Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Día Mundial del Medioambiente: por qué luchar por ello

BBVA-dia-mundial-medioambiente-sostenibilidad

Nueve de cada diez personas en todo el mundo están expuestas a niveles de contaminación que superan el umbral de seguridad señalado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Impulsado por Naciones Unidas y desde hace más de 40 años, cada 5 de junio se celebra el Día Mundial del Medioambiente, con el claro objetivo de concienciar a la sociedad sobre la importancia de garantizar una protección duradera del planeta y sus recursos naturales.

La Tierra necesita ayuda. Los casquetes polares se están fundiendo. El nivel del mar sube cada año, al igual que la temperatura global. Las sequías cada vez son más largas y acusadas y la producción de alimentos cada vez es más difícil. Los fenómenos meteorológicos extremos son cada vez más frecuentes. El grave problema de salud mundial desencadenado por el virus SARS-CoV-2 podría volver a repetirse si seguimos destruyendo ecosistemas y no frenamos el cambio climático pues, según afirma drásticamente la ONU, es, sin duda, un factor de riesgo fundamental para nuestra salud.

Precisamente este Día Mundial del Medioambiente se centra en la restauración de ecosistemas. En 2021, Naciones Unidas ha querido resaltar este hecho con el lema "Reimagina, recrea, restaura". Según la organización, “restaurar los ecosistemas significa prevenir, detener y revertir este daño, pasar de explotar la naturaleza a curarla”.

Para ello, y precisamente con motivo de este efeméride, arrancará el Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de Ecosistemas (2021-2030), una misión global para revivir miles de millones de hectáreas, desde bosques hasta tierras de cultivo, desde la cima de las montañas hasta las profundidades del mar. “Solo con ecosistemas saludables podemos mejorar los medios de vida de las personas, contrarrestar el cambio climático y detener el colapso de la biodiversidad”, ha destacado la ONU en su página web.

La situación en un mundo pos-COVID

Después de la crisis del coronavirus, todos los países afectados irán retomando poco a poco las rutinas productivas con un aprendizaje extra, el adquirido todas las sociedades a través del experimento masivo que ha supuesto la paralización de industrias y economías en todo el mundo. Aunque los patrones de consumo han variado y las emisiones se han reducido en este periodo tan excepcional, frenar la pandemia del coronavirus no será suficiente para frenar el calentamiento global, pero sí una confirmación de la emergencia de priorizar la sostenibilidad para garantizar la supervivencia de nuestra especie.

BBVA se suma a nivel global al Día Mundial del Medio Ambiente y llevará a cabo diferentes acciones con las que dar visibilidad a la importancia de respetarlo. Así, en esta jornada, BBVA se ha unido con la iluminación de verde de sus sedes corporativas de España, México, Argentina, Turquía y Perú.

¿Por qué BBVA es una empresa comprometida con el medioambiente?

Los bancos juegan un papel crucial en la lucha contra el cambio climático, el respeto al medioambiente y en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, gracias a su posición única para movilizar capital mediante inversiones, préstamos, emisiones y funciones de asesoramiento. Existen vías muy relevantes para contribuir a este desafío. Por un lado, proporcionando soluciones innovadoras a sus clientes para ayudarles en la transición a una economía baja en carbono y promoviendo una financiación sostenible. Y, por otro, integrando los riesgos sociales y ambientales de manera sistemática en la toma de decisiones.

En su apuesta por la sostenibilidad, BBVA reafirma, en esta efeméride, su compromiso medioambiental a través de una reducción y progresiva eliminación en sus impactos directos e indirectos y apostando por las finanzas sostenibles.

BBVA sigue avanzando en su objetivo de asesorar a los clientes en la transición hacia un futuro sostenible, uno de los pilares de la estrategia del banco. El banco reducirá a cero su exposición a actividades relacionadas con el carbón, dejando de financiar a empresas en esas actividades, antes de 2030 en los países desarrollados y antes de 2040 en el resto de países en los que está presente. Además, Carlos Torres Vila, presidente de BBVA, anunció en la pasada Junta General de Accionistas el compromiso del banco de ser neutro en las emisiones de carbono en 2050, “teniendo en cuenta el impacto en emisiones que tienen nuestros clientes”. Un objetivo de cero emisiones netas en 2050 que también persigue la alianza bancaria de cero emisiones netas (Net-Zero Banking Alliance: NZBA, por sus siglas en inglés) y de la que BBVA ha sido uno de los fundadores.

BBVA, a través de su Compromiso 2025, ha movilizado 59.000 millones de euros (hasta marzo de 2021) en finanzas sostenibles, más de la mitad de los 100.000 millones de euros comprometidos entre 2018 y 2025 para luchar contra el cambio climático y promover el crecimiento inclusivo. Además, el banco ofrecerá tarjetas recicladas en todos los países donde opera antes de finalizar 2021, y en 2023 el banco ya no emitirá otro tipo de tarjetas, en línea con su compromiso de consumo responsable de materiales reciclados y el reciclaje de los mismos.

Gracias a estas y otras iniciativas, BBVA es hoy es el banco europeo más sostenible y el segundo del mundo, según el Dow Jones Sustainability Index.

Otras historias interesantes