Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cajeros automáticos: mucho más que solo retirar dinero

A pesar de que el pago con medios electrónicos ha crecido en los últimos años, Perú registra aún un alto nivel de uso de efectivo, lo que se refleja en el constante uso que hacen los clientes peruanos de los cajeros automáticos. Estos canales que, en épocas de digitalización siguen siendo indispensables, no solo sirven para retirar dinero, sino que cada vez brindan mejores funcionalidades.

Los cajeros automáticos aparecieron hace 50 años como un canal adicional de las entidades bancarias. Los clientes podían así retirar dinero en cualquier momento del día sin acudir a una oficina bancaria. En el Perú, en 1981, Banco Continental instaló el primer cajero automático: Ramón. Fue el inicio de la revolución de la experiencia de usuario para los peruanos.

A partir de ese momento los cajero automáticos no solo se han propagado por todo el mundo, sino que han evolucionado hasta convertirse en máquinas que no sólo otorgan dinero, sino que también son capaces de realizar muchas otras operaciones bancarias.

Préstamos, seguros y transferencias

BBVA cuenta con una red de cajeros a nivel nacional ubicados en lugares estratégicos para que los clientes puedan hacer múltiples operaciones de manera rápida, eficiente y segura las 24 horas del día, utilizando sólo la tarjeta del banco y una clave.

Las operaciones más frecuentes siguen siendo el retiro y depósito de efectivo; por eso, BBVA ofrece a sus clientes la posibilidad de realizar depósitos de hasta S/10,000 o 3,500 dólares diarios, así como retiros de hasta S/3,000 u 800 dólares sin costo adicional. Además, los clientes pueden realizar otras operaciones como pago de tarjetas, pago de servicios, transferencias a terceros y a cuentas de otros bancos, consultas y movimientos; u obtener préstamos, adelantos de sueldo, retiro seguro y seguro de protección de tarjetas.

BBVA también fue el primer banco del país que implementó el servicio de retiro de efectivo en cajeros automáticos sin tarjeta, primero lo hizo con efectivo móvil y luego a través de BBVA Wallet. Estas funcionalidades pueden solucionar el problema del efectivo para cualquier persona y en cualquier momento.

El cajero automático seguirá desempeñando un papel importante en el sistema financiero peruano por la preferencia del manejo de efectivo y porque son canales de autoservicio que aumentan la comodidad de los clientes y aseguran la rapidez de sus operaciones.

Con el desarrollo de las nuevas tecnologías como el uso de la inteligencia artificial (AI) es probable que los cajeros automáticos y los canales digitales en un futuro cercano puedan cumplir todas las operaciones bancarias que se hace hoy en una oficina. Esto permitirá que las agencias se conviertan cada vez más en asesores o consejeros para los clientes y les brinden servicios de mayor valor en el manejo de sus finanzas.

Otras historias interesantes