Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Planeta> Huella de Carbono 14 may 2021

Una dieta sostenible y saludable para reducir la huella de carbono

dieta_sostenible-saludable-reducir-huella-carbono

Comer sano debería ir siempre acompañado de la alimentación sostenible. Sin embargo, la forma de adquirir los alimentos debe cumplir una serie de requisitos para que ayuden a la mejora del medioambiente. Con una dieta correcta se podría reducir la emisión de gases de efecto invernadero hasta en un 40 %.

Conoce ‘Gastronomía Sostenible de BBVA y El Celler de Can Roca’

Una dieta equilibrada aporta muchos beneficios al organismo del ser humano. Ayuda, por ejemplo, a disminuir el impacto de enfermedades como la diabetes, la obesidad o las dolencias cardiacas, pero ¿cómo actúa una dieta saludable sobre el planeta? ¿Es importante para la sostenibilidad?

“La producción y consumo de alimentos conlleva un gran impacto ambiental. Para dilucidar la cuantificación de dicho impacto, son dos los indicadores que podemos utilizar: la huella de carbono y la huella hídrica. Los tres sectores que más contribuyen al cambio climático son la energía, la alimentación y el transporte; por lo tanto, una dieta correcta tiene efectos importantes para la salud del planeta. La reducción del 60 % en los Gases de Efecto Invernadero (GEI), por ejemplo, sobre el global sería excesivo, pero sí podríamos reducir hasta un 40 %”, explica Gumersindo Feijoo, vicerrector de Planificación, Tecnología y Sostenibilidad y catedrático de Ingeniería Química de la Universidad de Santiago de Compostela.

Según datos aportados por Feijoo, la huella de carbono es una medida de las emisiones de gases de efecto invernadero y se define como la cantidad de dióxido de carbono equivalente que un producto genera en un período de tiempo a lo largo de su ciclo de vida (extracción, producción, envasado, transporte, consumo y gestión de residuos). La huella hídrica cuantifica el volumen total de agua dulce usada a lo largo de toda la cadena de valor para producir los bienes que habitualmente consumimos. La FAO ha establecido que un 70 % de la huella hídrica mundial está relacionada con la producción de alimentos.

dieta_sostenible-alimentos-sostenibilidad-equilibrada-fruta-verduras

No hay duda de que somos lo que comemos y también a través de lo que comemos reflejamos lo que somos capaces de hacer por el medioambiente. Una de las medidas sería reducir la cantidad de carne roja y procesada. Y otra, duplicar el consumo de frutas y verduras. De esta forma, seríamos un poco más sostenibles y también saludables. Lo que es bueno para nuestra salud lo es también para el medioambiente, explican los expertos.

Sin embargo, es importante saber qué es exactamente lo que comemos para saber si, además de saludable, nuestra dieta es sostenible. Alejandro Blas es doctor ingeniero agrónomo especializado en alimentación sostenible y consultor de Seguridad Alimentaria para el Ministerio de Asuntos Exteriores. Para él, estas son las características clave que debe tener una dieta para que sea sana y sostenible:

  • Que esté compuesta de productos frescos.
  • Que esos productos sean vegetales.
  • Que también sean de proximidad.
  • Que sean de temporada.
  • Que se hayan producido de forma sostenible.
  • Que no estén envasados con plásticos.
  • Que se limite el desperdicio de los alimentos.

“La más sostenible sería la dieta vegetariana, pero hago algunas observaciones: si el consumidor es de Madrid, por ejemplo, sería mucho más sostenible comprar carne ecológica de la Sierra de Guadarrama que comer espárragos traídos de Perú”, dice.

Para este experto, el verdadero problema, más allá de contribuir a salvar el planeta con una dieta sostenible y saludable, es encontrar tierra para producir alimento para los 10.000 millones de personas que se prevé que haya en el año 2050. “Habrá escasez de tierra y de recursos a la hora de alimentar a tanta gente”.

Gumersindo Feijoo, por su parte, habla más que de una dieta sostenible, de un grupo de dietas sostenibles que tienen un mayor índice nutricional y menor huella de carbono. “Una dieta tradicional variada y de temporada es una buena receta para evolucionar a la sostenibilidad”.

dieta_equilibrada-sostenible-alimentos-sanos-salud-comida-saludable

Según el Estudio Prospectivo Europeo sobre Dieta y Cáncer, realizado sobre 40.621 personas de cinco comunidades autónomas (Asturias, Murcia, Navarra, País Vasco y la provincia de Granada), el consumo de carne roja y procesada origina el 41 % de las emisiones de GEI de la dieta y solo un 11 % se origina del consumo de frutas, verduras, legumbres y cereales. Las emisiones del consumo de carne roja y procesada de la dieta fueron 4,7 veces más altas en grandes consumidores de carne roja (más de 140 g/día) que en los bajos consumidores (menos de 70 g/día).

Por otra parte, el estudio pone de manifiesto una asociación directa entre el nivel de emisiones de GEI de la dieta con el riesgo de mortalidad: niveles más altos de GEI aumenta en un 26 % el riesgo de sufrir una enfermedad coronaria y un 24 por ciento el riesgo de desarrollar una diabetes tipo 2.

La promoción del consumo sostenible es una estrategia clave para lograr beneficios ambientales y una seguridad alimentaria sostenible. Eso incluye también los desperdicios. Uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, el ODS 12, se enfoca a la producción y el consumo responsables. Una de sus metas es reducir a la mitad la pérdida y desperdicio de alimentos.

Por ejemplo, el desperdicio de 88 millones de toneladas de alimentos al año en la UE es responsable de la emisión de 170 millones de toneladas de CO₂. Esta cifra representa el 8 % del total de emisiones globales y se acerca al volumen de este gas correspondiente al transporte por carretera.

Otras historias interesantes