Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Finanzas personales 20 jun 2017

¿Por qué pagar las vacaciones con tarjeta de crédito?

Durante las vacaciones pueden surgir imprevistos que nos impidan disfrutar con tranquilidad de nuestros días de descanso. Cualquier incidente puede convertirse en un ‘quebradero de cabeza’, pero especialmente si nos ocurre fuera de nuestro país. Antes de contratar un viaje es importante tener en cuenta que podemos pertrecharnos ante los posibles inconvenientes que puedan surgir sin necesidad de contratar un seguro adicional, tan sólo pagando el viaje con la tarjeta de crédito.

Contratar las vacaciones con este tipo de tarjetas no sólo tiene como ventaja el pago aplazado, también la tranquilidad de que si nos ocurre algo, estamos asegurados. Las tarjetas de crédito más habituales normalmente llevan incluido algún tipo de seguro de robo o accidente, que varía según la entidad. Sin embargo, en tarjetas de gama alta la cobertura es mucho mayor. Es aconsejable, siempre que se pueda, pagar las vacaciones con este tipo de tarjeta, ya que asegura casi cualquier imprevisto.

En BBVA, la Tarjeta Después Oro y superior incluyen un seguro de accidente y de asistencia en viaje, además de un seguro de atraco en cajeros:

  • Seguro de accidente: para disfrutar de esta cobertura es imprescindible pagar todo el viaje con la tarjeta. En este caso, tienen la condición de asegurados el titular de la tarjeta, su cónyuge e hijos, así como cualquier persona adicional. Además, para los accidentes sufridos en coche de alquiler, avionetas o helicópteros, tienen la condición de asegurados el titular de la tarjeta y un máximo de cinco personas adicionales.
  • Seguro de asistencia: basta con ser titular de la tarjeta para disponer de esta cobertura, que incluye pérdida o daño en maletas (hasta 600 euros), demoras en el viaje o en la entrega del equipaje, gastos médicos, etc.
  • Seguro de atraco en cajeros: garantiza la devolución del dinero robado. La cobertura se extiende hasta quince minutos después de haber obtenido el dinero con la Tarjeta Oro y desde el momento en el que el cliente lo retira del cajero. El importe máximo es de 600 euros, con un máximo de 1.200 euros por tarjeta y año.

Financia el viaje

Las tarjetas de crédito también permiten la cómoda financiación del viaje, con pagos flexibles.

En BBVA, si el cliente lo desea puede pagar todas las compras a fin de mes, aplazado en cuotas o por porcentaje. Si además se ha producido algún gasto extra o el cliente se ha gastado todo el presupuesto, puede financiar cualquier compra adicional hasta 36 meses.  Además, y para mayor comodidad, todas estas opciones se pueden gestionar con BBVA desde cualquier canal: App, Wallet, bbva.es, cajeros, oficinas o teléfono.

Otras historias interesantes