Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Inversiones 06 feb 2018

¿Qué es un ‘business angel’?

Los ángeles inversores, o ángeles de negocios, son personas que invierten su dinero en la fase inicial de compañías emergentes a cambio de una participación en capital. Habitualmente, ejercen también un rol de mentor y ofrecen su consejo y experiencia a los emprendedores.

En sus etapas iniciales, las ‘startups’ ponen en marcha todo tipo de estrategias de financiación para sacar adelante sus proyectos. Una de las formas de hacerlo es recurrir a un ‘business angel’, es decir, a personas con un elevado capital que deciden invertir en empresas de reciente creación a cambio de una participación en capital en el futuro negocio.

Parece que el origen del término ángel inversor procede del mundo teatral y musical de Broadway, donde los productores que necesitaban financiación para sus obras recurrían a personas adineradas de la parte rica de la ciudad (‘up-town’), que ‘bajaban’ al centro (‘down-town’) para echar una mano económicamente a estos emprendedores culturales –como si de ángeles se tratase.

Desde sus orígenes en el mundo de los escenarios, los ‘business angels’ han pasado a ser más conocidos en entornos como Silicon Valley, donde suelen apoyar a firmas tecnológicas emergentes. Su participación económica en las empresas cubre el hueco entre las inversiones semilla o ‘seed capital’ (que normalmente viene de personas cercanas a la empresa) y el capital riesgo, que procede de fondos de inversión y se realiza en etapas más avanzadas del negocio.

A estos ‘ángeles’ de la inversión se les incluye en la categoría de inversores “informales” y suelen ser personas con una amplia fortuna personal y una extensa experiencia en el mundo de los negocios. Por lo general, invierten entre 25.000 y 100.000 dólares en una empresa, aunque en ocasiones estas cifras pueden ser mayores.

El objetivo de los ‘business angels’ es, por un lado, obtener beneficio de su apuesta empresarial pero también, por otro, ayudar a los emprendedores a llevar al mercado su idea de negocio con éxito. El papel de los estos inversores llega a ser determinante en el caso de muchos proyectos empresariales, ya que al involucrarse no solo aportan dinero, sino habitualmente su experiencia, consejo, red de contactos y visión de negocios, lo que puede marcar la diferencia entre una idea y una compañía viable. Empresas hoy convertidas en gigantes corporaciones como Ford, Apple o Amazon, contaron con el apoyo de ‘business angels’ en sus etapas iniciales.

Más allá del capital

El apoyo más allá de lo económico es una de las características que diferencia a los ‘business angels’ de otro tipo de inversores, cuyo papel suele estar limitado al aporte de capital a cambio de un porcentaje de la compañía. Los ‘business angels’, en cambio, tienen un rol más próximo a la empresa y hacen un seguimiento cercano del proyecto. De esta forma, este tipo de inversor se acerca habitualmente a la figura del mentor o guía, que decide poner su experiencia y conocimientos al servicio de los emprendedores.

A menudo la entrada de esta figura en las ‘startups’ proporciona una base económica inicial clave para empezar a producir los bienes y servicios diseñados. Además, cuando el ‘business angel’ goza ya de una reputación en el ámbito de los negocios, su vinculación a la ‘startup’ suele repercutir positivamente en la imagen externa y credibilidad del proyecto.

Es común que estas personas mantengan el anonimato, aunque hay algunos públicamente conocidos como Jezz Bezos (fundador y director ejecutivo de Amazon), Marissa Mayer (directora ejecutiva de Yahoo) o Max Levchin (cofundador y CTO de PayPal).

Otras historias interesantes