Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

¿Qué es la alimentación sostenible? Cómo evitar devorar el planeta

alimentacion_sostenible-comida-huerto-agricultura

Una alimentación se considera sostenible cuando durante su producción se ha reducido el impacto medioambiental, no se agotan los recursos naturales y se respeta a la biodiversidad. Tener en cuenta qué alimentos se incluyen en la dieta repercute no solo en la salud de las personas sino también del planeta.

“A pesar de los éxitos de la agricultura en las últimas tres décadas, los sistemas alimentarios y las dietas actuales no son sostenibles”, afirma la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en su informe Dietas sostenibles y biodiversidad. Además advierte de que 800 millones de personas pasan hambre en el mundo, mientras una cantidad aún mayor sufre enfermedades relacionadas con una alimentación incorrecta, como la obesidad.

Pero no solo afecta a la salud humana, sino a la planetaria. Según la FAO, la alimentación sostenible parte de una producción de alimentos con un impacto ambiental reducido, respeta la biodiversidad y los ecosistemas, es culturalmente aceptable, económicamente justa y asequible, nutricionalmente inocua y saludable. Por lo que la agricultura sostenible, por ejemplo, se convierte también en un factor clave para el fomento de esta alimentación que, en definitiva, optimiza los recursos naturales y humanos para garantizar que las generaciones futuras tengan acceso a una vida saludable en un entorno de desarrollo sostenible.

El impacto planetario

La comida es mucho más que el contenido de un plato. Unas legumbres, un filete de ternera o la bollería industrial son el último eslabón de una cadena de acciones con huella medioambiental y uso de recursos limitados. De hecho, la alimentación es una de las actividades humanas con mayor impacto global: es responsable del 26% de las emisiones de gases de efecto invernadero, según un estudio publicado en ‘Science’.

Su producción utiliza el 48% de los recursos naturales, el 70% del agua dulce y contribuye notablemente a la deforestación y la pérdida de biodiversidad, advierte la FAO en otro informe. Son datos que reflejan un reto épico: alimentar a 7.500 millones de personas, una población que según todas las previsiones en 2050 superará los 9.600 millones. La conclusión, señala el documento, es que el modelo de producción actual no es sostenible y de seguir así necesitará recursos equivalentes a casi tres planetas.

Aunque los alimentos son el producto final, la meta es lograr una industria alimentaria que sea sostenible en todos los eslabones de la cadena, es decir, en todas las etapas por las que pasan desde su producción hasta su consumo, incluyendo su empaquetado, su transporte y su venta. Las cadenas de suministro sostenibles persiguen que haya un equilibrio entre el beneficio económico, el bienestar social y el respeto al medioambiente. Así se garantizan las buenas prácticas, la trazabilidad de los productos y unas condiciones justas para productores, intermediarios y consumidores. Cada vez son más las empresas y grandes superficies que incorporan medidas de carácter sostenible a sus cadenas de suministro o programas de compras.

alimentacion-plantas-sostenible-proteinas-comida-natural-huerto

Así crece el consumo de productos sostenibles

Una noticia positiva: el mercado mundial de los productos sostenibles no deja de crecer. En 2018, por primera vez superó los 100.000 millones de dólares estadounidenses (unos 97.000 millones de euros), según la consultora Ecovia Intelligence. Estados Unidos lidera el consumo, con Alemania y Francia en segundo y tercer lugar.

También crece la superficie total destinada a la agricultura y ya supera los 71 millones de hectáreas, según ‘El mundo de la agricultura orgánica 2020’, un informe del Instituto de Investigación de Agricultura Orgánica (FIBL). Sin embargo, apenas representa el 1,5% del total de superficie cultivada. En países como España, y con el objetivo de impulsar la producción ecológica, los agricultores y ganaderos disponen de préstamos para quienes quieran convertir una explotación agrícola o ganadera convencional en ecológica. BBVA es la primera entidad en este país que ofrece una línea de financiación que les permitirá, durante el periodo de conversión, hacer frente a los posibles desajustes entre ingresos y gastos que se generan a la hora de cumplir la normativa de la Unión Europea para comercializar productos ecológicos.

En extensión, Oceanía, con 36 millones de hectáreas, tiene la mayor superficie agrícola orgánica del mundo gracias a Australia, que acapara prácticamente la totalidad (35,7 millones de hectáreas). Le sigue Europa, con 15,6 millones de hectáreas, y América Latina completa el ‘ranking’ de continentes con mayor superficie orgánica: ocho millones de hectáreas. En esta región planetaria destaca Argentina (3,6 millones de hectáreas). En Asia, manda el inmenso territorio chino, que acoge 3,1 millones de hectáreas.

Aunque la mayor superficie se destina a agricultura, la producción animal sostenible también tiene un peso importante en la economía global: unos 15.000 millones de dólares (12.400 millones de euros), según ‘The Business Research Company’. En la UE, la cabaña vacuna ecológica ronda los 4,6 millones de animales, de acuerdo con Eurostat.

Por su parte, España cuenta con más de 7.800 explotaciones ecológicas de animales que, junto a los cultivos, suman más de 2,3 millones de hectáreas, lo que convierte a este país en el primer productor ecológico europeo y cuarto del mundo, de acuerdo con el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Por su parte, Letonia exhibe la mayor cuota de ganado ovino y caprino ecológico, mientras Austria destaca como productora ecológica de vacuno de leche.

alimentacion_sostenible-ingredientes-naturales-gastronomia-responsable

La receta del cambio

El objetivo para que la sostenibilidad sea prioritaria en este ámbito, hace necesaria la búsqueda de una fórmula de alimentación respetuosa con el planeta y al mismo tiempo beneficiosa para la salud humana. Por ejemplo, la Unión Europea ha puesto en marcha el proyecto LiveWell, desarrollado por las organizaciones Friends of Europe y WWF. Estas son sus pautas de alimentación y hábitos saludables, reconocidas por la FAO y la Organización Mundial de la Salud (OMS):

  1. Más vegetales, incorporar a la dieta una mayor cantidad de verduras, frutas, cereales y legumbres variadas.
  2. Alimentos certificados, por ejemplo la pesca sostenible con el sello MSC, y productos de agricultura y ganadería procedentes de tierras orgánicas certificadas y libre de antibióticos y hormonas de crecimiento. También recomienda optar por productos de comercio justo.
  3. Menos carne, pero de mejor calidad, e incluir otras fuentes de proteínas alternativas y de origen vegetal como legumbres y frutos secos.
  4. Menos alimentos procesados que incluyen, por lo general, niveles más altos de grasas, azúcares y sal.
  5. Una dieta variada es más saludable. Y más apetecible para seguirla de buen grado.
  6. Planificar mejor las compras para no tirar nada. El despilfarro de comida es un grave problema: uno de cada tres alimentos producidos en el mundo acaba en la basura.

Otras historias interesantes