Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Ratio de capital 25 jul 2017

'El Flash': Ratio de capital de un banco ¿Qué es y cómo se calcula?

El ratio de capital mide la salud financiera de un banco. Pone en relación los fondos con los que cuenta  para hacer frente, de forma inmediata, a posibles imprevistos, con el riesgo que asume a través de los activos que tiene en el balance. Para demostrar su solvencia, las entidades financieras están obligadas por el regulador a mantener un porcentaje de capital en relación a su activos con riesgo.

Ahora que ya sabemos cómo se calcula un ratio de capital, es importante saber que podemos definir el capital de mayor a menor calidad.

  • El capital de máxima calidad está formado por activos con mayor capacidad para absorber pérdidas. El siguiente nivel incluye partidas que no son capital puro y que, por tanto, tienen menor capacidad para absorberlas.
  • Para cada tipo de capital hay un ratio de solvencia equivalente. Ordenados de mayor a menor calidad podemos distinguir entre los siguientes ratios: Common Equity Tier 1 (CET1), Tier 1 y Capital Total.
  • De todos estos ratios, el que se toma como referencia para medir la solvencia de los bancos es el CET1. También debemos entender por qué el mercado da tanta importancia a este dato.
  • Para demostrar su solvencia, las entidades financieras están obligadas por el regulador a mantener un porcentaje de capital en relación a sus activos con riesgo.
  • Estos límites fueron establecidos por el Comité de Basilea (compuesto por gobernadores de bancos centrales del G10) que dio una serie de recomendaciones para establecer el capital mínimo que debía tener un banco. Estamos hablando de Basilea I (publicada en 1988) que, en 2004, se revisó dando lugar a Basilea II. Ambas versiones estaban centradas en fijar las reservas que los bancos deben mantener para cubrir pérdidas bancarias.
  • Sin embargo, en 2008 se demostró que el crecimiento excesivo de los balances de los bancos y la caída en el nivel y calidad de sus fondos propios, fue el origen de una crisis financiera de gran magnitud. Sus consecuencias las tuvieron que acabar asumiendo, en muchos casos, los estados, a través de planes de rescate con fondos públicos.
  • Por todo ello, en 2010 surgió Basilea III. Se centra en el riesgo del “pánico bancario” y obliga a los bancos a aumentar sus reservas para protegerse de posibles caídas/quiebras.
  • Actualmente estamos un momento de transición, hasta adoptar Basilea III totalmente en diciembre de 2019. Hasta entonces, el regulador permite que los bancos vayan adaptando sus ratios de capital de forma gradual a las nuevas exigencias.

Vamos a centrarnos en el ratio más relevante de los que que se exigen a la banca europea: el CET1. Dentro de este período de transición nos encontramos dos ratios CET1 a analizar:

  1. CET 1 Phased-in, que incorpora únicamente aquello que el regulador considera obligatorio en cada momento concreto del tiempo.
  2. CET 1 Fully-Loaded, que incorpora todas las exigencias del regulador de cara a 2019 aunque con los datos actuales. Hasta que no finalice el período de transición, este ratio sólo se tomará como referencia.

Otras historias interesantes