Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Cerrar panel

Problemas sociales 04 mar 2019

Tres recetas para reducir la brecha salarial entre hombres y mujeres en América Latina

Las mujeres deben tener las mismas oportunidades laborales que los hombres. Sin embargo, esto no es una realidad en el mercado de trabajo actual, en especial, en América Latina. Para reducir la brecha existente entre hombres y mujeres en este terreno, hay tres ámbitos que se deberían potenciar: educación, emprendimiento y políticas públicas.

Así lo ha explicado José Manuel González-Páramo, consejero ejecutivo responsable de economía y relaciones institucionales de BBVA, en Bogotá (Colombia), durante la II Reunión de Alto Nivel sobre ‘El aporte de las mujeres a la Agenda 2030: Medidas para la plena protección social de las mujeres en Iberoamérica’. El consejero ejecutivo de BBVA ha formado parte de un debate sobre cómo reducir la brecha salarial entre hombres y mujeres, junto a representantes de organismos públicos de Perú y Colombia, entre la que destaca Marta Lucía Ramírez, vicepresidenta de la República de Colombia.

La mujer en el mercado laboral latinoamericano: mucho camino por delante

José Manuel González-Páramo ha repasado la situación actual de la mujer en el entorno laboral en Iberoamérica, donde hay 117 millones millones de mujeres que forman parte de la fuerza de trabajo. En 2017, ha recordado, se registró por primera vez una tasa de participación laboral de la mujer superior al 50%, una cifra “sin precedentes”.

Sin embargo, “esta cifra no puede hacernos caer en la complacencia”, ya que la tasa de participación de la mujer es todavía casi un 25% inferior a la del hombre y las mujeres ganan aproximadamente un 20% menos por cada hora trabajada.

En opinión de José Manuel González-Páramo, cerrar estas brechas entre hombres y mujeres  permite alcanzar un doble objetivo: por un lado, avanzar hacia y una mayor justicia social e igualdad; por otro, aprovechar el potencial para el desarrollo económico y social.

Recurso mujer estudiando

Si bien en Iberoamérica, hay 117 millones millones de mujeres que forman parte de la fuerza de trabajo, la la tasa de participación de la mujer es todavía casi un 25% inferior a la del hombre.

¿Cómo reducir la brecha laboral entre hombres y mujeres?

No hay soluciones mágicas para alcanzar la igualdad laboral entre ambos géneros, pero sí una serie de tareas que se pueden acometer en varios ámbitos. José Manuel González-Páramo identifica fundamentalmente tres.

La primera es la apuesta por la educación. Ha recordado que “es una evidencia que las mujeres más jóvenes y con mayor nivel de educación tienen una mayor tasa de participación laboral”. Pero no sólo debe aumentarse su educación sino adecuarla a las demandas futuras del mercado laboral, como las tecnologías digitales. Por ello, recomienda “trabajar en el rediseño de la educación de las mujeres” para potenciar las capacidades técnicas”.

En su opinión, esta misión corresponde no solo al sector público, sino que el sector privado también debe participar compartiendo conocimiento y experiencia. Por ejemplo, aquí en Colombia, BBVA a través de su plataforma BBVA Momentum impulsando la compañía Geek Girls Latam (http://geekgirlslatam.org/), que forma una comunidad educativa centrada en formar a las niñas, jóvenes y mujeres para que puedan entrar en el mercado tecnológico.

La segunda es el emprendimiento. Aquí ha hecho referencia a las “mujeres en pisos pegajosos”: aquéllas con una maternidad temprana y menos oportunidades, anudadas al trabajo doméstico y el cuidado no remunerado. “Estas mujeres juegan un papel esencial en el progreso de la región”, ha dicho. Para hacer posible su independencia económica, es clave la inclusión financiera y el apoyo al emprendimiento.

En este sentido, José Manuel González-Páramo ha resaltado el papel de la Fundación BBVA Microfinanzas en América Latina, con “resultados espectaculares”: más del 40% del 1,2 millones de mujeres a las que atiende la Fundación Microfinanzas BBVA tiene educación primaria como máximo, el 45% son cabezas de familia y el 26% vive en el campo. Ellas parten de créditos y de activos un 30% inferiores a los de los hombres pero sus negocios crecen más rápido que los de ellos en ventas (18% frente a un 14%), en excedentes (21% frente a un 14%) y en activos (26% vs. 23%). Y el futuro es esperanzador: después de dos años con la Fundación, el 33% de las mujeres inicialmente pobres sale de la pobreza.

La tercera es el impulso a las políticas públicas, que deben dirigirse a las necesidades específicas en cada escenario de desigualdad. Para las ‘mujeres en pisos pegajosos’ es fundamental una política pública centrada en el acceso a la educación y capacitación profesional. Para los ‘techos de cristal’ es necesaria la incorporación de estímulos derivados de medidas como la adopción de sellos de calidad y de igualdad de género empresarial.

Por último, para las ‘escaleras rotas’ – formadas por mujeres con educación secundaria e ingresos provenientes de la economía informal- el consejero de BBVA propone “proteger la maternidad” con medidas de apoyo a la conciliación.

José Manuel González-Páramo, consejero ejecutivo responsable de economía y relaciones institucionales de BBVA

José Manuel González-Páramo, consejero ejecutivo responsable de economía y relaciones institucionales de BBVA, en Bogotá (Colombia), intervino en la II Reunión de Alto Nivel sobre ‘El aporte de las mujeres a la Agenda 2030: Medidas para la plena protección social de las mujeres en Iberoamérica".

Los retos de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible

“Para no dejar a nadie atrás”, la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible plantean como reto conseguir la igualdad de género. Con esta meta, contemplan invertir en el empoderamiento económico de las mujeres reduciendo la brecha salarial, y contribuir a un crecimiento económico más inclusivo.

Para ello, ha reiterado el consejero ejecutivo de BBVA, es necesario un compromiso con una transformación real y visible en todos los ámbitos de la sociedad. “Tenemos la responsabilidad de poner el talento y todos los recursos disponibles para lograr el objetivo de poner al alcance de hombres y mujeres en igualdad de condiciones las oportunidades de esta nueva era”, ha concluido.

Otras historias interesantes