Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Fintech 11 mar 2015

Simple, cómo una startup ‘fintech’ crea su modelo de negocio en la banca móvil

El desarrollo de esta startup ‘fintech’ es un ejemplo de éxito dentro del sector: creación de un banco minorista con operaciones exclusivas online y, principalmente, vía móvil. Además, con su compra por parte de BBVA, Simple también se ha convertido en un referente de las estrategias de innovación abierta.

En 2009 Joshua Reich y Shamir Karkal tomaron una decisión arriesgada: “Vamos a empezar un banco minorista” y en apenas unos meses nació Simple. Estos dos jóvenes tenían una visión clara: facilitar herramientas modernas al cliente para el control de sus finanzas.

Tras financiarse en el mercado de capital riesgo, lanzaron su versión Beta en julio de 2012. Con un objetivo claro: ser un banco sin oficinas. Todo su negocio se realizaría a través de internet y, sobre todo, desde el móvil. En 2013 Simple ya había conseguido ser el intermediario financiero en más de 6,6 millones de transacciones.

En esta etapa, los jóvenes fundadores se aliaron con Bancorp, el socio que les proporcionó una plataforma para crecer y estructurar su modelo de negocio

A lo largo de este primer año de operaciones, sus cifras fueron espectaculares:

–  Más de 250.000 personas solicitaron una invitación a Simple.

–  Procesaron más de 1.000 millones de dólares en transacciones por año.

–  Sus tarjetas visa se han utilizado en alrededor de 2 millones de operaciones.

–  Cuentan con cerca de 40.000 clientes, de todos los estados en EEUU.

Para conseguir estos objetivos, Simple utiliza algoritmos inteligentes que le permiten entender el gasto mensual de los clientes. Con estas herramientas se ofrece una ayuda para gestionar los ahorros en cualquier operación y, de este modo, se alcanza el objetivo o la ‘meta’ que se marca cada cliente.

Funciona como una red social, al poder añadir en las operaciones etiquetas, comentarios e, incluso, imágenes. Además, las metas funcionan como huchas virtuales, a las que se puede mover parte del dinero ahorrado con un simple gesto.

Todo esto explica por qué se convirtió ya en su primer año en una de las startups ‘fintech’ con mayor proyección en el mercado y por qué BBVA, en pleno proceso de transformación hacia la era digital, se fijó en ella. “BBVA cree en nuestra visión y el rumbo que hemos trazado para transformar la industria”. Con este argumentó justificó Joshua Reich en febrero de 2014, en plena trayectoria ascendente, la venta de la compañía al Grupo BBVA.

La operación de BBVA, a través de su filial en EEUU BBVA Compass, siguió la estrategia de transformación digital del Grupo, a través de nuevos productos y servicios, desarrollados tanto de forma interna como a través de inversiones en startups punteras, con el objetivo de reinventar la industria de servicios financieros.

Por ello, tras la venta a BBVA, los fundadores insistieron una y otra vez en que todos los factores que gustaban de Simple se iban a mantener “sin cambios”. “Vamos a seguir abrazando nuestra filosofía, nuestro modelo de negocio y la forma en que tratamos a los clientes. Trabajar con BBVA nos da los recursos, la escala y la autonomía que necesitamos para acelerar nuestro crecimiento, manteniendo la fidelidad a nuestra misión”.

La clave de esto ha sido que Simple ha seguido funcionando como un negocio independiente dentro de la estructura de BBVA, es decir, en paralelo, pero siempre con el apoyo de uno de los grupos bancarios más globales. “Tendremos importantes recursos para crecer y seguir el ritmo de la innovación que nuestros clientes merecen”, según auguraba Reich.

A principios de verano de 2014, Simple anunció un crecimiento del 330% en sus servicios financieros, con respecto al año fiscal anterior. Con los buenos datos anuales, Simple estima poder crecer un 50% en número de empleados para poder mejorar sus productos y los servicios que ofrece a sus clientes

Los datos de Simple

Sede: Portland (Oregón, Estados Unidos).

Fundación: 2009: Joshua Reich y Shamir Karka.

Inicio comercial: Julio de 2012.

Venta a BBVA: Febrero de 2014.

Precio de venta: La transacción fue valorada en 117 millones $

Clientes: En el momento de su venta a BBVA, Simple tenía más de 100.000 clientes en todo EEUU, cinco veces los usuarios que tenía a finales de 2012.

Empleados: La organización cuenta con 92 trabajadores.

Servicios: Ofrece a sus clientes servicios para gastar de la manera más inteligente y ahorrar más. Cuenta con las aplicaciones más avanzadas para Android y Apple, que incluyen herramientas de ahorro y un servicio al cliente diferencial.

Otras historias interesantes