Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Tarjetas 05 abr 2021

BBVA implementa en Perú el código de verificación (CVV) dinámico para sus tarjetas

Con el objetivo de reforzar la seguridad, BBVA ha implementado en el país el código de verificación (CVV) dinámico para todas sus tarjetas de crédito y débito. Este código de 3 dígitos, ubicado en la parte posterior de las tarjetas y que permite autorizar las compras, ahora cambiará cada 5 minutos y se podrá ver únicamente a través de la ‘app’ BBVA. El banco se convierte así en la primera entidad financiera del Perú en utilizar esta tecnología.

El comercio electrónico ha crecido de manera exponencial en el país. Según la Cámara Peruana de Comercio Electrónico (Capece), el e-commerce creció un 50% durante el 2020, con ingresos hasta los 6,000 millones de dólares.

El número de compradores online pasó de seis millones en 2019 a 11.8 millones en el 2020, mientras que el 35% de las compras fueron realizadas con tarjetas, cuando antes solo representaban el 12.5%.

Sin embargo, este gran impulso al ‘e-commerce’ también ha llamado la atención de los delincuentes, quienes han encontrado diversas formas para cometer fraudes.

Ventajas del CVV dinámico

Para enfrentar ese problema, BBVA en Perú se ha convertido en el primer banco del país en implementar la tecnología del CVV dinámico en todas sus tarjetas de crédito y débito.

El CVV es el código valor de verificación, de tres dígitos ubicado en la parte posterior de las tarjetas. Para poder realizar cualquier compra ‘online’, es necesario introducir este código. Hasta ahora, ese número de tres cifras siempre era fijo, pero gracias a los avances tecnológicos se ha dado paso a una solución más segura, el CVV dinámico.

¿Cómo funciona este CVV dinámico? Cada vez que el usuario vaya a realizar una compra ‘online’, el banco le generará un código numérico de tres cifras, que ya no será fijo sino aleatorio, con una caducidad entre cinco y diez minutos aproximadamente. Esto refuerza la seguridad tanto en su versión digital como en la física, ya que este dato evita un posible uso fraudulento.

Para poder usar el CVV dinámico, todos los clientes de BBVA deben estar registrados en la ‘app’ BBVA, tener activado el ‘token’ digital y cada vez que quieran realizar una compra online, solo tendrán que ingresar a la ‘app’ y consultar su número de CVV para confirmar las operaciones.

De esta forma, BBVA busca fortalecer uno de los aspectos más valorados por los clientes, la seguridad. La inversión en este tipo de tecnología es una muestra del compromiso que mantiene el banco por seguir innovando en soluciones con un valor agregado para sus clientes.

Otras historias interesantes