Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Actualidad 06 nov 2018

El regalo especial de Messi a Barovero en la pasada final del Mundial de Clubes

Santiago Romero (BBVA Creative)

Una historia especial para un jugador distinto. Se trata de Leo Messi y un gesto que engrandece aún más la figura de uno de los mejores, sino el mejor jugador del mundo. El delantero del Barcelona regaló sus botas al hijo de del portero de River Plate, Marcelo Barovero, tras una tierna conversación en plena final del Mundial de Clubes.

Nunca un lance de juego generó en una historia tan curiosa como significativa de la personalidad de Messi. En el minuto 12 de partido, Iniesta filtraba una pelota maravillosa a Leo que controló y golpeó con la intención de cantar el primer tanto del partido. Pero ahí apareció Barovero quien con una felina estirada evitó el primer tanto del ’10’ culé.

Messi decidió felicitar al portero de River por su brillante parada y fue entonces cuando Barovero confesó a su compatriota el deseo de su hijo Agustín. Un niño de 9 años que siempre le insistía sobre cuándo se iba a enfrentar por primera vez al actual Balón de Oro: “¿Y vos cuándo vas a jugar contra Barcelona? ¿Vos cuándo le vas a atajar un tiro a Messi?“.

Y es que hasta ese día, Barovero y Messi no se habían enfrentado en el campo. “Siempre veíamos como algo inalcanzable enfrentarnos al Barcelona, no sólo mi hijo, yo también. Y Agustín me lo decía seguido”.

“Son para tu hijo”

Un deseo de su pequeño que el capitán de River cumplía en esa acción y así se lo hizo saber a Leo: “Cuando me dio la mano para levantarme, le dije eso a Messi”, desvela el arquero de River en una entrevista en la revista argentina El Gráfico. Lionel sonrió y siguió jugando pero se quedó con el mensaje.

“Después del partido me lo crucé en los pasillos del vestidor y le pedí si me podía cambiar su camiseta. Le entregué la mía y, a los pocos minutos, llegó con la de Bravo y un par de botines suyos en la mano. ‘Son para tu hijo‘, me dijo. Me quedé mudo de admiración“. En ese momento Barovero se hacía con un preciado tesoro para su pequeño.

“Le cumplí el sueño a mi hijo”. Tras contarle esa anécdota familiar, Messi quiso hacer feliz al hijo de un Barovero que no tardó ni un solo instante en enviarle una foto con los trofeos al otro gran protagonista de esta historia, su hijo Agustín. “¿Adivina de quién son?“, escribió el capitán de River. “Jamás me imaginé que Messi fuera a hacer eso. Un gesto del más grande. Cuando llegué, se los di y me pidió que los guardara con mis cosas, en el museo que tengo”.

Otras historias interesantes