Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Castaña: el alimento sabroso y nutritivo del otoño

castañas-producto-mes-gastronomia-sostenible-celler-bbva-sostenibilidad

Llega el momento de darle la bienvenida al otoño, también en tus platos. Para ello, este mes de octubre te proponemos la castaña, alimento nutritivo y que aporta vitaminas y minerales ideales para que el organismo responda a las enfermedades de la época. Es el producto del mes de octubre en ‘Gastronomía Sostenible’, la iniciativa de El Celler de Can Roca y BBVA para apoyar al pequeño productor y promover la cocina saludable.

En los bosques, en las tiendas, incluso en las calles con el olor característico de los quioscos… Las castañas son un ingrediente que abunda en la zona norte de España. Si hay un fruto seco muy común en estas fechas sin duda es éste. Y además es un alimento muy sano: tiene un bajo nivel calórico (190 kcal. por cada 100 gr.), lo que hace que resulte especialmente saludable para prácticamente todo el mundo.

La parte comestible de las castañas es la parte interior de color blanco y con un tono amarillento. No es muy común que esté en una dieta cotidiana, pero sus propiedades nutritivas lo convierten en un alimento digno de estar en cualquier menú semanal que se precie.

Se trata de un alimento con un contenido en grasas muy reducido. Y en cuanto a los hidratos, la cantidad de azúcares naturales es mínima. Es un fruto seco ligero y tiene la ventaja de ser rico en fibra, por lo que contribuye a evitar problemas de estreñimiento. En cuanto al aporte de vitaminas y minerales, las castañas aportan vitamina E, vitaminas del grupo B y ácido fólico. Además, posee calcio, magnesio, potasio, hierro, etc. siendo un ingrediente que tiene propiedades vasculares y cardioprotectoras.

¿Cómo se pueden comer?

La forma tradicional de consumirlas es asadas, aunque también se pueden comer hervidas. De hecho, un escaldado previo de tres minutos en agua en ebullición facilita pelarlas (mientras estén calientes). Un hervido posterior de 15-20 minutos hará que estén preparadas para consumir directamente o como ingrediente en una receta.

Otras historias interesantes