Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Movilidad> Movilidad Sostenible Act. 15 jun 2021

¿Cómo funciona un ciclomotor eléctrico y cuáles son sus ventajas?

ciclomotor_apertura-movilidad-responsable-sostenibilidad-transporte

Los ciclomotores eléctricos suponen una solución de movilidad muy eficiente en la ciudad y tienen un coste muy económico. Es habitual confundir un ciclomotor con una motocicleta, a pesar de que entre ellos existen diferencias como la batería que incorporan, el número de ruedas o la velocidad que alcanzan.

A efectos de potencia y de velocidad, un ciclomotor eléctrico es muy similar al de su homólogo convencional, es decir, alcanza una velocidad máxima de 45 km/h, con alrededor de 50 centímetros cúbicos. Su maniobrabilidad, su ligereza y su respeto por el medioambiente los convierten en vehículos idóneos para moverse por la ciudad y contribuir con la sostenibilidad del planeta.

En la actualidad, existen ciclomotores eléctricos con la batería unida al cuerpo de la moto o con la posibilidad de extraerla. En estos últimos, las baterías extraíbles son más cómodas para los conductores, ya que permiten su recarga a través de cualquier enchufe que, por ejemplo, se tiene en casa o en la oficina. De hecho, llevan incorporado un cargador portátil, lo que hace que no se tenga que depender de las infraestructuras de carga que hay en las ciudades.

En cuanto a la rapidez para completar el ciclo de carga, la mayoría de modelos que se comercializan tardan alrededor de seis horas, aunque muchos de ellos ofrecen la inclusión de un ‘pack’ extra de batería, de manera que siempre se podrá contar con una que se encuentre al 100% de capacidad. También existen ciclomotores de carga rápida, que precisan para su recarga completa en torno a las tres horas. Cabe recordar que las baterías usan una serie de pilas conectadas entre sí que reciben el nombre de celdas. El tipo de celdas, el número de las mismas y su forma de conexión, determina el voltaje y la capacidad del ‘pack’.

ciclomotor_ruedas-transporte-sostenible-movilidad-responsable-ciudades-

Autonomía disponible

La autonomía es el elemento clave para determinar si un conductor se decide o no a comprar un ciclomotor eléctrico. No es lo mismo utilizarlo para realizar siempre el mismo trayecto, por ejemplo, de casa al trabajo, que si se tienen que llevar a cabo varias rutas diferentes cada día. La autonomía se ve influida por distintos factores, como las condiciones climatológicas, el estado de la carretera, el peso del ciclomotor o el estilo de conducción del usuario.

En cuanto al motor, su potencia está expresada en Vatios (W) y sirve para determinar la velocidad máxima, el rendimiento y la aceleración del ciclomotor. Lo más conveniente es que el vehículo disponga de al menos 1.500 W de potencia continua. De este modo, la aceleración será rápida, se podrá arrastrar un mayor peso y subirá con holgura los terrenos más empinados.

Ventajas de usar un ciclomotor

Quizá la principal ventaja de un ciclomotor eléctrico respecto de, por ejemplo, una moto eléctrica, es que es más ligero y ocupa menos. Otro beneficio es que ayudan a los conductores de coches a facilitar su transición a los medios de transporte de dos ruedas. Es importante saber que, en comparación con las motos, alcanzan velocidades modestas, ya que su motor alcanza los 50 centímetros cúbicos (cc).

La legislación para conducir ciclomotores eléctricos

Dependiendo del país, cada conductor se rige por la normativa establecida. En España, por ejemplo, deben contar con una cilindrada menor de 50 centímetros cúbicos (cc) y una velocidad máxima que no supere los 45 km/h. Otra característica curiosa es que los ciclomotores pueden tener dos, tres y hasta cuatro ruedas, y para conducirlos es preciso ser mayor de 15 años y realizar una prueba psicotécnica. Si se posee el permiso B de conducir no es necesario superar ninguna prueba teórica o práctica en Tráfico. Al igual que el resto de vehículos a motor, deben poseer un seguro obligatorio y pasar la ITV.

En el caso de las motos, tienen una cilindrada mayor de los 50 cc y alcanzan una velocidad que supera los 45 km/h. Al existir una amplia variedad de modelos que se comercializan, cada uno con su potencia y su motor determinado, hay varios tipos de carnets, según la edad, la experiencia y los conocimientos del conductor.

Otras historias interesantes