Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Arte,cultura y espectáculos Act. 02 sep 2020

Cuando Jorge Luis Borges conoció a sus antepasados en la Casa Cabrera del Cusco

MAP Cusco: Más que un museo, una experiencia gastronómica y cultural

En 1978 la Casa Cabrera, hoy sede del Museo de Arte Precolombino del Cusco y administrada por la Fundación BBVA, fue escenario de un encuentro histórico. Uno de los más virtuosos escritores argentinos, Jorge Luis Borges, llegó hasta ahí invitado por el periodista peruano, Luis Enrique Tord. Fue así que el autor de “Ficciones” conoció la que fue la residencia de uno de sus célebres antepasados.

‘’Usted me ha regalado una hora inolvidable’’, le dijo Jorge Luis Borges a Luis Enrique Tord apenas hizo sonar la aldaba del portón que daba ingreso a la centenaria Casa Cabrera del Cusco. De esta manera, el escritor argentino, con 78 años en su haber, agradecía al periodista peruano por llevarlo a conocer el pasado de sus antepasados.

Odisea al pasado en el Cusco

En un artículo publicado en el diario El Comercio recientemente, la hija de Luis Enrique Tord, Lorena Tord, recuerda que la jornada entre Borges y su padre había iniciado temprano con la visita del periodista de 36 años al hotel del escritor.

En medio de la charla, Borges le refirió que su linaje provenía de dos ramas estrechamente ligadas a la historia americana. Por un lado, de Juan de Garay, responsable de la segunda fundación de Buenos Aires en 1580, y de Luis de Cabrera y Toledo, fundador de Córdoba en 1573.

  • ‘’¿Conoce entonces la casa de Jerónimo Luis de Cabrera, aquí en el Cusco?’’
  • ‘’¿La casa de Cabrera? ¡Cómo! ¿Dónde queda? No tenía esa referencia. Pero ¿hablamos del mismo Cabrera?’’
  • ‘’Del mismo. De Don Jerónimo Luis de Cabrera y Toledo, fundador de Ica en el Perú y de Córdoba del Tucumán. Si tiene usted tiempo maestro, vamos a la casa. Está en la plazuela de las Nazarenas.”

Este fue el diálogo que sostuvieron escritor y periodista, referido por el mismo Luis Enrique Tord en un testimonio publicado en el diario La Prensa, el 10 de diciembre de 1978.

A propósito de lo mencionado, la ciudad de Ica, en Perú, fue fundada bajo el nombre de San Jerónimo de Valverde, por Miguel Jerónimo Luis de Cabrera y Toledo en 1563. Este alférez de la Real Armada Española había llegado al Perú en el año 1538. Diez años después de la fundación de Ica, viajó a Tucumán donde, en 1573, fundó la ciudad de Córdoba.

Reencuentro con la historia

La Casa Cabrera, hoy sede del MAP Cusco, fue residencia de don Gerónimo Luis de Cabrera de la Cerda, nieto de Miguel Jerónimo Luis de Cabrera y Toledo, y heredero del escudo de armas.

Tord recuerda en su testimonio las emociones del virtuoso escritor al palpar aquella construcción que, por ese entonces, funcionaba como un colegio:

“Era domingo y la casona aparentaba estar deshabitada. El maestro me dijo con voz suave: ‘Es una mañana providencial: la del encuentro con los fantasmas del pasado. Usted me ha regalado una hora inolvidable’”.

Hacía varios años que Jorge Luis Borges había perdido la vista, por eso, su recorrido fue básicamente táctil. Sobre uno de los balcones desde donde se gobierna la plaza, el escritor fue invitado a percibir el escudo de armas que distinguió a sus antepasados:

“Guié entonces su mano sensible y fina sobre las plumas y el yelmo de piedra y, luego, más abajo, sobre los altorrelieves del primer cuartel con las armas de los Cabrera: una cabra pasante y la bordora componada. Los dedos de Borges parecían deslizarse y recordar las frágiles, complejas y sutiles líneas de la sangre que lo llamaban cuatrocientos años atrás”.

En 1981 la Casa Cabrera fue recuperada por la Fundación BBVA, responsable de su restauración y administración actual. Desde el 2003 es sede del Museo de Arte Precolombino del Cusco, donde preserva el legado estético y artístico de las civilizaciones que antecedieron al Imperio Inca.

Recientemente, ha recibido el reconocimiento ‘Travellers’ Choice’ de Trip Advisor, como una de las atracciones más importantes en el mundo, y la Fundación BBVA ha sido reconocida con el Premio IPAE en la categoría Cultura, precisamente por la preservación de la casona y revalorización del patrimonio cultural del Perú.

Otras historias interesantes