Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Política 07 sep 2017

Reunión del BCE: ¿qué cabe esperar?

Hoy es un día importante para los mercados; el Banco Central Europeo (BCE) se reúne por primera vez desde julio para revisar previsiones y proponer una estrategia de actuación. El encuentro causa aún más expectación desde que la prueba nuclear de Corea del Norte del pasado domingo provocara un aumento en la demanda de activos seguros. En este contexto, la Unidad de Mercados Financieros Globales de BBVA Research ha elaborado un informe en el que expone qué cabe esperar de la reunión de hoy.

La tensión geopolítica en Corea del Norte tiene un efecto directo sobre los mercados. Así, la demanda de activos seguros ha aumentado considerablemente tras la prueba nuclear realizada el pasado domingo por el ejército norcoreano. El lunes 4 de septiembre, el oro subió hasta mantenerse en su nivel más alto desde 2014 y divisas refugio como el yen japonés o el franco suizo se apreciaron frente al dólar. Por el contrario, la Bolsa de Tokio perdió al cierre un 1%, provocando la caída  de los índices de renta variable en la zona euro y transmitiendo el pesimismo a Europa, que se mantiene a la espera de la reunión que celebrará hoy el BCE.

¿Qué cabe esperar de la reunión del BCE?

Hoy, los mercados centran su atención en el mensaje del presidente del BCE, Mario Draghi. Ya en julio, el presidente de la autoridad monetaria declaró que el Consejo del Gobierno (GC) tomaría una decisión sobre la hoja de ruta para el proceso de normalización de la política monetaria en otoño. Sin embargo, el BCE no ha dado todavía pistas sobre su estrategia.

Mientras tanto, el entorno económico y financiero han ido evolucionando y plantea algunos desafíos para la entidad. Por un lado, y a pesar de que en agosto la inflación general subió al 1,5% interanual, la reciente apreciación del euro podría reducir este crecimiento al 1% interanual en el primer trimestre de 2018. Asimismo, aunque la inflación subyacente ha aumentado hasta el 1,3% en términos interanuales y se espera una gradual aceleración en el futuro, todavía no muestra una tendencia ascendente consistente con el objetivo del BCE. Por otro lado, el fortalecimiento del euro desafía la estrategia de salida del BCE. Y es que, a pesar de que la apreciación del euro refleja en parte la fortaleza del crecimiento económico de la zona euro, su fortaleza puede sesgar a la baja el crecimiento del PIB y la inflación.

En este contexto, el informe de la Unidad de Mercados Financieros Globales de BBVA Research señala que la fuerte apreciación acumulada del euro y el reciente aumento del riesgo geopolítico pesarán en el BCE,  que probablemente adopte una postura muy cautelosa. Sin embargo, considera que la mejora de las perspectivas económicas en la zona euro es coherente con empezar a señalar una salida gradual del QE. El BCE no debe olvidar la importancia de guiar las expectativas con antelación. Así, aunque los detalles de la estrategia no se conocerán hasta octubre, hoy cabría esperar algún ajuste en su comunicación.

Otras historias interesantes