Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

¿Qué usos se le puede dar a la ceniza de un volcán?

BBVA-ceniza_volcan-sostenibilidad-materiales-reconstruccion-magma-erupcion-desechos-

Ante la gran cantidad de ceniza expulsada por la erupción del volcán de Cumbre Vieja, en La Palma, se ha empezado a considerar qué uso se le puede dar a estas partículas. Además de ser utilizadas en el sector de la construcción, podrían ser aprovechadas como fertilizante para cultivos.

El volcán de Cumbre Vieja ha expulsado entre ocho y nueve millones de metros cúbicos de ceniza desde el inicio de la erupción, el pasado 19 de septiembre, según el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan). Recoger todas estas partículas es urgente porque, tal y como alerta la Dirección General de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias, pueden causar irritaciones en la piel y daños en las vías respiratorias y en los ojos. Pero, ¿qué se puede hacer con toda esta ceniza? ¿Se puede aprovechar para la construcción o como abono para cultivos?

Estos residuos del volcán podrían resultar útiles de cara a levantar edificios. “El empleo de adiciones puzolánicas (puzolanas) procedentes de antiguas erupciones volcánicas se ha empleado en la fabricación de cemento en numerosas ocasiones”, explican, a través del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, la ingeniera Pilar Segura Pérez y el licenciado en Ciencias Químicas Juan Fernando Martínez Díaz, empleados de la empresa gGRAVITY del grupo Dragados.

Esta práctica se ha realizado desde hace siglos. Una investigación publicada en la revista American Mineralogist indica que los antiguos romanos ya utilizaban hace dos milenios un hormigón que contenía ceniza volcánica para erigir algunas de sus construcciones. Los autores indican que el contacto de este material con el agua del mar ha reforzado dichas estructuras a lo largo de los siglos.

Tanto Segura como Martínez confirman que el uso de determinados materiales volcánicos mezclados con cal, agua, arena y piedras en la construcción “tiene miles de años de antigüedad y es especialmente evidente en múltiples obras de la ingeniería y arquitectura romanas”. Ambos expertos ponen como ejemplo la cúpula del Panteón de Agripa, en Roma, que fue “construida íntegramente con morteros y hormigones de puzolana y cal”.

BBVA-ceniza_volcan-materiales-reconstruccion-tierra-medioambiente-aprovechamiento-magma

'Podcast': Los volcanes, una fuente sostenible de recursos

00:00 04:35

Algunos materiales de origen volcánico pueden ser capaces de reaccionar con la cal y el agua, formando compuestos hidratados resistentes y estables: “A estos materiales se les denomina puzolanas y hay una larga tradición de su empleo hasta nuestros días como adiciones íntimamente mezcladas con el cemento ‘portland’, empleado en fabricación de hormigones y morteros”.

En el caso de las cenizas recogidas tras la erupción del volcán Cumbre Vieja, no se trata de evaluar la posible explotación de depósitos con centenares o miles de años de antigüedad, sino de depósitos mucho más recientes y, por lo tanto, menos conocidos y estudiados. Los expertos consultados subrayan que “la ausencia a día de hoy de datos experimentales completos y representativos de sus características físico-químicas, su variabilidad o la cantidad disponible genera todavía muchas incertidumbres que impiden afirmar que su uso como adición al hormigón sea posible”.

Los trabajadores de Involcan cada día recolectan ceniza de la erupción en diferentes lugares para caracterizarla. Además de la viabilidad técnica, hay muchos otros factores —sociales, ambientales o logísticos— que se deben tener en cuenta “antes de concluir que su uso para este fin sea deseable o conveniente”. Por lo tanto, los expertos de gGRAVITY consideran “prematuro” hacer conjeturas sobre su posible utilidad como material de construcción.

BBVA-ceniza_volcan-materiales-reconstruccion-tierra-medioambiente-aprovechamiento-magma

Aplicaciones en el mundo de la agricultura

Más allá del sector de la construcción, la ceniza de los volcanes puede resultar útil en los cultivos, tal y como explican desde la Asociación Volcanes de Canarias. “En Lanzarote se usa para cubrir los campos, ya que retiene la humedad del suelo y mineraliza”, indican. Las cenizas volcánicas podrían también ser empleadas como fertilizante, tal y como se ha hecho en Lanzarote para el cultivo de la vid.

Las erupciones explosivas como la del volcán de Cumbre Vieja, según Segura y Martínez, suelen expulsar grandes cantidades de ceniza y escombros generando materiales ricos en aluminio, sodio y potasio. Este tipo de suelos “suele ser muy adecuado para los cafetales, como lo demuestran los situados en Ecuador, Guatemala o Colombia, localizados en el llamado ‘cinturón de fuego”. Pero en este caso, al igual que ocurre con el hormigón, las cenizas “deben ser analizadas para poder determinar el potencial beneficio de su empleo”.

Algunos científicos han sugerido usar con otros fines las cenizas de los volcanes. Por ejemplo, en 2013 investigadores del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, propusieron utilizarlas en la industria textil, para elaborar artesanías, sellar superficies que se han de pintar después, quitar pintura u otros acabados o limpiar moldes permanentes para fundición.

Otras historias interesantes