgo nuestra salud. Una conclusión a la que llegamos invariablemente es la importancia de la colaboración de todos: gobiernos, sector privado y sociedad en general para superar esta crisis.

De todas las “reuniones” de estas últimas semanas, disfruto especialmente los “desayunos virtuales” con algunos de nuestros héroes, compañeros que, por turnos, siguen saliendo a trabajar a la oficina para mantener el esencial servicio a clientes. Transmiten mucha energía positiva, generosidad, y también creatividad. Me hablan de las ventajas de contar con herramientas de gestión remota y de nuestras capacidades digitales en estos tiempos de confinamiento. Me hablan también de lo mucho que nuestros clientes aprecian las “llamadas de cercanía”, las que hacen para que sepan que estamos ahí para lo que necesiten. De lo reconfortante que les resulta ese gesto, que es mutuo, pues son muchos los clientes que preguntan “¿cómo estás?”. Pero sobre todo me hablan de la implicación de todos, del compromiso y respuesta excepcional de sus compañeros.

Me encantan estos encuentros porque me hacéis sentir enormemente orgulloso de formar parte del mismo equipo, de ser parte de BBVA.

En lo personal reconozco que estar en casa tiene grandes ventajas, como la de disfrutar de comida casera a diario y, sobre todo, hacerlo en compañía de mi mujer y dos de mis hijos. Durante el día nos organizamos bastante bien, cada uno en su esquina de trabajo, aunque a veces entre todos colapsamos el wifi, o se solapan nuestras respectivas conversaciones telefónicas. Pero echo de menos ver a mi padre y a mi hija, que vive fuera. También estar con amigos. Afortunadamente todos están bien. Un abrazo fuerte y mucha fuerza a todos los que hayáis perdido a algún ser querido, y mis mejores deseos para los que estéis ahora pasando la enfermedad.

Otra cosa que echo mucho de menos es salir a hacer ejercicio, trato de encajar un rato de gimnasia casera por las mañanas. Sí disfruto mucho leyendo, le estoy dedicando más tiempo que antes, y también escuchando música. Es importante reservar tiempo para el ocio, porque como decía Onur hace un par de semanas, trabajar en casa difumina las fronteras entre nuestro tiempo personal y el profesional. Si no lo estáis haciendo ya, os animo a todos a que adaptéis vuestras rutinas para asegurar el necesario equilibrio. Ya sabéis que hemos lanzado una iniciativa, #BBVAenCasa, (un portal interno que nos sirve de punto de encuentro y nos aporta ideas y herramientas para trabajar mejor en remoto).

Partimos de una sólida posición y estamos mejor preparados para dar un paso al frente, apoyar a la sociedad, y reforzar la relación con nuestros clientes.

Seguro que todos estamos deseando volver a la normalidad. Aunque la vuelta será gradual y no inmediata, como decíamos en el Live@Home, ojalá se den pronto las circunstancias para comenzar el levantamiento de las restricciones sin poner en riesgo nuestra salud, porque el coste económico y el sufrimiento que genera la pérdida de ingresos de muchas familias se incrementa cada semana de confinamiento. Creo que las bajas tasas de nuevos infectados y la mayor capacidad hospitalaria disponible en muchas zonas nos abren la esperanza de que así sea. Para volver será esencial mantener adecuadas medidas de protección e higiene, y complementarlas con el uso de test a los contactos recientes de los nuevos contagiados para aislar tempranamente a los que resulten positivos.

Para terminar quisiera reiterar mi mensaje de esperanza, hemos vivido muchas crisis en los más de 160 años de historia del Banco, de las que siempre ha salido fortalecido, y también saldremos fortalecidos de esta. Partimos de una sólida posición y estamos mejor preparados para dar un paso al frente, apoyar a la sociedad, y reforzar la relación con nuestros clientes.

Hasta entonces, un abrazo a todos y cuidaos mucho.

Otras historias interesantes