La nueva torre BBVA Francés conjuga la arquitectura amplia, abierta y transparente propia de una oficina dotada de alta tecnología con una cultura laboral que integra el núcleo central del trabajo presencial en equipo y la conexión en redes que abarcan a colaboradores de toda la organización y sus clientes.

Igual te interesa…

Fotografía de Torre BBVA Francés

Desde 2010, el Grupo BBVA lleva adelante en diferentes países un proyecto global de construcción de nuevas sedes y en Argentina se corona con la inauguración de su torre de 33 pisos que luce su marca corporativa, enclavada en el empinado centro financiero y complejo de negocios, próximo al microcentro de la ciudad de Buenos Aires.

Desde la dirección de Talento y Cultura de BBVA Francés se desarrolló un intenso plan de comunicación siempre necesario en migraciones masivas de empleados. El plan, denominado MEET (Mejores Espacios de Encuentro en el Trabajo), contempla acciones multicanal que promueven el cambio cultural: más de 70 piezas de comunicación, capacitaciones, management meetings, trivias y juegos, sitio web, visitas guiadas, notas en intranet, cobertura en la revista interna, activaciones sorpresa y eventos de bienvenida.

La actitud MEET está presente en los pilares de cambio que se transmiten a los más de 2.700 colaboradores que trabajan en 10 edificios de Buenos Aires, entre ellos, los emblemáticos de Reconquista 40 y Reconquista 199, además de las oficinas de Venezuela 540. Una actitud más innovadora, más digital, más cercana al cliente y, en definitiva, un mejor contexto laboral que potencie el desempeño. El número final de moradores que ocuparán la gran torre de Catalinas Norte se ubica en torno de los 2.000, pero la nueva matriz aprehendida y el layout corporativo generado serán replicados en las remodelaciones y mudanzas pendientes en otros dos edificios.

Oficina en el interior de la Torre BBVA Francés.

El proceso de cambio cultural que se está llevando a cabo contribuye además con el objetivo de hacer de BBVA el mejor lugar para trabajar e impactar positivamente en los distintos rankings de clima, satisfacción laboral y marca empleador.

Espacios planos y transparentes

Las actividades laborales y sociales con los compañeros de trabajo discurren en espacios planos, a la vista, si bien se integran a redes digitales bajo un mismo aunque elevado techo. A nivel global, estas nuevas estructuras, con cristales más sencillos y formas más modestas, están revolucionando los skylines. En ese sentido, BBVA adecuó su estrategia corporativa a posicionarse en un contexto en el cual las grandes ciudades cuentan cada vez con menos espacio y las oficinas crecen hacia arriba. Un ejemplo: la imponente torre de BBVA Bancomer, de la Ciudad de México, a la que el sitio especializado en temas de arquitectura ArchDaily acaba de otorgar el premio Building of the year 2017 (Edificio del Año 2017).

“Somos seres sociales y estamos hechos para vivir y trabajar con las personas que nos rodean. En ese sentido, los rascacielos lo facilitan

Edward Glaeser, economista de Harvard, alerta sobre la complementación que existe entre tecnología y urbanismo y que, por ello, las grandes edificaciones serán sinónimo de productividad. “Somos seres sociales y estamos hechos para vivir y trabajar con las personas que nos rodean. En ese sentido, los rascacielos lo facilitan”, sostiene.

La automatización y la inteligencia artificial cambian la función de las oficinas, que terminarán convirtiéndose en salas de exposición o de reuniones con clientes en lugar de ser “cajas para personas”. De ahí que este tipo de espacio laboral tenderá a constituirse en una manera de reclutar y retener a los empleados. No es una profecía de Nostradamus sino fruto de la observación del director de investigación comercial de Knight Frank, Lee Elliott. La tecnología conectará, en todo caso, esa sinérgica usina concentrada de talentos calificados con los proyectos a distancia.

Nuevos espacios en BBVA Francés.

Tecnología y urbanización

No es nuevo. Los primeros rascacielos fueron concebidos en el siglo XIX en Nueva York y Chicago y evolucionaron en respuesta a la urbanización y a los avances tecnológicos en el sector de la construcción y la ingeniería. A finales del siglo XX, impulsados por la globalización y la migración de los trabajadores hacia las ciudades, el resto del mundo se rindió al larguirucho tótem de acero y vidrio.

Según la consultora global McKinsey, la tendencia para dentro de 10 años es que por lo menos tres centenares de las compañías líderes del planeta concentren en rascacielos sus sedes.

La Torre BBVA corporativa de Buenos Aires entraña un concepto de ciudad vertical sustentable, digital e innovadora. La innovación, junto a la tecnología, el confort y las formas de trabajo colaborativo, favorece la toma de decisiones con mayor dinamismo, rasgo clave en la evolución cultural que busca BBVA Francés.

Gimnasio de la Torre BBVA Francés.

El espíritu de colaboración y el involucramiento, no sólo de las diferentes áreas sino de toda la línea gerencial y directiva, se desenvuelve en amplias plantas sin tabiques divisorios, apenas interrumpidas con locutorios y salas de reunión vidriadas para aislar los ruidos, pero sin impedir la visibilidad. Facilitan la colaboración, el intercambio de conocimientos y la transversalidad, sembrando la confianza entre colegas que consolida la unión de los equipos.

En los perímetros se dispusieron islas de impresión y escaneo a las que convergen todas las estaciones de trabajo y coffee points. También se intercalan, casi como al pasar, espacios informales de reunión con mesas altas y banquetas, sillones a los que todos pueden acercarse para distenderse, en la búsqueda de un espacio que promueva la creatividad y la agilidad. Además, la nueva sede cuenta con servicio de comedor, gimnasio, business center y cocheras.

En el capítulo de prevención de la salud, la torre BBVA es un edificio libre de humo, dispone de desfibriladores en los pisos y la totalidad de empleados ha sido entrenada en la atención de urgencias cardíacas mediante maniobras de RCP y DEA. En este aspecto, se definió como objetivo obtener la certificación del edificio como Área Cardioprotegida, avalada por American Heart Association, además de la certificación LEED Gold de la US Green Building Association por ser un edificio sustentable.

Comunicación corporativa