Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Temporada de otoño: La vuelta del frío y la lluvia da sus frutos

BBVA-Temporada_otoño_apertura-frutos-alimentacion-gastronomia-alimentacion

En el hemisferio norte, a partir de septiembre, los días se acortan, las tardes refrescan y vuelve el olor a tierra mojada. Es tiempo de setas, castañas, aguacates, coles y escarolas. Llega el momento para el salmonete del Atlántico y el Cantábrico. Y comienza el reinado de los cítricos y la vitamina C.

El hemisferio norte ha dejado atrás el calor del verano, tiempo de gazpachos, salmorejos o ensaladas refrescantes. Y, cuchara en mano, reclama guisos con calabaza, coles, repollos y alcachofas. Y con legumbres como la alubia, el garbanzo y la lenteja, que se encuentran en uno de sus mejores momentos.

Los días se acortan, las tardes refrescan, descargan las primeras lluvias. Y brotan las setas, que son uno de los productos más paradigmáticos de la temporada en opinión del cocinero Joan Roca, quien dirige, junto a sus hermanos Josep y Jordi, el Celler de Can Roca, uno de los mejores restaurantes del mundo. Al chef, la estación le sabe, también, a castañas, que aún se pueden degustar, asadas, en puestos callejeros; y a granada, una de las primeras frutas que llegan al mercado, tiñendo de un rojo saludable, cargado de antioxidantes, las ensaladas, los acompañamientos de pescados o los postres.

“Septiembre es un mes frenético en los semilleros”, dice Iván Vázquez, el hortelano responsable del canal de Youtube La huerta de Iván. En el hemisferio norte toca sembrar acelga, lechuga, espinaca, rabanito, apio, rúcula, cebolla, judía, habas, hinojo, guisante, zanahoria, puerro, nabo, todo tipo de coles y perejil. En el sur, acelga, lechuga, rabanito, apio, rúcula, zanahoria, alcachofa, espinaca, berenjena, calabacín, calabaza, cebolla, maíz, escarola, canónigos, puerro, remolacha, pepino, patata, pimiento, tomate, sandía y melón.

Portales como Soy de temporada, desarrollado en un taller colaborativo organizado por el Medialab Prado del Ayuntamiento de Madrid en 2017, muestran las frutas y verduras que se dan cada mes del año. Por lo que respecta al otoño, un vistazo rápido revela que comienza el reinado de los cítricos y de la vitamina C.

  • Septiembre. Frambuesa, granada, higo, manzana, melocotón, melón, mora, berenjena, pera, tomate, uva, acelga, calabaza, lechuga, cebolla, endibia, espinaca, judía verde, maíz, pepino, pimiento, puerro, zanahoria, lima, setas y champiñones, nectarina, sandía, apio, calabacín, col, nabo, patata, rábano, remolacha. Saliendo ya de temporada, la fresa.
  • Octubre. Siguen estando en su punto la col, endibia, espinaca, acelga, brócoli, calabaza, cebolla, lechuga, puerro, rábano, setas y champiñones, remolacha, zanahoria, manzana, apio, nabo o lima. Entran aguacate, caqui, limón, alcachofa, coles de Bruselas, coliflor, castañas. Es el último mes para granadas, peras, tomates, uvas, berenjenas, judías verdes, maíz, patata o pimiento.
  • Noviembre. Están de temporada el aguacate, el kiwi, la batata, las setas y los champiñones, las coles, acelga, brócoli, apio, cebolla, manzanas, caqui, zanahoria, remolacha, nabo, puerro o espinacas. Es el último mes del rábano. Entran la mandarina, la naranja y el cardo.

Greenpeace, por su parte, ha elaborado un calendario de pescado de temporada, también por meses, según el cual, las especies más sostenibles para consumir en otoño son, entre otras, besugo, almeja y mejillón, bonito del norte, lenguado, dorada, caballa, melva, pulpo o salmonete del Atlántico y el Cantábrico.

BBVA-Temporada_granada_otoño_alimentacion-fruta-frutos-comida

Por qué consumir de temporada

Consumir de temporada es uno de los puntales de una compra sostenible; para empezar, ayuda a ahorrar. Si quiere comprobarlo, el consumidor solo tiene que prescindir de calendarios y acudir al truco, mucho más de andar por casa, de darse una vuelta por los puestos de frutas, pescados y verduras: los alimentos de temporada abundan más, a un precio más bajo, o incluso de oferta.

“Uno de los principales beneficios para el medioambiente que tiene consumir productos de temporada reside en que los alimentos de proximidad que la estacionalidad nos brinda minimizan la huella de carbono, al no tener que moverlos de un lugar a otro. Además, es muy importante consumirlos en su temporada para aprovechar al máximo tanto sus propiedades organolépticas, como las nutritivas, pues son óptimas en los productos frescos, que no han estado sometidos a procesos de conservación”, reflexiona Joan Roca vía correo electrónico.

BBVA y El Celler de Can Roca apoyan el consumo de temporada dentro de su proyecto 'Gastronomía sostenible', que conciben como una herramienta para asesorar: “Queremos fomentar hábitos saludables a partir de una alimentación sana, acercando las propiedades de cada producto de temporada a cualquier persona y proporcionando sugerencias culinarias pero también beneficiosas para la salud”. Y acompañar: “Queremos que todo esto se haga desde el equilibrio económico, social y medioambiental, apoyando los productos locales y a los productores que están detrás de esos productos de autor, cuidados, de primera calidad”.

Otras historias interesantes