Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Sostenibilidad y tecnología, de la mano para no dejar a nadie atrás

Sesenta millones de personas en América Latina se dedican a la agricultura familiar, un sector clave para el desarrollo de las zonas rurales, a menudo alejadas, incomunicadas y más expuestas a la pobreza. Llevar la sostenibilidad al campo es, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO), una buena manera de reducir la vulnerabilidad en estas áreas, contribuir al cuidado del medio ambiente y frenar el cambio climático.

“Ningún país del mundo ha conseguido reducir la pobreza sin mejorar la productividad de su sector agrícola”, ha asegurado la responsable de Soluciones de Finanzas Sostenibles de la Fundación Microfinanzas BBVA, Concepción Blanco, que ha hablado en Bruselas en los European Development Days (EDD), organizados por la Comisión Europea y considerados el “Davos del desarrollo”. Según ha dicho  en el panel de alto nivel “Agricultura y comercio sostenibles para el crecimiento inclusivo” del Centro Técnico de Cooperación Agrícola y Rural (CTA), “la inclusión financiera tiene un enorme potencial para transformar el entorno rural y cumplir con la Agenda 2030 de la ONU”. También han participado representantes de la Comisión Europea, de las Naciones Unidas e importantes organizaciones internacionales del sector.

Desde que se aprobaron los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la Fundación ha atendido a casi 700.000 emprendedores rurales para impulsar y mejorar las condiciones del campo y asegurarse de que nadie se queda atrás. Lo hace, por ejemplo, a través de préstamos y seguros adaptados a los cultivos de los pequeños agricultores, además de asesorarlos para que sean más eficientes.

Fotografía de Responsable de Soluciones Financieras Sostenibles de la Fundación Microfinanzas BBVA, en los European Development Days

La responsable de Soluciones Financieras Sostenibles de la Fundación Microfinanzas BBVA, Concepción Blanco, en los European Development Days

El proyecto MEbA (Microfinanzas y Adaptación basadas en Ecosistemas), que ya funciona en Colombia, con el apoyo de ONU Medio Ambiente e instituciones locales, incluye además de crédito, microseguros y ahorro, una finca demostrativa, en la que los pequeños agricultores de la zona aprenden técnicas más sostenibles y respetuosas con el entorno.

Desde hace unos meses, esta iniciativa forma parte también del programa Finanzas Rurales y Ambiente (FRA) de la entidad de la Fundación en República Dominicana. Allí, MEbA refuerza la apuesta por las finanzas verdes y el apoyo a los emprendedores rurales, que representan el 40% del total de clientes de crédito.

Tecnología para el desarrollo

En este foro, que reúne durante dos días a más de 8.000 representantes de 1.200 organizaciones de 140 países dedicadas al desarrollo y la cooperación internacional, también se ha hablado del papel que juega la tecnología en ese gran reto de “no dejar a nadie atrás”.

La directora de Digital y Experiencia del Cliente de la FMBBVA, María José Jordá, ha hablado de cómo la apuesta digital de la Fundación va más allá de ofrecer una aplicación de banca móvil: “Acercarles al mundo digital contribuye a que integren la digitalización en el día a día de sus negocios y aumenten así el alcance de sus productos y servicios”.

“La Agenda 2030 es una oportunidad sin precedentes para cambiar el mundo”

En palabras del Comisario Europeo para la Cooperación Internacional y el Desarrollo, Neven Mimica, que también ha hablado en los EDD, “la Agenda 2030 es una oportunidad sin precedentes para cambiar el mundo”. La disrupción de la tecnología y una mayor conciencia de lo necesario que es preservar el planeta guía el momento –el ahora– para llevar esas oportunidades a todos y asegurarse de que nadie se queda atrás.

Otras historias interesantes