Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Análisis económico 21 ene 2016

Recesión económica en Brasil: primero, resolver la crisis política

Brasil, la economía más grande de América Latina, enfrenta una crisis política y económica que mantiene el país en recesión y que se prolongará a lo largo de 2016. Sobre la situación económica y perspectivas de este país hablamos con Enestor Dos Santos, economista de BBVA Research para Brasil, quien señala que para normalizar la situación es importante que se arregle primero la situación política. Con ello, se reducirá la incertidumbre, se generará más estabilidad y se podrán tomar las decisiones correctas que permitirán al país volver a crecer. No obstante, aclara que la recuperación de esta recesión económica se dará de manera gradual desde el 2017 y con más fuerza después de las elecciones de 2018.

¿Qué perspectivas manejas para Brasil, teniendo en cuenta la pérdida oficial del grado de inversión?

Brasil seguirá con problemas en su economía en 2016, tras una caída del PIB superior al 3% en 2015, y sumará así dos años en recesión económica. Hay mucha incertidumbre sobre el futuro, porque en estos momentos hay en marcha un proceso de destitución de la presidenta, Dilma Rousseff, que esperamos se despeje en este primer semestre. Creemos que a partir de la segunda parte del año podrían darse las condiciones para iniciarse una recuperación muy gradual, aunque muy débil todavía. No esperamos en 2017 y 2018 un crecimiento fuerte de Brasil y seguirían siendo años muy complicados.

¿Cuál es la situación fiscal y qué se puede esperar al respecto?

Tenemos un resultado fiscal bastante negativo y seguiremos teniendo deterioro en los próximos años. En concreto, en 2015, la deuda del sector público rozará el 67% del PIB y se acercará al 70% en 2016. Por el bajo crecimiento, la recaudación fiscal vivirá años difíciles y además, el cambio de tendencia requiere un ajuste fiscal que no parece probable, dado que Brasil tiene un sistema donde los gastos son muy rígidos, por la Constitución, y el gobierno no tiene la flexibilidad de ejecutar recortes que son necesarios. Cambiar esto requiere de un consenso político que claramente no se da en estos momentos.

“Creemos que a partir de la segunda parte del año podrían darse las condiciones para iniciarse una recuperación muy gradual, aunque muy débil todavía

Otro problema crítico es la inflación. ¿Qué se puede esperar en esta materia y qué sucederá con las tasas de interés?

La inflación cierra 2015 en el 10,7%. La buena noticia es que empezará a caer a partir de enero porque gran parte del aumento está relacionado con los precios regulados por el Gobierno y estos ya tuvieron un ajuste muy fuerte en 2015. Esperamos que cierre 2016 cerca del 6%, pero seguirá por encima del objetivo oficial, que es del 4,5%.

Por otro lado, lo más probable es que el Banco Central mantenga los tipos de interés en los niveles actuales del 14,25% por algún tiempo, si bien a finales de diciembre dio señales de que podría subirlos en enero.

Creemos que el cambio seguirá en niveles débiles, incluso por encima de 4 reales por dólar en 2016, debido a la situación macroeconómica y a la caída en el mercado de materias primas. La buena noticia es que vemos un ajuste bastante rápido de las cuentas externas: de una caída del déficit por cuenta corriente del 4,55% del PIB al cierre de 2014 hasta alrededor del 3,7% del PIB en 2015, y convergiendo al 1% en los próximos años. Este ajuste es una consecuencia, entre otras cosas, de la depreciación del tipo de cambio, que por otro lado es un factor que está alimentando la inflación.¿Y cómo veis la situación cambiaria?

¿Cuál es el escenario para el sector bancario en medio de esta crisis?

El sector bancario vive un momento complicado porque se enfrenta a una contracción de la demanda interna, un deterioro muy fuerte del mercado laboral que seguirá en 2016, y unas empresas que por los mayores costes de financiamiento están reduciendo la demanda de créditos. Los bancos privados se han preparado para una situación como ésta y la oferta de créditos se ha moderado en los últimos años; no obstante, hay que permanecer atentos para ver qué pasa con la mora y su impacto. El problema lo pueden tener los bancos públicos, porque fueron los que más extendieron el crédito en los años anteriores a la recesión económica actual.

El crédito está creciendo por debajo de la inflación, lo que indica que existe una caída en términos reales.

Enestor Dos Santos, economista principal para Brasil de BBVA Research

Fotografía de Enestor Dos Santos

Enestor Dos Santos es economista principal para Brasill y América Latina de BBVA Research, donde trabaja desde 2008.

Su experiencia profesional y académica previa incluye el Banco Mundial, el BID, la Wharton Business School y  el IE Business School.

Tiene un doctorado en economía por la Universidad de Pennsylvania y un máster en la misma disciplina por la Fundación Getulio Vargas de Brasil.

Otras historias interesantes