Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

La pandemia ha provocado una aceleración de la digitalización financiera en la vida cotidiana

El acceso a los servicios financieros y la brecha digital han sido los principales temas que se han abordado en la segunda sesión de EduFin Summit 2021. Los expertos que han participado en esta jornada han coincidido en que la pandemia ha provocado una aceleración de la digitalización financiera en la vida cotidiana y han resaltado la necesidad de mejorar los niveles de educación financiera para acceder a productos y servicios digitales que apoyen la inclusión y la salud financieras.

Andrés Portilla, director de Asuntos Regulatorios del Institute of International Finance (IIF), en el papel de moderador; Juan Antonio Ketterer, jefe de la División de Conectividad, Mercados y Finanzas del Banco Interamericano de Desarrollo (BID); Leora Klapper, economista principal del Grupo de Investigación para el Desarrollo del Banco Mundial y Ratna Sahay, asesora principal en Género del Fondo Monetario Internacional (FMI), han sido los protagonistas de la segunda sesión de la cumbre global de educación financiera de BBVA, EduFin Summit 2021.

Durante este panel, todos ellos han desgranado los retos y oportunidades que plantea la digitalización en el mundo pospandemia, las dificultades en el acceso a servicios financieros por parte de las poblaciones más vulnerables y las soluciones que pueden llevarse a cabo para abordar estos desafíos.

Retos de la digitalización

Para los expertos, no cabe duda de que la pandemia ha provocado una aceleración de la digitalización en la vida cotidiana, lo que ha supuesto un alivio financiero para muchas familias. “Las personas han recibido sus pagos de emergencia por parte de los gobiernos”, ha confirmado Leora Klapper. “Estamos hablando de remesas y de usuarios que han abierto nuevas cuentas para hacer transferencias digitales”.

A pesar de los obstáculos, el impacto del uso creciente de los canales digitales para la entrega de ayudas y financiación a los ciudadanos por parte de los gobiernos ha sido muy favorable. “Gracias a estos pagos ha habido familias que no han tenido que pedir dinero y los trabajadores han aprendido a hacer sus pagos digitales”, ha explicado Klapper. “Mantener el dinero en una cuenta ofrece más poder de negociación a las familias y una mayor capacidad de tomar las decisiones”.

Por otro lado, otro de los participantes en el debate, Juan Antonio Kettener del BID consideraba que la adopción de los canales digitales, no ha sido tan determinante, algo que ya se había detectado antes de la pandemia. “En la región de Latinoamérica, existe lo que denominamos la maldición de la cuenta corriente vacía: se abre la cuenta y tiene un balance positivo el primer día. El dueño retira el dinero y empieza a pagar con billetes. Esta cuenta no tiene movimientos más allá de la primera retirada”.

«En Latinoamérica existe lo que denominamos la maldición de la cuenta corriente vacía», según el Banco Interamericano de Desarrollo.

Este tipo de comportamiento hace que los usuarios, «no tengan un historial de crédito que les dé un acceso a productos financieros. El acceso al crédito es una de las mayores barreras de desarrollo de la región”, afirmó el experto. Ketterer destacó dos ámbitos, “por un lado está  la inclusión financiera y dar acceso a la población y por otro, saber utilizar su dinero, siendo este segundo mayor reto que el primero”. En esta idea coincidió con Ratna Sahay quién además destacó algunos trabajos de investigación realizados en este ámbito.

Sin embargo, el acceso a estos servicios sigue siendo desigual. En los países de América Latina, “hay mucha escasez de cobertura, infraestructura y servicios financieros”, ha explicado Juan Antonio Ketterer. “En la actualidad, la conectividad es deficiente, la velocidad es baja y la calidad del crédito es mala. Hay que invertir en servicios y calidad. Antes de la pandemia ya insistimos en esa necesidad. Ahora, se ha convertido en una prioridad”.

El papel de los proveedores de servicios financieros es fundamental para hacer que la digitalización financiera sea más inclusiva y segura, sobre todo en un contexto de pandemia. En ese sentido, Ratna Sahay ha destacado el papel de las ‘fintech’: “Son empresas pequeñas y dan apoyo reforzando el conocimiento financiero de los clientes”. Según esta experta y apoyándose en estudios del FMI, «la inclusión no sólo mejora el crecimiento económico sino que además reduce la desigualdad de forma significativa. La inclusión y la estabilidad financiera pueden ir de la mano”.

EduFin Summit 2021 - Día 2: La brecha digital y el acceso a los servicios financieros - BBVA

Inclusión de los más vulnerables

En el caso de América Latina, los retos de la digitalización se agravan debido a la informalidad presente en la economía: “Hay un segmento muy amplio de la economía que no está tan digitalizado”, explica Ketterer. “El nivel de informalidad es enorme y se concentra en sectores marginalizados. Según bajamos a la base de la pirámide, el problema se agranda. Es un obstáculo para ofrecer servicios financieros”.

Otros factores como la falta de conectividad, de dispositivos y de habilidades digitales determinan las brechas de acceso y de uso de los productos y servicios financieros digitales, sobre todo para sectores más vulnerables como las mujeres. “Las mujeres deben ser beneficiarias de los servicios digitales y lograr tener un colchón de ahorro, tener el dinero protegido y realizar transacciones digitales”, ha explicado Leora Klapper.

El alto nivel de informalidad se concentra en sectores marginalizados y es un obstáculo para ofrecer servicios financieros.

Para ellas, la digitalización es el impulso que les ayuda a lograr nuevas oportunidades: “En África hemos visto casos de mujeres que venden productos a pequeña escala y son capaces de conseguir pequeños préstamos para comprar materia prima. La economía formal les ofrece beneficios”, explica Klapper.

Los participantes en la mesa redonda han coincidido en que es necesario que las personas se incorporen a las finanzas digitales, pero para conseguirlo deben recibir la educación y habilidades financieras necesarias. “La mejor forma de aprender es la experiencia”, afirma Klapper. “La tecnología ayuda a desarrollar las capacidades financieras”. 

Para estos expertos, es el momento de integrar la educación financiera en el flujo de productos y aplicaciones digitales. “Los servicios digitales son una oportunidad tremenda”, explica Ratna Sahay. “No puede haber vuelta atrás. Tenemos que aprovechar las oportunidades, pero todos (proveedores, autoridades, usuarios) debemos ser conscientes de los riesgos”.

Es el momento de integrar la educación financiera en el flujo de productos y aplicaciones digitales.

En el caso de América Latina, los avances hacia una mayor inclusión financiera pueden abordarse con una combinación de educación financiera y digitalización. “La digitalización tiene ventajas más importantes que el hecho de acceder a una cuenta bancaria”, explica Ketterer. “La gente acaba adoptándola y aceptando el hecho de que haya una formalización en todos los ámbitos”.

En este contexto, todos los actores de la economía pueden fomentar una mayor inclusión financiera con los consiguientes beneficios. “El sector privado y el público deben trabajar juntos”, asegura Sahay. “Los bancos centrales tienen el deber de aglutinar a las partes interesadas y junto a los reguladores lidiar con los problemas: ciberseguridad, regulación… “.

Sahay también defiende la participación de las instituciones gubernamentales para competir en igualdad de oportunidades y con mayor acceso a la digitalización. En el caso del sector privado, esta experta afirma que, “tiene las palancas para influir con las partes interesadas, proveer servicios de inclusión financiera y asegurarse de eliminar los sesgos que puedan marginar a las poblaciones más vulnerables”.

Próxima jornada del EduFin Summit 2021: ¿Cómo reducir la vulnerabilidad financiera?

En las próximas sesiones, que tendrán lugar los días 19, 20 y 26 de mayo, EduFin Summit 2021 seguirá abordando los puntos más importantes de la educación financiera en un mundo marcado por la crisis de la COVID-19.

El tema de la próxima sesión del día 19 de mayo será la vulnerabilidad financiera y cómo reducirla. En ella, estarán representantes de Global Partnership for Financial Inclusion (GPFI) de Banca d’Italia, el Centro para el Crecimiento Inclusivo de Mastercard, la Fundación Microfinanzas BBVA, el Instituto BBVA de Pensiones, BBVA Research, el Centro para la Inclusión Financiera de Acción y la Federación Bancaria Europea

La sesión inaugural en la que intervino el presidente de BBVA, Carlos Torres Vila y la subgobernadora del Banco de España, Margarita Delgado, así como el resto de sesiones del EduFin Summit 2021 estarán disponibles en la web del Centro de Educación y Capacidades Financieras de BBVA.

Las personas interesadas en asistir on line a las distintas sesiones de EduFin Summit 2021 pueden registrarse gratuitamente a través de este enlace.

Otras historias interesantes