Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Sistema financiero 30 sep 2021

Rafael Salinas: “Nuestra facturación se encuentra en niveles precrisis”

El nuevo director financiero de BBVA ha destacado este jueves, durante su intervención en el XXVIII Encuentro del Sector Financiero organizado por Deloitte y ABC, que está percibiendo una reactivación clara en las principales economías en las que el Grupo está presente. Rafael Salinas ha subrayado que la facturación de crédito que se está observando está en niveles precrisis en las principales geografías, lo que da pie al optimismo.

Rafael Salinas ha explicado que el negocio del banco funciona ya con una dinámica perfectamente normal y está ofreciendo a los clientes tanto nueva producción de crédito como las soluciones de refinanciación que mejor se adapten a sus necesidades. “La única geografía donde todavía encontramos paquetes de apoyo es España, donde nos puede quedar alguna incertidumbre sobre qué ocurrirá cuando venzan los periodos de carencia, que se están alargando más bien a 2022. Pero en general el tono es mucho más positivo”, ha afirmado. Según ha explicado, los flujos de mora están teniendo un comportamiento muy positivo, ha mejorado la tasa de ahorro de las familias y se han acelerado las tasas de repago en hipotecas. Además, BBVA se encontraría en una situación de partida particularmente sólida, gracias a unos niveles de cobertura diferenciales, tanto a nivel Grupo como en España (77% a nivel Grupo, en torno a 10 puntos porcentuales por encima de la media de sus competidores europeos). Es por ello que el banco percibe que el coste de riesgo alcanzó ya su pico en 2020, y que este año cerrará en niveles mucho más bajos, de en torno a los 110 puntos básicos, frente a los 155 de 2020.

Foco en crecimiento orgánico y rentabilidad

En cuanto a las palancas de la rentabilidad futura del sector, el director financiero de BBVA se ha mostrado convencido de que “las entidades vamos a estar mucho más focalizadas en la visión orgánica y de mejora de resultados tanto por ingresos como por parte de los gastos”. Por el lado de los ingresos, Rafael Salinas ha señalado, además de la normalización del entorno de tipos de interés, el papel del sector en la recuperación, tanto a través de financiación como de la canalización de las nuevas inyecciones de apoyo a la economía (ligadas, por ejemplo, a los fondos NGEU).

En relación a los costes, “la transformación digital sigue siendo la clave de la búsqueda de eficiencia”, ha señalado, destacando que la continua mejora de la eficiencia ha sido siempre uno de los signos de identidad del grupo BBVA. En este sentido, ha abogado por la búsqueda del equilibrio adecuado entre los canales digitales actualmente muy demandados por los clientes, con la red tradicional de oficinas.

En el objetivo de recuperar la rentabilidad, el director financiero de BBVA no ha querido olvidar la gestión del capital, y ha afirmado que “el grueso de la mejora de solvencia de las entidades ya está realizado”.  Rafael Salinas ha explicado que con la progresiva vuelta a la normalidad también se han retomado importantes avances normativos dentro del marco regulatorio europeo, incluida la próxima publicación del primer borrador europeo que transponga los últimos estándares de Basilea III. Este paquete regulatorio será muy relevante, ya que incluirá cambios muy significativos en el cálculo de requerimientos de capital. “En nuestro caso, pensamos que el impacto es perfectamente absorbible con la capacidad de generación de capital que tiene el Grupo", ha afirmado.

Rafael Salinas, director financiero de BBVA, y José Manuel Domínguez Carravilla, socio de Deloitte.

Sostenibilidad

Rafael Salinas ha recordado que la sostenibilidad es una prioridad estratégica en BBVA, en la que lleva trabajando varios años. “Es claramente una prioridad social que tenemos que incorporar todas las entidades”, ha afirmado. Recientemente, el Grupo BBVA ha creado un área específica de sostenibilidad; un área global de negocio que dará un impulso definitivo al liderazgo del banco en sostenibilidad y a la prioridad estratégica de ayudar a los clientes en su transición hacia un futuro sostenible.

El director financiero ha comentado que BBVA ya trabaja en la integración de la sostenibilidad en los modelos operativos y en los procesos, potenciando el gobierno interno y teniendo en cuenta las tendencias regulatorias y supervisoras. “Estamos lanzando muchas iniciativas con el objetivo de garantizar que la sostenibilidad es un factor más que incorporamos de forma transversal en nuestras funciones”, tanto en el modelo de riesgos como en la gestión de las carteras o en el ámbito de la información pública, donde el eje ESG está ganando peso.

Rafael Salinas ha subrayado que BBVA es uno de los bancos más activos en la emisión de bonos verdes y sociales, con la emisión de cinco bonos ESG desde el año 2018. Asimismo, ha explicado que, en materia de transparencia y ‘reporting’, la información que el Grupo hace pública al mercado incorpora el detalle de cómo se alinea la información no financiera con los estándares más avanzados del mercado en materia sostenible.

El director financiero de BBVA ha recordado que durante el 2021 se han revisado los compromisos del Grupo en materia de sostenibilidad, con retos como la eliminación progresiva de la exposición al carbón y la revisión del objetivo de canalizar financiación sostenible para 2025 hasta los 200.000 millones de euros, lo que supone doblar los 100.000 millones del objetivo inicial anunciado en febrero de 2018. BBVA aspira a que todos los productos del Grupo tengan su correspondiente solución alternativa sostenible. En España ya lo ha logrado en 2021.

Otras historias interesantes